Tiempo Universitario

| NOTICIAS

29 de mayo: Día del Arbol

Floración del araguaney anuncia la primavera de oro

Esta especie autóctona fue declara como Arbol Nacional de Venezuela el 29 de mayo de 1948

Antonella Fischietto M.

Tiempo Universitario
La floración del araguaney, el árbol nacional de Venezuela, anuncia la primavera de oro en nuestras llanuras y sabanas.
Fotógrafo: Gema Durán
 




El araguaney (Tabebuia chrisantha) fue declarado Árbol Nacional de Venezuela el 29 de mayo de 1948 y en este día también se honran las demás especies de árboles que crecen en suelo venezolano, entre las más renombradas se encuentran:bucare, ceibo, apamate, cereipo, sarrapia, cují, palma moriche, camoruco, roble, roso blanco, mangle rojo y chaguaramo.


Su floración anuncia la primavera de oro en nuestras llanuras y sabanas, como denominó el escritor venezolano Rómulo Gallegos a este particular árbol que se cubre de una especie de tupido manto amarillo brillante en determinada época del año. Este fenómeno natural ocurre entre los meses de febrero y abril, período en el que el árbol se encuentra completamente desprovisto de hojas.


Su reproducción espontánea se presenta al comenzar las lluvias, cuando germinan las semillas acumuladas en el suelo en la etapa de floración.


El araguaney es verde durante la mayor parte del año y pasa inadvertido hasta que nacen sus flores amarillas. Esta especial coloración dura pocos días y atrae sobremanera a las abejas que polinizan sus flores. También es fuente de néctar para las aves.


Se trata de un árbol autóctono con una altura que varía de 6 a 12 metros, su crecimiento es lento, pero de larga duración. El tronco se caracteriza por ser  recto, cilíndrico y de unos 60 centímetros de diámetro. Es una planta fuerte y tiene el don de crecer en distintos suelos, incluso en aquellos que son pobres en sustancias orgánicas.


El nombre que comúnmente se asigna a este árbol parece tener sus orígenes en la voz Caribe “aravenei”, con la cual ese pueblo indígena daba nombre a este árbol. El araguaney o aravenei es originario de las selvas tropófilas de los llanos venezolanos, aunque está presente en todo el país.


En el marco del Día Nacional del Arbol, conviene recordar que los árboles combaten el cambio climático, pues tienen la capacidad de absorber dióxido de carbono (CO2) causado por la contaminación atmosférica. Ello es posible, porque almacenan esa sustancia nociva y liberan oxígeno al aire.


Asimismo, los árboles contribuyen con la purificación del aire a través de la absorción de olores y gases contaminantes, como óxidos de nitrógeno, amoníaco, dióxido de azufre y ozono, y filtran partículas contaminantes del aire al quedar atrapadas en la corteza y las hojas.


Otro de los beneficios que producen los árboles es el control de la temperatura. La presencia de árboles asegura sobra y fresco en calles y comunidades.



 

Fecha: 29/MAY/2018