Tiempo Universitario

| DEPORTES

Mundial de Fútbol

Italia repitió título en Francia 1938

Squadra Azzurra consiguió su segundo título en forma consecutiva, al derrotar en la final a Hungría y convirtiéndose en el primero en revalidar el campeonato.

Raúl Medina Sella

Tiempo Universitario
Italia fue el organizador y ganador del segundo campeonato mundial de fútbol.
Fotógrafo: Tomado de La Rebó
 




Italia, que fue el organizador del segundo campeonato mundial de fútbol y ganador de este, se convirtió en el primer bi campeón, al conquistar el título en Francia en el año 1938 y de paso, su director técnico Vittorio Pozzo, también conquistó su segundo cetro campeonil, hazaña que hasta la fecha mantiene el seleccionador.

 

El tercer campeonato mundial de la FIFA se celebró en un contexto de crisis política, ya que a finales de 1930, España estaba sumida en una guerra civil, mientras que en Italia y Alemania prendía la mecha del totalitarismo, el cual suponía una amenaza para la libertad de Europa.

 

Poco tiempo antes de iniciarse el campeonato mundial, Alemania se anexó a Austria, dentro de su política expansionista y esto, por supuesto, afectó el mundial porque esa nación ya estaba clasificada y no participó, mientras que en Asia también había problemas entre naciones que complicaban la situación.

 

Los equipos participantes en este mundial fueron Alemania, Bélgica, Brasil, Checoeslovaquia, Francia, Italia, Hungría, Países Bajos, Rumania, Suecia, Suiza. Cuba, Polonia, Indias, Orientales Holandesas y Noruega, estos últimos cuatro como debutantes por diversas circunstancias.

 

Por primera vez en una Copa Mundial, la selección anfitriona Francia y la vigente campeona, Italia tenían,la plaza asegurada. El resto de aspirantes debía competir en una fase clasificatoria más accidentada que de costumbre, marcada por las retiradas y la coyuntura política mundial. Once de los 14 cupos disponibles fueron para estados europeos.


La mayoría de las naciones sudamericanas se negaron a participar en el evento y Brasil, que aspiraba ser sede del siguiente campeonato, asistió, en compañía de Cuba en virtud de la renuncia de todos sus rivales.


Los resultados de los octavos de final fueron los siguientes: Brasil se impuso a Polonia 6 a 5, Checoeslovaquia le ganó a Países Bajo 3 a 0, Cuba empató con Rumanía 3 a 3 y en el juego de desempate los antillanos sorprendieron a los europeos 2 a 1; Hungría goleó a Indias Orientales Holandesas 6 a 0, Suiza y Alemania quedaron igualados 1 a 1 y en el del desempate una nueva sorpresa c cuando los alpinos dejaron por fuera a los alemanes 4 a 2. Suecia pasó directo al no presentarse Austria.


Los cuartos de finales jugaron el 12 y 14 de junio y en los mismos Italia dejó en el camino al anfitrión (Francia) I al derrotarlo 3 a 1; Brasil y Checoeslovaquia igualaron a uno por lado, pero en el desempate se impusieron los sudamericanos 2 a 1 y Suecia vapuleó a Cuba 8 a 0.


La semifinal entre el actual campeón Italia y Brasil se disputó el 16 de junio en el estadio Velódromo de Marsella y los del sur de América salieron confiados, pero los itálicos los dejaron por fuera al derrotarlos 2 a 1, con goles Gino Colaussi y Giuseppe Meazza.


En la misma fecha, se disputó la segunda semifinal entre húngaros y suecos en el Parque de Los Príncipes. Estos últimos venían de golear a los cubanos y se sentían confiados, más aún con el gol de Arne Nyberg, a los 35 segundos de iniciado el juego.
Los húngaros no se desanimaron en ningún momento y aprovecharon para empatar con un gol en propia puerta y de allí desplegaron su juego de ataque habitual y arrollaron a los contrarios gracias a su temible delantera y se impusieron 5 a 1.


El 19 de junio, el mismo día en le se iba a realizar la final, se jugó el partido por el tercero y cuarto lugar entre Brasil y Suecia con triunfo para loa sudamericanos 4 a 2.
La final entre Italia y Hungría se jugó en el estadio Olímpico de París el 19 de junio de 1938 en un único partido de 90 minutos, en el, cual terminó ganándolo Italia 4-2 que se convirtió así en campeón por segunda vez en la historia.


A los seis minutos, Italia se adelantó por mediación de Colaussi, quien recogió veloz una asistencia de Piola. Sin tiempo para poder celebrarlo, Pál Titkos igualó en el minuto 8.
Los húngaros impusieron un ritmo frenético y el partido se convirtió en una sucesión de ataques en ida y vuelta, pero la defensa italiana consiguió contener a Sárosi, desaparecido en la primera mitad. Pasado el cuarto de hora, Piola volvió a dar ventaja a Italia con un disparo cruzado en jugada vertical. A partir de ahí, los defensores del título dominaron y Colaussi hizo el 3–1 con el que se llegó al descanso.


Hungría atacó con furia durante toda la segunda parte, pero fue incapaz de superar la defensa italiana En el minuto 70, Zsengellér sirvió una asistencia de cabeza a Sarosi para que hiciese el 3–2, con el descuento los húngaros aumentaban sus esperanzas de poder luchar por el título, pero los itálicos mantuvieron la calma y diez minutos para sonar el pitazo final Piola rompió las redes contrarias para que el triunfo se lo quedara la selección de Italia, que de esa forma revalidó el título.

 

 

 

Fecha: 23/ABR/2018