Tiempo Universitario


Rafael Simón Hurtado, Premio Nacional de Literatura Rafael María Baralt 2016

Todo escritor utiliza elementos de la vida real para alimentar su obra

El periodista y escritor obtuvo el galardón en la categoría de narrativa con su relato La arrogancia fantasma del escritor invisible, obra en la cual plantea algunos fantasmas comunes entre los escritores: la vanidad, el anonimato y el plagio  

Antonella Fischietto M.

Tiempo Universitario
Periodista y escritor Rafael Simón Hurtado.
Fotógrafo: José Antonio Rosales)

El periodismo y la literatura han sido como una vida para Rafael Simón Hurtado, Premio Nacional de Literatura Rafael María Baralt 2016, en la categoría de narrativa, con su obra La arrogancia fantasma del escritor invisible.

 

Sin embargo, para el periodista y escritor carabobeño, fundador y  editor de las publicaciones universitarias: Laberinto de Papel (2002-2012), La iguana de Tinta (2006), Saberes Compartidos y A Ciencia Cierta, lo central en su vida de jubilado ya de la Universidad de Carabobo es la literatura.

 

Él insiste en hablar del hecho literario como lo central en su vida profesional y este es uno de los motivos que lo llevó a participar en el concurso para optar a la cuarta edición del  premio convocado por la Universidad Nacional Experimental Rafael María Baralt, en Maracaibo, concurso que  incluye la publicación de las obras ganadoras en dos categorías: narrativa y poesía.

 

El premio de literatura lo recibió el pasado 28 de mayo en la capital del estado Zulia, adonde acudió con su esposa, Beatriz Pinto Méndez. Esta ocasión lo puso en contacto con otros escritores nacionales con los que comparte interés por la literatura y  reavivó su ánimo por lograr publicar obras en el formato tradicional: papel y tinta.  

 

El autor de La arrogancia fantasma del escritor invisible nació el 15 de marzo de 1958 en Campo de Carabobo, actual parroquia Independencia del municipio Libertador, estado Carabobo, pero se crió en Valencia, en donde ha pasado la mayor parte de su vida. Es hijo de Rafael Simón Hurtado León, dedicado a diversas actividades relacionadas con el comercio, y de Claudia Ortega, que trabajó como enfermera en el Hospital Psiquiátrico de Bárbula hasta su jubilación. Tiene dos hermanos por parte de madre y tres por parte de padre.

 

Rafael Simón Hurtado fue coordinador de la página cultural Muestras sin retoques, publicada en el semanario impreso Tiempo Universitario durante 17 años. En razón del galardón que obtuvo, fue entrevistado para la versión digital del periódico de la Universidad de Carabobo.

 

¿Qué planteas en la obra?

-Es un cuento en el que planteo algunos fantasmas que son comunes en todos los escritores: la vanidad, el anonimato, inclusive se toca de alguna manera el plagio. Dado que la ficción lo permite, hay una exageración en la descripción del personaje, Sylvio Marchandet.

A este tipo de personaje, tal como lo refiere Hurtado, se le decía "negro literario", alguien que escribe por otras personas, ya sean discursos o libros, tanto para el presidente de un país como una persona cualquiera. No menciona ningún país en particular.

Según el entrevistado, el personaje es un gran lector, comunicador social y egresado en idiomas. Se trata de un hombre bien formado desde el punto de vista intelectual, pero tiene la incapacidad para escribir con su propio nombre, que termina aceptando el reconocimiento que merece por medio de otra persona y se conforma con eso.

“Es una mentira que alguien acepte que no necesita ningún tipo de reconocimiento. El título de la obra recoge los dos extremos más importantes del personaje descrito. Por un lado, está el oficio de escribir de modo invisible, es decir, sin colocar el autor; y por otro lado, está la arrogancia del escritor, que desprecia las cualidades de los demás”, recalcó Hurtado, quien no duda en calificar esta actitud como patológica.

 

¿Te ha pasado igual que a este personaje o conoces a gente así?

-Es innegable que todo escritor utiliza elementos de la vida real para alimentar su obra, señala.

 

El ganador del Premio Nacional de Literatura Rafael María Baralt sostiene que la arrogancia es una característica fundamental de Sylvio Marchandet, aunque la misma está escondida. A este personaje le sobreviene un momento de duda a su supuesta necesidad de mantenerse en el anonimato y se revela aun teniendo impedimentos legales para hacerlo.

 

Por recomendación del autor, lo interesante es leer el texto completo por la cantidad de referencias que contiene la obra, la cual significó un trabajo de investigación, en razón de que el negro literario constituye una antigua tradición a nivel mundial.

 

Trajo a colación el nombre de Alejandro Dumas, de quien se dice que tenía una corporación de escritores a su cargo, la cual le permite escribir la cantidad de novelas de gran volumen, entre las cuales destacan El conde de Montecristo y Los tres mosqueteros.

 

De acuerdo con las referencias señaladas por Hurtado, un escritor venezolano del que se dice haber practicado el negro literario fue Rafael Bolívar Coronado, quien escribió muchas obras con distintos autores. Por ello considera: “Todo escritor ha sentido en algún momento el deseo de plagiar una frase”.

 

Periodismo para los lectores de hoy y de mañana

En el campo del periodismo, Rafael Simón Hurtado ha realizado significativos aportes  como editor y director de publicaciones especializadas, méritos que fueron reconocidos en diversas oportunidades: Premio Municipal de Literatura Ciudad de Valencia en 1990 y 1992;  Premio Nacional de Periodismo Científico en 2008; y Premio de Periodismo Jesús Moreno otorgado por la Universidad de Carabobo en 2009.

 

Realizó innovaciones en una de las etapas de Tiempo Universitario cuando era semanario impreso. En este medio innovó con el editorial ilustrado y con la foto comentada, una práctica que no se enseña desde las escuelas de periodismo del país, pero que ya imitan diferentes medios informativos.

 

“Cuando hago periodismo, pienso en mis lectores actuales, pero también pienso en los lectores del futuro”, expresa Hurtado, quien inició su vida laboral en la UC como promotor cultural en la Facultad de Odontología en 1991.

 

Posteriormente, pasó a la Dirección de Medios de la UC, donde fue testigo y participante de una etapa de crecimiento del periódico Tiempo Universitario, en su edición impresa, primero a blanco y negro, y luego a color. En esta epata realizó innovaciones como el rediseño del periódico, entre las cuales está el editorial ilustrado y la foto (de primera página) comentada, ambas con lógica conexión sobre una temática, cuyo fin principal era generar una reflexión.

 

¿A qué te dedicas en lo profesional?

-En este momento, estoy concentrado en la escritura. Hasta hace poco me había dedicado fundamentalmente al periodismo, aunque nunca dejé de escribir literatura. De un tiempo a esta parte, estoy tratando de disciplinarme en el hecho literario, y lo estoy logrando. Además de escribir ensayo, cuento, novela, narrativa, estoy tratando de gerenciar mi producción, es decir, publicar mis trabajos.

 

Su paso a personal jubilado de la UC, institución a la cual entró primeramente como estudiante cuando tenía 20 años de edad para cursar la carrera de Derecho, pero se dio cuenta a tiempo de que no se veía trabajando en tribunales y decidió tomar el camino de la cultura, el periodismo y la literatura.

 

Hurtado es licenciado en comunicación social egresado de la Universidad Católica Cecilio Acosta (Maracaibo, Zulia). Ha publicado el libro de cuentos Todo el tiempo en la memoria (1996), Palabras de Anunciación y de Otras Adyacencias (2006), y Leyendas a pie de imagen. Croquis para una ciudad (2013).

 

El autor de La arrogancia fantasma del escritor invisible nació el 15 de marzo de 1958 en Campo de Carabobo, actual parroquia Independencia del municipio Libertador, estado Carabobo. Se crió en Valencia la mayor parte de su vida y es hijo de un hacendado y una campesina. Tiene dos hermanos por parte de madre y tres por parte de padre.

 

¿La vida del campo ha influido en tu vida?

 

-Para nada.

 

¿Eres completamente urbano?

-Lo que yo he escrito tiene que ver exclusivamente con el hecho urbano. Hay un primer libro de cuentos que publiqué en 1996 titulado Todo el tiempo en la memoria, donde los temas van desde el erotismo hasta el aspecto religioso. El tema religioso es de mucho interés para mí, refiere Hurtado, quien creó el blog: http://bibliontecario.blogspot.com/

 

 

 

 

Fecha: 23/JUN/2016


EDICIÓN IMPRESA