Tiempo Universitario

| NOTICIAS

La violación de los derechos humanos de la rectora es una afrenta a la institución universitaria

La profesora Divo, en el momento correspondiente declarará con detalles la situación que está padeciendo en este momento de incertidumbre.

Prensa UC

Tiempo Universitario
La comunidad ucista unida en defensa de la rectora y la UC
Fotógrafo: Prensa UC
 

Como es de todos conocido, el día de ayer 03 de agosto de 2018, la doctora Jessy Divo Romero, Rectora de la Universidad de Carabobo, procedía a ejercer su derecho constitucional al libre tránsito, aprovechando el receso vacacional y se dirigía a visitar a su familia que se encuentra en el extranjero, como lo ha hecho desde hace muchos años. Al pasar por todos los trámites previos al abordaje, e incluso habiendo pasado por la oficina de inmigración, fue víctima de una acción unilateral y absolutamente injusta, arbitraria e ilegal, al acercarse un funcionario sin identificación alguna y le informa verbalmente que tenía una medida de prohibición de salida del país, sin que hasta el momento haya recibido documento que sustente esta despótica acción.



La profesora Divo de Romero realizó con normalidad todos los trámites de migración, le fue sellado su pasaporte, y una vez sentada en el propio avión fue conminada por el aludido funcionario a retirarse de la aeronave. Acto seguido fue despojada de sus documentos, y confiscados su pasaporte, cédula y celular, por lo que desde ese momento quedó incomunicada. No hubo información oficial, nadie comunicó la situación irregular, lo cierto fue que nuestra Rectora fue maltratada en su dignidad como persona, como ciudadana, como mujer, como Rectora magnífica de esta centenaria Universidad, violándose los derechos fundamentales consagrados en la Constitución. Ante el titubeo, y el traslado caprichoso, solo se le mencionó que no podía salir del país, ofreciéndole razones de diversa índole, confusas, imprecisas, indeterminadas e inciertas. No había ningún documento que respaldara esta acción, no había orden, no existía oficio contentivo de tamaño exabrupto, lo cierto es que no le permitieron tomar el vuelo correspondiente.



La rectora estuvo casi cinco horas en el aeropuerto de la ciudad y es en horas de la noche que se le permitió ir a su casa, sin que tampoco le fuera enseñada orden alguna que le impidiera salir a efectuar su viaje programado desde hace más de cuatro meses. No obstante, verbalmente se le informó que el día lunes 06 recibiría la comunicación correspondiente proveniente de un Tribunal, desconocemos cuál, ni en cuál jurisdicción se encuentra.

 

La profesora Divo, en el momento correspondiente declarará con detalles la situación que está padeciendo en este momento de incertidumbre. Su situación de salud es estable, sin embargo, se encuentra afectada psíquica y emocionalmente por el desgaste que significó la lamentable situación que tuvo que vivir y la indignación que produce que en este país se violen los más elementales derechos humanos,contemplados en la Carta Magna y los Pactos Internacionales ratificados por la República.

 

La persona a la que se le está impidiendo la salida del país, además de ser una venezolana, es la Rectora de un conglomerado de cerca de 50.000 estudiantes, y de una comunidad de más de 12.000 trabajadores, que soportan esta institución de más de 100 años de historia, con más de 39 años de trabajo universitario, y proveniente de una familia trabajadora y vinculada desde sus ancestros al ámbito universitario. Rechazamos de la manera más contundente la campaña de persecución y desprestigio en contra de la Rectora y distintos integrantes de la comunidad universitaria. Responsabilizamos al gobierno nacional por el abuso de autoridad y como culpable de esta serie de actos coactivos ejecutados en contra de su persona.

 

Ante el desconocimiento de lo que está ocurriendo, denunciamos la gravedad que significa retener en el país a una persona que simplemente iba a visitar a sus nietos y a sus hijos, quienes como muchos venezolanos viven en otro país, producto de la diáspora que en estos momentos sacude a nuestra nación. Elevamos nuestro enérgico rechazo y alzamos nuestra fuerte voz de protesta por la arbitrariedad, y solicitamos sea aclarado este lamentablemente atentado contra nuestra rectora, la Universidad y la familia venezolana. Denunciamos el forzamiento de escenarios para implicar en situaciones irregulares a nuestras autoridades universitarias, siendo el único objetivo agredir a nuestra centenaria institución, cuestión inaceptable y moralmente cuestionable.

 

Hacemos un llamado a nuestras universidades hermanas de América Latina y de Europa creyentes del modelo de la Universidad de Córdova, y en particular a nuestras universidades autónomas venezolanas, para que convoquemos nacional e internacionalmente a una cruzada que defienda nuestros valores y el papel de la Universidad como productora de valor agregado y generadora de cambios para la sociedad.

 

Finalmente, insistimos en nuestro llamado a la paz y al respeto de los Derechos Humanos, avivando cada día más la llama de la libertad, que arde en el corazón de una sociedad que nació desde y para la democracia.

 

 

Fecha: 04/AGO/2018