Tiempo Universitario

| ECOUCISTA

Ecóloga egresada de la UCV con doctorado en la USB

Científica venezolana viajará a la Antártida para estudiar efectos del cambio climático

Adriana Humanes y otras 80 científicas explorará, desde este 18 de febrero, los secretos de la vida en la región más remota de la tierra

Con información de noticiaaldia.com

Tiempo Universitario
Fue seleccionada entre destacadas investigadoras para integrar la segunda cohorte del proyecto Homeward Bound.
Fotógrafo: Cortesía Adriana Humanes
 

La ecóloga venezolana Adriana Humanes es una de las 80 científicas que se internará el 18 de febrero en la Antártida, en una expedición que explorará los secretos de la vida en la región más remota de la tierra y formará a mujeres líderes con la capacidad de detener el cambio climático.

 

La cuenta regresiva de la travesía hacia las gélidas aguas del Gran Océano del Sur comenzó hace un año, cuando Humanes fue seleccionada entre destacadas investigadoras para integrar la segunda cohorte del proyecto Homeward Bound, que en español significa “De vuelta a Casa”.


Se trata de un innovador programa creado por la socióloga australiana Fabian Dattner, para empoderar a mil científicas durante una década y ayudarlas a asumir roles de liderazgo y de toma de decisiones para construir un mundo más sostenible.


Uno de los objetivos del programa es la visibilidad de la vida y el trabajo de las mujeres de ciencia. Sus logros, ganados con estudio y constancia, son una muestra de que es posible romper las barreras de la inequidad de género.

 

Más curiosidad que miedo

 

Admite que éste es un viaje riesgoso. Irán a la Península de la Antártida, lugar de difícil acceso donde no hay recursos para atender una emergencia. “¿Qué si tengo miedo? Por supuesto. Estaremos 3 semanas sin acceso a Internet ni teléfono, en un sitio que desconocemos. Sin embargo, mi curiosidad por conocer personalmente a las otras 79 participantes y de ver los efectos del cambio climático en la Antártida son mayores que mis miedos”, comenta.


Su principal interés está en ver el efecto del cambio climático en el área con sus propios ojos. Precisamente, Humanes trabaja en los efectos que tiene ese fenómeno sobre los arrecifes coralinos. No obstante, reconoce que observarlos en otros ecosistemas a los que no estamos expuestos y en los cuales la presencia humana es mínima puede cambiar su perspectiva.


Además, también le entusiasma compartir experiencias con otras mujeres que trabajan en áreas similares, en otros países e instituciones, pues esto podría generar sinergias para colaborar en futuros proyectos e investigaciones.

 

Mujer de ciencias y más

 

Adriana Humanes comenzó a estudiar su licenciatura en biología en la Universidad Central de Venezuela en 1999, continuó con una maestría en la Universidad Simón Bolívar y un doctorado en James Cook University en Australia. Actualmente, es investigadora de postdoctorado en la Universidad de Newcastle (Inglaterra), donde estudia el uso de la genética como posible herramienta para la restauración de arrecifes.

 

Es hija de un español y una venezolana descendiente de alemanes. Evita usar complicadas palabras científicas para explicar su amor por las formaciones coralinas, y la importancia que su trabajo pudiera tener para detectar el impacto de las temperaturas de las aguas en la reproducción de la vida marina.


Está casada con un biólogo dedicado a la ecología terrestre, con quien comparte su amor por la naturaleza y la fotografía documental, y le gustaría algún día ser mamá. Asegura que la comunidad científica está muy vinculada al arte y que el intercambio personal fuera del laboratorio es fundamental para el éxito de sus investigaciones.

 

- ¿Qué pueden hacer las mujeres científicas por la madre tierra que no puedan hacer los hombres de ciencia?

 

- Las mujeres científicas pueden ayudar a los hombres que están tomando decisiones importantes para disminuir el efecto de las actividades humanas sobre el cambio climático que nos afectan a todos por igual. A nivel mundial apenas el 20% de posiciones estratégicas en laboratorios, universidades, centros de investigación y comités encargados de diseñar políticas y tomar decisiones relacionadas con el cambio climático están ocupados por mujeres.


Los equipos de trabajo que presentan equidad de género son hasta un 50% más productivos y eficaces que aquellos con predominancia de un género. El objetivo de Homeward Bound es lograr la inclusión de la mujer como alternativa para conseguir soluciones más efectivas para enfrentar el cambio climático, transformar la sociedad y disminuir el efecto de nuestras actividades sobre el planeta.

 

- Al regresar, ¿cuál será tu próximo desafío?

 

- Mi desafío al regreso es lograr tener resultados de experimentos en los que estoy trabajando actualmente en mi postdoctorado, el cual trata de evaluar la posibilidad de utilizar evolución asistida como herramienta para restaurar arrecifes coralinos afectados por altas temperaturas como consecuencia del cambio climático. Sé que suena un poco complicado de entender, pero principalmente estamos tratando de ver si colonias coralinas que son resistentes a altas temperaturas pueden transmitir la resistencia a su descendencia.


Lo difícil en estos experimentos es poder realizar exitosamente los cruces sexuales entre las colonias de interés, dado que trabajar con reproducción sexual de corales es bastante complicado y como es un evento que solo ocurre una vez al año requiere de mucha planificación. Dos días después de regresar de la Antártida me trasladaré a Palau, una isla en el Pacifico donde estamos desarrollando el proyecto y donde estaré hasta finales del año haciendo experimentos.

Fecha: 15/FEB/2018