Tiempo Universitario


Evento promovido por la UC

Diablitos Danzantes de San Diego participarán en 1er. Encuentro de Diablos Danzantes de Carabobo

Esta cofradía, que tiene como custodio a Pablo Herrera, mantiene viva la manifestación religiosa junto con otros grupos en el estado Carabobo y el país

Antonella Fischietto M.

Tiempo Universitario
Pablo Herrera, custodio de la Cofradía Diablitos Danzantes de San Diego.
Fotógrafo: Rafael Delgado

Con la proximidad del día de Corpus Christi, los diablos danzantes retoman sus trajes y máscaras para ofrecer un baile con características particulares en espacios públicos y templos católicos que simbolizan el triunfo del bien sobre el mal. Los grupos, las cofradías y las hermandades que se mantienen activas en la entidad tienen previsto hacer el Primer Encuentro en la Ciudad Universitaria de la UC, en Bárbula, en fecha que está por anunciarse.

 

Una de las agrupaciones que se presentará en el encuentro es la Cofradía Hermandad Diablitos Danzantes de San Diego de Alcalá, cuyo custodio es Pablo Herrera, nieto del diablito solitario que tuvo la comunidad, Francisco Pancho Herrera, ya fallecido.


Esta tradición en el mundo católico se celebra desde el año 1264 por disposición del Papa Urbano IV, como fecha movible el jueves posterior a la fiesta de la Santísima Trinidad, más conocida como fiesta del Corpus Christi. Esta celebración se realiza para resaltar la devoción al Santísimo Sacramento y la humanización del diablo.


Las cofradías y hermandades de los diablos danzantes de Corpus Christi de Venezuela comparten el reconocimiento que lograron en 2012 con la declaratoria de la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.


“Los diablos danzantes de Venezuela son una manifestación cultural producto del mestizaje ocurrido con la colonización y que dio origen a un sincretismo cultural, en el cual la devoción a las deidades no cesó, tanto por parte de la raza blanca como de la negra y de los indígenas”, afirma Pablo Herrera, quien explicó en la sala de redacción de Tiempo Universitario cómo fue el proceso de rescate de los Diablitos Danzantes de San Diego de Alcalá luego de 23 años de desaparecida.

 

Diversas agrupaciones en Carabobo

Antes de hablar cómo se hizo el rescate de la tradición en San Diego, Pablo Herrera aclaró que existen agrupaciones de diablos danzantes con objetivos religiosos y otros con objetivos recreacionales. Subrayó que no se puede llamar comparsa de diablos danzantes a una cofradía o hermandad de diablos y diablitos danzantes del Corpus Christi. Cada una tiene un objetivo distinto.


“Desde el año 2002 hicimos esta reaparición, que viene a ser el rescate de la tradición en el municipio San Diego”, señala Herrera, quien relata que, desde la Comisión de Educación, Cultura y Deporte cuando era concejal de la localidad, el cuenta cuentos Pío Lara le comentó de una investigación realizada en la UC que daba cuenta de la existencia de diablos danzantes en Tocuyito, Guacara, Naguanagua, San Millán, Patanemo y San Diego.


A partir de entonces, Pablo Herrera (nieto Francisco Pancho Herrera, quien falleció en agosto de 1980 y se ocupó de esta manifestación en la localidad) se interesó por el rescate de esta tradición y reunió información que le permitió reconstruir la manifestación.


Su tía Gladis Herrera de Minguet, hija de Francisco Pancho Herrera, aportó una serie de datos y referencias históricas para lograr el objetivo. También colaboraron otras personas, muchas de ellas familiares del diablito solitario Pancho Herrera.

 

Reaparición de los Diablitos Danzantes de San Diego

Pablo Herrera refiere que se lograron reunir tres elementos básicos: el traje, la danza y la música, a partir de los cuales se decidió reconstruir la manifestación. Hoy día agradece a todas las personas que colaboraron y que participan en la cofradía, así como el apoyo que recibió desde la Secretaría de Cultura del gobierno regional, desde la casa de la Universidad en San Diego y desde la Dirección de Cultura de la UC en su esfuerzo por mantener viva la manifestación de los diablitos danzantes en esta localidad.


Una de las características que diferencia a los diablitos danzantes de los diablos danzantes es que los primeros utilizan una máscara con rostro humano y una vestimenta de colores diversos, entre los que se incluyen el verde. Estas prendas llevan adornos, principalmente espejos y lentejuelas. La máscara (que semeja al rostro humano y sus ojos tienen la característica particular de ser azules) se decora con cuatro cintas, cada una de un color distinto. Estas cintas son el equivalente a los cachos que tienen las máscaras de los diablos danzantes.


Para contactar a Pablo Herrera, existe la posibilidad de hacerlo a través de los teléfonos celulares 04144116742 – 04163300709 – 04127462379, así como los correos electrónicos movimientojap@gmail.com y movimientojap@hotmail.com.

Fecha: 18/MAY/2016


EDICIÓN IMPRESA