Tiempo Universitario

| DEPORTES

Nació el 6 de febrero de 1895

Babe Ruth, una leyenda

El toletero de los Yanquis de Nueva York lideró la clasificación de los mejores en cuadrangulares de la Liga Americana durante varias temporadas y durante varios años mantuvo el récord para una temporada con 60

Raúl Medina Sella

Tiempo Universitario
Babe Ruth, fue uno de los primeros cinco jugadores en ocupar un espacio en el Salón de la Fama del Béisbol, en Cooperstown.
Fotógrafo: Tomado de latimes.com
 

Uno de los más grandes peloteros de las Ligas Mayores de Béisbol, de mayor talento y más populares de la historia, cuyo nombre era George Herman Ruth, conocido como Babe Ruth, nació en Baltimore, Maryland, Estados Unidos el 6 de febrero de 1895, por lo que un día como hoy estaría cumpliendo 123 años.

 

Los inicios de este extraordinario pelotero fueron como un brillante lanzador y apenas con 20 años, Jack Dunn, propietario de los Orioles de Baltimore, reconoció su talento y lo contrató.


Los compañeros de equipo al verlo lo nombraban como el nuevo “Babe” (bebé) de Jack Dunn, el sobrenombre le quedó y apenas 5 meses después de su llegada a este equipo fue adquirido por los Medias Rojas de Boston.


En ese equipo, cumplió una gran labor como lanzador en los 6 años que estuvo en la franquicia, siendo el primero de ellos en 1914 el más irregular, donde abrió en tres oportunidades, ganó dos y perdió, uno con 3.91 puntos de efectividad. 

 

Su llegada a los Yanquis

 

“Babe” Ruth fue enviado a los Yanquis de Nueva York a cambio de 125 mil dólares en efectivo y otros 300 mil que el dueño de los Medias Rojas, Harry Frazee, usó para financiar sus producciones de Broadway, lo que los conocedores han considerado una de las peores transacciones realizadas en la historia del deporte estadounidense.


Es de destacar, que la novena bostoniana que había logrado cinco títulos en Series Mundiales hasta ese momento, las tres últimas con Ruth en plan estelar, no volvió a ganar otro título hasta el 2004. Esta etapa de 86 años de sequía fue denominada como “La maldición del bambino”.


Ruth despertó del letargo a este deporte durante sus primeros años con los Yanquis, debido al escándalo de juegos arreglados en la temporada de 1919. Desde ahí formó una leyenda alrededor de su persona, tanto dentro como fuera del campo: sus numerosos récords, anécdotas, su pasión por la vida nocturna y su desmedida inclinación por la comida y la bebida, que le hacían poseer una oronda figura, muy lejos de lo que hoy sería definido como deportista. Su popularidad entre los niños y tantos otros aspectos, lo convirtieron en un ícono por excelencia en los Estados Unidos.


Justo en la temporada de su debut con los “Mulos del Bronx” en 1920, Ruth estableció récord de 59 jonrones en una temporada, sobrepasando la que él mismo había impuesto el año anterior con 29.


El “Bambino”, como también era conocido, lideró la tabla de los jonroneros de la Liga Americana en las campañas del 1918 (11) y 1919 (29), con Los Medias Rojas de Boston. Al pasar a los Yanquis encabezó esa clasificación en 1920 cuando impuso nuevo récord al disparar 54 cuadrangulares, cifra el año siguiente elevó a 59.


También dominó la cuenta en batazos de vuelta completa, en los años: 1923 (41), 1924 (46), 1926 (47), 1927 (60), 1928 (54), 1929 (46), 1930 (49) Y 1931 (46), dejando el primer lugar sólo en las temporadas de los años 1922, 1925, 1932, 1933 y 1934.


La marca de 60 jonrones en una temporada perduró hasta 1961, cuando Roger Maris (Yanquis) la sobrepasó con 61; sin embargo, los anotadores oficiales resaltaron que Ruth lo hizo en una temporada de 154 juegos; Maris en cambio, lo hizo en una de 162.


En la actualidad el récord de jonrones en una sola temporada lo ostenta Barry Bonds, con 73 en el año 2001, quien posee el récord absoluto de bateados de por vida con 762.


El ídolo de Nueva York fue, durante su estadía en el equipo de la ciudad, un jugador que siempre estuvo por encima de los 300 puntos de averaje. Solamente en la temporada de 1925 quedó por debajo del promedio deseado, al quedar en 290 puntos y en la temporada del 1934, su última en los Yanquis con 288, mientras que en la de su retiro con Boston apenas pudo batear para 181 y su promedio de por vida en las Grandes Ligas fue de 342, excelente.


Ruth ingresó en el Salón de la Fama del Béisbol el 29 de enero de 1936, junto con Ty Cobb, Honus Wagner, Chisty Mathewson y Walter Johnson; convirtiéndose en uno de los primeros cinco jugadores, en ocupar un espacio en Cooperstown.


La leyenda de los “Bombarderos del Bronx”, murió a causa del cáncer, el 16 de agosto de 1948, a la edad de 53 años, y nunca pudo cumplir su mayor deseo que era ser manager de los Yanquis, o de cualquier otra novena dentro del circuito de las Grandes Ligas.

 

Fecha: 06/FEB/2018