Tiempo Universitario

| DEPORTES

En el segundo mundial de fútbol

Italia conquistó primer título mundial jugando como anfitrión

Los locales consiguieron el campeonato del año 1934 al derrotar a Checoeslovaquia 2 a 1, mientras que el tercer lugar fue Alemania que se impuso a Austria

Raúl Medina Sella

Tiempo Universitario
En la segunda edición del evento de talla mundial, participaron 16 equipos.
Fotógrafo: Tomada de La Redó
 

El segundo campeonato mundial de fútbol organizado por la FIFA, se llevó a cabo del 27 de mayo al 10 de junio de 1934 en Italia, con la participación de 16 equipos, del los cuales 10 eran debutantes, no estaba el campeón del pasado torneo y de nuevo el anfitrión se alzó con el título.

 

El éxito logrado en la Copa Mundial de Fútbol de 1930, motivó a la FIFA para celebrar una segunda edición cuatro años después, tal y como se acordó en los diferentes congresos del organismo. Dado que Uruguay albergó el campeonato inaugural, se aceptó que un estado de Europa acogiese la próxima copa.

 

En el XXI Congreso de la FIFA, celebrado en octubre de 1932 en Estocolmo, el comité ejecutivo anunció que la Copa Mundial de 1934 tendría lugar en Italia, aunque antes de llegar a esa decisión hubo un intenso debate.

 

Se sabe que Suecia quería presentar una candidatura, pero acabaron retirándola porque Italia tenía un proyecto más avanzado, aunque detrás de la propuesta de la Federación Italiana de Fútbol estaba el gobierno del dictador Benito Mussolini, quien utilizó el evento desde un punto de vista propagandístico y nacionalista para tratar de unificar el país.

 

La organización eliminó la fase de grupos y cambió el formato por una fase de eliminación directa a partido único, algo que solo se repetiría en la edición de 1938. En caso de empate se jugaría una prórroga de 30 minutos, y si el resultado seguía igual debía disputarse un encuentro de desempate al día siguiente.

 

Para la clasificación al mundial, el país sede debía participar en las eliminatorias y a Italia le correspondió jugar frente a Grecia, a la que derrotó en el primer partido 4 a 0 en Milán, pero los helenos no quisieron jugar el siguiente partido.

 

Por Europa clasificaron también otros 11 países, a saber: Alemania, Austria, Bélgica, Checoeslovaquia, España, Francia, Hungría, Países Bajos, Rumania, Suecia y Suiza. Por Sudamérica asistieron Argentina y Brasil. Entre África y Asia clasificó Egipto al imponerse a Palestina, mientras que Estados Unidos logró el puesto 16 al derrotar a México 4 a 2 en la capital italiana.

 

El comité organizador contaba con estadios de reciente construcción como el Estadio Nacional del Partido Nacional Fascista (remodelado en 1927), el Estadio de San Siro (1926), el Estadio Littoriale de Bolonia (1927) y el Estadio Giovanni Berta de Florencia (1931).

 

El estadio de Roma, sede de la gran final, y el Estadio Luigi Ferraris fueron remodelados para la ocasión. Se construyeron tres instalaciones más y la más moderna fue el estadio Turín, llamado así en honor al líder fascista, cuyas obras comenzaron en septiembre de 1932 y no concluyeron hasta mayo de 1933.

 

El Estadio Littorio de Trieste abrió sus puertas el 29 de septiembre de 1932, mientras que el Giorgio Ascarelli, de Nápoles no se inauguró hasta el 27 de mayo de1934, ya en plena Copa, en el partido entre Egipto y Hungría.

 

En el evento no hubo jornada inaugural, ya que los octavos de final se jugaron todos el mismo día 27 de mayo, en los diferentes estadios ofrecidos por el Comité Organizador.

 

En octavos de final el equipo anfitrión, Italia, apabulló a la representación de Estados Unidos 7 a 1, España se impuso a Brasil 3 a 1, Hungría le ganó a Egipto 4 a 2, Austria derrotó a Francia 3 a 2, Suiza venció a Países Bajos 3 a 2, Checoeslovaquia superó Rumania 2 a 1, Suecia Salió airosa frente a Argentina 3 a 1 y Alemania goleó a Bulgaria 5 a 2.

 

En la ronda de cuartos de final el duelo más emocionante fue el que enfrentó a Italia y España en el estadio Giovanni Berta de Florencia en un partido extremadamente duro y físico, Luis Reguieiro marcó pasada la media hora y el transalpino Giovanni Ferrari igualó antes del descanso.

 

La prórroga no resolvió el marcador y con 1–1 fue necesario desempatar al día siguiente, al final Italia se impuso por la mínima con gol de Giuseppe Meazza y así los de la casa ganaron el derecho de ir a semifinales.

En los otros encuentros Hungría cayó frente a la representación de Austria 1-2, Checoeslovaquia derrotó a Suiza 3 a 2, los alemanes se impusieron a Suecia 2 a 1, y de esta forma los cuatro ganadores pasaron a semifinales.

 

La primera semifinal entre Italia y Austria, se realizó en el estadio San Siro de Milán y ganaron los organizadores 1–0. Austria llegaba 9, la azzurra marcó a los nueve minutos por mediación de Enrique Guaita, en un tanto polémico porque los austriacos reclamaron falta sobre su portero Peter Platzer.

 

El otro juego, entre Checoslovaquia y Alemania, en el Estadio Nacional de Roma, se resolvió con triunfo checoslovaco por 3–1. La estrella del encuentro que destrozó a los zagueros germanos fue el delantero Oldřich Nejedlý, autor de una tripleta que le coronó máximo goleador de la competición.

 

Los alemanes no pudieron hacer nada frente a la superioridad técnica de su rival, y el guardameta František Plánička atajó las pocas ocasiones que éstos pudieron conseguir. Tuvieron que conformarse con el tercer lugar al vencer posteriormente a Austria 3 a 2.

 


La final Italia Checoeslovaquia


La final de la Copa Mundial entre Italia y Checoeslovaquia se disputó en Roma el 10 de junio de 1934, con más de 50 mil espectadores que llenaron el estadio del Partido Nacional Fascista bajo un intenso calor, en el cual los anfitriones salieron como favoritos por su papel de organizadores y por las innovaciones del entrenador Vittorio Pozzo.

 

Fue un juego muy parejo entre ambos equipos hasta que Antonio Puc, en jugada personal puso a los visitantes arriba en el marcador en el minuto 71. Raimundo Orsi, a nueve minutos del final del encuentro, consiguió el empate y los italianos se aprovecharon del cansancio de sus rivales y Angelo Schiavio hizo el 2–1 definitivo en el minuto 95 de la prórroga, para que el título se quedara en casa, tal y como había ocurrido en Uruguay donde los anfitriones se titularon en su patio.

 

 

Fecha: 30/ABR/2018