Tiempo Universitario

| DEPORTES

En Estados Unidos

Brasil se coronó como tetra campeón en 1994

Este mundial se convirtió en un éxito porque marcó cifras históricas de asistencia de público y recaudación financiera, imbatibles hasta el día de hoy porque contó con gran respaldo del público

Raúl Medina Sella

Tiempo Universitario
La selección de Brasil conquistó su cuarto título mundial al derrotar en la final a Italia 3 a 2, en la tanda de penales luego de quedar igualados en al tiempo reglamentario y en las prórrogas.
Fotógrafo: Tomada de FIFA
 




Un país sin ninguna tradición futbolística como lo es Estados Unidos fue designada por la FIFA como sede de la XV edición del campeonato Mundial de Fútbol 1994 y, cuando todo el mundo pensaba que iba a ser un fracaso, se convirtió en un éxito porque marcó cifras históricas de asistencia de público y recaudación financiera, imbatibles hasta el día de hoy porque contó con un gran respaldo del público y marcó record de asistencia. Además de ello, Brasil se coronó como tetracampeón.



A pesar de la ampliación del campeonato de 24 a 32 equipos (y de 52 a 64 partidos en los torneos siguientes de 1998),  con un promedio de casi 69 mil  espectadores por partido y la asistencia total de cerca de 3,6 millones en el torneo final, sigue siendo el más alto en la historia del Mundial



Mientras la FIFA apoyó la candidatura de los Estados Unidos como una forma de extender la práctica del deporte en el país, gran parte de la comunidad internacional estuvo en contra de llevar el evento más importante del fútbol a un país que no se practicaba masivamente.


La Copa Mundial tuvo un récord de 144 selecciones inscritas, entre las que destacaban el ingreso de los nuevos países formados de la desintegración de naciones de larga tradición futbolística como Yugoslavia, Checoslovaquia y la Unión Soviética.


Los equipos clasificados fueron: Grupo “A” Rumania, Suiza, Estados Unidos y Colombia. Clasificaron los dos primeros y Estados Unidos  como mejor tercero del grupo.


En el grupo “B” jugaron Brasil, Suecia Rusia y Camerún, pasando los dos primeros a la siguiente ronda. En el grupo “C” Alemania España, Corea del Sur y Bolivia, donde también clasificaron los dos citados en primer término.


En el grupo “D” fueron ubicados Nigeria, Bulgaria, Argentina y Grecia que quedó  en el camino, mientras que en del “E” jugaron México, Irlanda, Italia y Noruega y todos terminaron con cuatro puntos en los tres juegos, con  igual número de victorias y  derrotas y empates, e igual número de goles a favor  y en contra, pero quedaron fuera los noruegos.
En el grupo “F”  fueron ubicados Países Bajos, Arabia Saudita, Bélgica y Marruecos. Pasaron a la siguiente ronda los tres primeros.


Los octavos de final se realizaron del 2 al 5 de julio y los resultados fueron los siguientes: Rumanía le ganó a Argentina 3 a 2, Suecia venció a Arabia Saudita 3 a 1, Países Bajos se impuso a Irlanda 2 a 0, Brasil derrotó a Estados Unidos 1 a 0, México y Bulgaria igualaron 1 a 1 en el juego reglamentario y las dos prorrogas y en la tanda de penales ganaron los búlgaros 3-1, Alemania le ganó a Bélgica 3 a 2, España goleó a Suiza 3 a 0 e Italia eliminó en  alargue a Nigeria 2 a 1.
En la ronda de cuartos de final Rumanía y Suecia quedaron igualados a 2 goles, cumplidos el tiempo reglamentario y las prórrogas y en la tanda de penales los  suecos ganaron 5 a 4.


En el segundo encuentro la selección de Brasil derrotó a Países Bajos 3 a 2, Bulgaria derrotó a Alemania 2 a 0 e Italia sacó a España al vencerla 2 a 1.


En las semifinales Brasil se impuso a Suecia 1 a 0 e Italia derrotó a Bulgaria  1 a o, para ganar el derecho de ir a disputar la Copa Mundial. Para los sudamericanos sería su  cuarto título, mientras que para los azzurri sería la tercera.


Brasil e Italia se enfrentaron en la final en el Estadio Rose Bowl de Pasadena, en la ciudad de Los Ángeles. Brasil había sido el único país de América ubicado en los cuartos de final siendo el resto europeos.


Tras empatar sin goles, tanto en el tiempo reglamentario como en la prórroga, ambos equipos se enfrentaron en la primera final de una Copa Mundial determinada en una tanda de penaltis. Finalmente, el equipo sudamericano se coronó luego que el italiano Roberto Baggio errara su último tiro para dejar el marcador 3:2 a favor de la escuadra brasileña. Fue así el cuarto título de Brasil en los 64 años del Mundial de Fútbol.





Fecha: 09/JUN/2018