Tiempo Universitario

| DEPORTES

En 1966

Inglaterra ganó el mundial jugando en su propio patio

Brasil, defensor de su título, quedó por fuera en los octavos de final y en la final fue anotado uno de los goles más polémicos que se hayan producido en la historia del evento

Raúl Medina Sella

Tiempo Universitario
Luego de finalizada la final Bobby Moore levanta el trofeo que consagró a Inglaterra como campeón al derrotar a Alemania 4 a 2.
Fotógrafo: Tomada de País.com
 



La VIII Copa Mundial de Fútbol se celebró en Inglaterra  entre el 11 y el 30 de julio de 1966, en el que participaron 74  selecciones, de las cuales clasificaron 16, siendo divididas en 4 grupos de 4 equipos cada uno, donde los 2 primeros de cada uno avanzaron a la ronda de cuartos de final, a partir de la cual se dieron duelos de eliminación directa.


Entraron en ese grupo de dieciséis, 10 equipos de Europa, donde estaba incluido el organizador (Inglaterra), 4 de Sudamérica (Brasil por ser campeón), uno de Norteamérica y uno de Asia.


En el grupo 1 jugaron Inglaterra, Uruguay, México y Francia y clasificaron, los dos primeros, mientras que los otros dos quedaron fuera de competencia.


En el grupo 2 Inglaterra, país sede, y Argentina lograron su clasificación, mientras que las selecciones de España y Suiza quedaron para una a nueva oportunidad.


Brasil, campeón del torneo anterior, decepcionó a sus hinchas al quedar eliminado en la primera ronda en la cual sólo pudo  derrotar a Bulgaria, pero cayó frente a Portugal y Hungría, ambos con marcador 1-3. Estos dos últimos fueron los clasificados por el grupo 3.


Y en el grupo 4 lograron su clasificación para la siguiente ronda la Unión Soviética y Corea del Norte, mientras que  Chile e Italia se quedaron por fuera, por lo que con la eliminación de este último, sólo quedaba Uruguay con opción de quedarse con la Copa Jules Rimet, ya que de acuerdo a los reglamentos aquella selección que ganase el mundial en 3 oportunidades se quedaría definitivamente con el trofeo.


En los cuartos de final la Unión Soviética se impuso a Hungría 2 a 1, Alemania federal goleó a Uruguay 4 a 0 y se fue el tercero con opción para quedarse con la Jules Rimet; Portugal derrotó a Corea del Norte 5 a 3  e Inglaterra dejó en el camino a Argentina 1 a 0.


La primera semifinal se jugó en Liverpool el 25 de julio de 1962 entre Alemania Federal y La Unión Soviética, juego en el que los teutones ganaron 2 a 1, mientras que el 26 de julio Inglaterra se impuso a Portugal 2 a 1 en Londres, quedando  el camino abierto para la final.


En la ciudad de Londres, el 28 de julio, se enfrentaron Portugal y La Unión Soviética por el tercero y cuarto puesto de este mundial y los ganadores fueron los lusitanos 2 a 1.


La final fue disputada en el estadio Wembley entre Inglaterra y Alemania Federal, el 30 de julio y tras empatar a dos goles durante el tiempo reglamentario, se realizó una prórroga en que Geoff Hurst anotó uno de los goles más polémicos de la historia de este deporte, el cual hasta el día de hoy se mantiene en duda si entró o no a la portería.


Finalmente, un cuarto gol le daría a Inglaterra su primera y, hasta el momento, única Copa Mundial, de las manos de la reina Isabel II.


Eusébio da Silva Ferreira, o simplemente Eusébio, como se le conoció en el  mundo deportivo, fue el máximo goleador del campeonato con un total de nueve.


Fue considerado por la FIFA como de los mejores jugadores europeos del siglo XX, uno de los grandes delanteros de la  historia del fútbol y fue uno de los mayores iconos de este deporte en Portugal. Ocupa el noveno puesto en la lista de los 50 mejores jugadores del siglo XX.


Fecha: 24/MAY/2018