Tiempo Universitario

| CULTURA

A partir del 4 de noviembre

Javier Miranda recorrerá el país con su Geometría del Color

Su contemporaneidad se basa en la apropiación de las nuevas dimensiones del mundo

Maigualida Del Valle Villegas

Tiempo Universitario
La gira del artista valenciano, cerrará en los espacios de la Galería Universitaria Braulio Salazar Salas.
Fotógrafo: Gema Durán Raga
 

La propuesta del talentoso artista Javier Miranda, recorrerá el país próximamente con la intención de que su obra, caracterizada por la geometría con colores vibrantes salga de las galerías convencionales, apropiándose de manera itinerante a ciudades como Maracaibo, Mérida y Margarita. 

 

El estilo de escultura geométrica del creador valenciano resulta muy interesante, en esta oportunidad la propuesta que estará el 4 de noviembre en el Lía Bermúdez de Maracaibo, el 8 de noviembre en el Espacio Libertad de Mérida y a principios de 2019 en el Museo francisco Narváez de Margarita, empieza a construirse con laminas plegadas a manera de papeles doblados, hasta transformarse en piezas con volumen, que dominan el espacio plano con mayor dimensión.


Miranda destacó a través de la exposición Geometría del Color, que cuenta con la curaduría de Lunes Rodríguez. Ahora pretende llevar a un mayor número de personas su discurso y que mejor manera que este recorrido que iniciará próximamente a varias ciudades de Venezuela y que culminará en la Galería Universitaria Braulio Salazar Salas, en Valencia.


“En este caso se ve como el papel se pliega de forma simple y se trasforma en volúmenes, trabajamos con colores en la parte interna y externa de la obra. Aquí hay otro discurso un poco más maduro, más amplio”.


Su contemporaneidad se basa en la apropiación de las nuevas dimensiones del mundo, un mundo que ha perdido su centro, un mundo que se replica, que se descompone y recompone, que se clona, que se multiplica constantemente así mismo, y Miranda sabe cómo dominar la reinvención de este universo rico, dinámico y armónico.


En su trabajo cartesiano y estructural, el artista añade elementos modulares tridimensionales en serie, que van mutando, rotando o permanece estático, de manera uniforme con variaciones de ángulos, tamaños o colores generando el efecto de ritmo y tensión, creando un encuentro visual brillante, que evoluciona a través del movimiento, los cambios de la luz y de la posición del espectador en relación con ella, concibiendo una superficie dinámica que transforma estas estructuras en sensaciones.

Fecha: 28/SEP/2018