Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Continúa sin prestar servicio

OPSU no ha enviado insumos para reactivar el comedor de la UC

El director de Comedores, Ramón Bravo, dio a conocer que se mantiene una deuda con los proveedores desde el mes de noviembre, que asciende a 900 millones de bolívares

Beatriz Oliva

Tiempo Universitario
Bravo hizo un llamado al Gobierno, para que envíe los insumos necesarios, para el funcionamiento del comedor.
Fotógrafo: Cortesía Dirección de Comedores
 

El servicio de comedor es vital para miembros de la Universidad de Carabobo. Sus puertas permanecen cerradas luego del receso de carnaval, debido a que la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU), no ha enviado los insumos necesarios para reactivarlo. 

 

Ramón Bravo, director de Comedores, informó que el servicio de comedor se presta de manera intermitente, puesto que ahora se depende únicamente de los alimentos que envíe la OPSU, cuando el año pasado ese despacho solo enviaba los productos cárnicos y a través de los proveedores se adquirían los vegetales y frutas.


Bravo detalló que los proveedores ya no están despachando, debido a que se mantiene una deuda con ellos desde noviembre, la cual supera los 900 millones de bolívares, lo que ha generado que solo se sirva un componente alimenticio en el plato, al no tener otra opción sino depender solo de las entregas que realiza la OPSU.


Los ucistas no escapan de la realidad que enfrentan los venezolanos. Bravo lamentó que se ha llegado al extremo de servir un solo componente alimenticio en el plato, hecho que ha sido bastante criticado por algunos usuarios, pero que para otros representa el único alimento que consumen durante el día.


“La rectora Jessy Divo de Romero, la directiva del comedor y los trabajadores hacen grandes esfuerzos para prestarle el servicio a la comunidad universitaria. Nuestros obreros gastan en pasaje más de lo que ganan a la semana, mientras al personal administrativo le alcanza la quincena solo para un cartón de huevos”, manifestó.


Para Bravo, el Gobierno apuesta al cierre de las universidades autónomas porque son focos de libre pensamiento, al referir que los 10 mil bolívares aprobados por el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología por bandeja servida por cada estudiante, también impide que se le pueda ofrece un plato digno a los ucistas.


“Con 10 mil bolívares se hace imposible pagar un almuerzo, que está por debajo de lo que cuesta un pan en cualquier panadería de Carabobo”, manifestó el director, quien hizo un llamado al Gobierno para que envíe los insumos necesarios para reactivar este servicio tan necesario para la comunidad universitaria.

 

 

Jiménez: Una taza de arroz para el almuerzo

 

Andrés Jiménez, es estudiante de la Facultad de Ingeniería. Antes de salir de su casa, en Parcelas del Socorro, al sur de Valencia, desayuna con cualquier alimento que consiga en la nevera, pero siempre asiste a la UC con la esperanza de que el comedor abra sus puertas para poder consumir un plato de comida completo (proteínas, carbohidratos y frutas), puesto que comprar proteína en su hogar se ha vuelto una tarea cuesta arriba.


Jiménez, es el menor de 3 hermanos. Cuando el comedor cierra sus puertas trata de llevarse una taza de arroz, pasta o vegetales para el almuerzo, pero esto no es todos los días. En ocasiones se ve obligado a retirarse temprano de clases.


“En la casa tratamos de rendir la poca comida que tenemos, pero es difícil, sobre todo cuando quieres asistir a la universidad para superarte y lo menos que puedes hacer es concentrarte en la clase porque el estómago te pide es comida”.

 

 

Díaz: La espera se hace eterna

 

Para Nalieska Díaz, estudiante de la Facultad de Ciencias de la Educación, cuando se trata de comida la espera podría parecer eterna, ya que no existe manera alguna de engañar esta necesidad que no sea comiendo.


Díaz vive en Naguanagua. Al igual que el resto de los venezolanos, ella y su familia hacen malabares para poder comer. “Desde hace mucho tiempo en mi casa no se compra carne, pollo, ni pescado, cuando consumo este tipo de proteínas es cuando está abierto el comedor, pero en la casa comemos lo que se pueda”, lamentó.

Fecha: 15/FEB/2018