Tiempo Universitario

| NOTICIAS

23 de junio: Día Nacional del Abogado

Para ser abogado hay que sentir el Derecho como una parte de nuestra existencia

Durante su discurso, Aníbal Rueda, Doctor Honoris Causa en Derecho de la Universidad de Carabobo refirió que "soy abogado, y como tal siempre he tenido un código de conducta que me obliga a estar siempre en contacto con el foro, con las actualizaciones forenses, con el debate propio de los tribunales"

Maigualida Del Valle Villegas

Tiempo Universitario
Las nuevas generaciones de abogados a seguir adelante con ética y marcar la diferencia para lograr un sistema más justo.
Fotógrafo: Orlando Nader
 

Cada 23 de junio desde 1972 se celebra el Día del Abogado en Venezuela, esta efeméride se celebra desde 1972, fecha decretada durante el primer periodo presidencial de Rafael Caldera, a petición de la Federación de Colegios de Abogados, en conmemoración del natalicio de Cristóbal Mendoza, primer presidente de Venezuela en 1811, quien se formó en Derecho.

 

A propósito de esta celebración el ex rector Aníbal Rueda, magistrado emérito del TSJ, doctor Honoris Causa en Derecho de la Universidad de Carabobo, dedicado 60 años a la magistratura, expresó que “para ser abogado hay que sentir el Derecho como una parte de nuestra existencia, quien no piense en la justicia no debe ser abogado”.

 

Durante el discurso que ofreció en el acto solemne de conferimiento del título de Doctor Honoris Causa en Derecho,  refirió que “soy abogado, y como tal siempre he tenido un código de conducta que me obliga a estar siempre en contacto con el foro, con las actualizaciones forenses, con el debate propio de los tribunales”.

 

El jurista aseguró que el poder judicial más allá de su clásica función de juzgar, está llamado para servir y vigilar que las delicadas fronteras que separan la democracia de la barbarie no sean trasgredidas ni mucho menos vulneradas por quienes usando en vano el nombre del "pueblo venezolano", terminan por manipular los mecanismos jurisdiccionales y así alimentar las más insospechadas cuestiones políticas o personales.

 

“Luchamos también para evitar que el Derecho creado o aplicado desde los tribunales y las altas cortes estuvieran al servicio de una ideología o de una moral determinada como lamentablemente hoy es innegable al leerse cualquier sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, y más específicamente, de su Sala Constitucional. Inclinar la balanza del pretorio para hacer política o ideologización, lo entendíamos, al igual que González Navarro, como una forma de subvertir el Derecho mismo, en fin, una manera de instaurar la arbitrariedad”.

 

Rueda, jurista con amplia solvencia moral, ofreció un mensaje a las nuevas generaciones de abogados a seguir adelante con ética y marcar la diferencia para lograr un sistema más justo, en el cual se minimicen la impunidad y los vicios que repercuten negativamente en nuestra sociedad.

Fecha: 23/JUN/2018