Tiempo Universitario

| NOTICIAS

3 de mayo: Día Mundial de la Libertad de Prensa

Informar sigue siendo una profesión de alto riesgo en todo el mundo

La libertad de expresión no es un derecho exclusivo de los periodistas o de los dueños de medios de comunicación social, sino de todos, por tratarse de un derecho humano

Antonella Fischietto M.

Tiempo Universitario
Informar con libertad es fundamental para lograr un desarrollo en paz, con justicia e instituciones sólidas.
Fotógrafo: Tomada de El Billuyo
 





La libertad de expresión no es un derecho exclusivo de los periodistas, sino de todo ser humano, según lo consagra el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.


Este artículo establece que “todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.


El 3 de mayo se celebra el Día Mundial de la Libertad de Prensa, proclamado así desde 1993 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en atención a lo recomendado  durante la 26ª sesión de la Conferencia General de la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en 1991.


Esta fecha es una oportunidad para celebrar los principios fundamentales de la libertad de prensa y es propicia para evaluar la libertad de prensa a nivel mundial, defender los medios de comunicación de los ataques sobre su independencia y homenajear a los periodistas que han fallecido en el ejercicio de la profesión.


El Día Mundial de la Libertad de Prensa es una oportunidad para celebrar los principios fundamentales de la libertad de prensa: evaluar la situación de la libertad de prensa en el mundo, defender los medios de comunicación de los atentados contra su independencia, y rendir homenaje a los periodistas que han perdido la vida en el cumplimiento de su deber.


Según la revista Cambio 16, en su versión web, “el periodismo sigue siendo una profesión de alto riesgo en todo el mundo” y advierte que las condiciones para ejercer como periodista empeoraron a lo largo de 2017. Con base en cifras publicadas en este medio aportadas por la organización Reporteros Sin Fronteras, el año pasado fueron asesinados 54 periodistas, 336 fueron encarcelados y otros 54, secuestrados. Asia resultó el territorio más mortífero para los informadores en 2017.


La libertad de informar, ya sea que los periodistas tengan acceso a datos de interés público para darlos a conocer o los dueños de medios puedan difundir información pertinente para la sociedad, es fundamental para alcanzar con el Objetivo 16 de la Agenda de Desarrollo, que consiste en Paz, Justicia e Instituciones Sólidas.



Fecha: 03/MAY/2018