Tiempo Universitario

| NOTICIAS

14 de abril: Día Internacional de la Lucha contra el Mal de Chagas

Más de 6 millones de personas afectadas por tripanosomiasis americana

La enfermedad se localiza en zonas endémicas de Latinoamérica, pero se está propagando a Norteamérica y a otros continentes, debido al incremento del movimiento migratorio

Antonella Fischietto M.

Tiempo Universitario
El control del chipo es el método más útil para prevenir la enfermedad de Chagas.
Fotógrafo: Tomada del Heraldo
 






Una enfermedad potencialmente mortal como el mal de Chagas puede ser prevenible mediante el control del vector (insectos triatomíneos), ya que este transmite a los seres humanos el parásito que lo causa, Tripanosoma cruzi, su nombre científico.


Hace miles de años, este parásito afectaba únicamente a los animales silvestres, pero, con el tiempo, se propagó a los animales domésticos y a los seres humanos. Su erradicación es casi imposible por el alto número de animales silvestres que sirven de reservorio en América.
Es llamada dentro de la comunidad médica como tripanosomiasis americana, debido al nombre científico del parásito que causa el mal, Trypanosoma cruzi.


Con base en cifras de la Organización Mundial de la Salud, la cual dedica el 14 de abril al  Día Internacional de la Lucha contra el Mal de Chagas, hay en el mundo entre 6 y 7 millones de personas infectadas con dicho parásito. Esta enfermedad está presente en zonas endémicas de 21 países de América Latina.



El Chagas se propaga por el mundo

La enfermedad debe su nombre de Carlos Ribeiro Justiniano Chagas, médico e investigador brasileño que la descubrió en 1909. Se conocen casos en las últimas décadas en Estados Unidos, Canadá, países europeos y del Pacífico occidental. La aparición de casos en estas regiones se atribuye al aumento del movimiento migratorio desde Latinoamérica.


Su transmisión a los seres humanos ocurre, por lo general, por las heces u orina de insectos triatomíneos, que en Venezuela se conocen como chipo y reciben otras denominaciones en distintos países de América.

Fases de la enfermedad

Han sido identificadas dos fases de la enfermedad. La primera es la fase aguda, que dura un par de meses luego de contraerse la infección y en la cual gran cantidad de parásitos circula por el torrente sanguíneo. Por lo general, no hay síntomas o los mismos son leves e inespecíficos.


La segunda es la fase crónica, durante la cual un tratamiento antiparasitario puede frenar o prevenir la progresión de la enfermedad.  Hasta un 30 por ciento de los enfermos crónicos presenta alteraciones cardíacas y hasta un 10 por ciento sufre alteraciones digestivas, neurológicas o ambas.


Control vectorial y tratamiento

El control vectorial es el método más útil para prevenir la enfermedad de Chagas en América Latina. Como medidas de prevención, se recomienda lavarse la zona de la piel donde el chipo pica o defeca en lugar de rascarse, y no dejar los alimentos a la intemperie para evitar ser alcanzados por vectores y animales como ratas, perros, gastos y moscas.

 

Los parásitos penetran en el organismo cuando la persona picada se frota instintivamente y empuja las heces o la orina hacia la picadura, los ojos, la boca o alguna lesión cutánea abierta. De esta forma, el parásito ingresa al organismo.


El tratamiento contra la enfermedad puede ser más efectivo al comienzo de la infección. Suele tratarse con benznidazol y nifurtimox, los cuales tienen el poder de destruir el parásito en una etapa inicial o aguda de la enfermedad.



Fecha: 14/ABR/2018