Tiempo Universitario


Cuadragésimo aniversario

Salón Nacional de las Artes del Fuego se ha convertido en un sello de identidad

Ha sido un tiempo de esplendor, de la contemplación de las figuras que han suscrito orfebres, esmaltistas, vidrieros y ceramistas.

Beatriz Oliva

Tiempo Universitario

Fotógrafo: Angélica Hidalgo

Los espacios de la Galería Braulio Salazar se llenaron de alegría al darle la bienvenida a la celebración del Cuadragésimo Aniversario del Salón Nacional de las Artes del Fuego, evento que se ha convertido en un sello de identidad y en una hermosa tradición artística que une a la Universidad de Carabobo con la ciudad y el país.


Jessy Divo de Romero, rectora de la UC, exclamó que son cuarenta años de sabiduría y fuego de los artistas, quienes despliegan el arte con el que meditan sobre la belleza y la dulzura como necesidad primordial de cada ser humano; así como la pasión por su trabajo con el que liberan de la superficialidad y la indiferencia.

En 40 años las realidades han cambiado, pero se sigue respondiendo con respeto e inteligencia.  “Ha sido un tiempo de esplendor, de la contemplación de las figuras que han suscrito orfebres, esmaltistas, vidrieros y ceramistas, y de comprensión lúcida de que el arte evoluciona no sólo para transformar técnicas ancestrales, sino también el alma espiritual de las comunidades y de los propios artistas”.

 

El salón ha sido vitrina de las tendencias que han marcado un tiempo de transformación vital de las artes del fuego en Venezuela, por lo que la UC seguirá trabajando para que siga siendo un baluarte, un bastión, que ofrezca una oportunidad de abrigo a todos los creadores y un espacio para luchar contra la desigualdad y la ignorancia, compartiendo el patrimonio cultural.

“En las piezas ganadoras, como en todos los creadores, se ha forjado una actitud tesonera ante las dificultades, insistente ante el escenario complejo de la economía de nuestro país, porque han debido reinventarse para acceder y experimentar con cada nueva propuesta”, manifestó Divo de Romero, acompañada por Lunes Rodríguez, director de la galería y Elis Mercado, presidente del Ateneo de Valencia, entre otras personalidades.  


Veredicto de la 40 bienal:

Premio Bienal 40 Salón Nacional de las Artes de Fuego 2015, otorgado por la Universidad de Carabobo, compartido para las artistas: Josefina Núñez y Carola Karam por sus obras: Breve lección de grabado y Manto vegetal, en las especialidades de orfebrería y cerámica, respectivamente.

Premio Institución de las Artes de la Imagen y el Espacio, otorgado por el Ministerio para la Cultura, fue para Mary Peña por su obra: Vivenes, se nos va el país, en la especialidad de orfebrería.

Premio Ciudad de Valencia, otorgado por este organismo para Lucas Pérez, por su obra: Toma, levante, sienta, sobe y devuelva (en cualquier orden), en la especialidad de Cerámica Escultórica.

Premio Cerámica Carabobo, otorgado por esta empresa para María Esther Barbieri, por su obra: Usted está aquí, en la especialidad de Cerámica Escultórica.

Premio Alcaldía de Naguanagua, otorgado por este organismo, para Mercedes Sergueiev, por su obra Escapularios de la pena, en la especialidad de Orfebrería.

Premio Bolsa de Trabajo “Ángel Ramos Giugni”, otorgado por el Ateneo de Valencia, para Claudia Padrón por su obra Emigración I, en la especialidad de Orfebrería.

El reconocimiento Asociación Carabobeña de las Artes de Fuego (ACAF), otorgado por esta asociación para cualquiera de las especialidades, fue para: Elio Cedeño por su obra: ¿Dónde jugarán los niños?.

El jurado también decidió otorgar menciones honoríficas a las artistas Andreina Franceschi y Ana María Nava, por su destacada participación.

Fecha: 02/OCT/2015


EDICIÓN IMPRESA