Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Este martes

Comedor de la UC volvió a cerrar sus puertas

Los 10 mil bolívares aprobados por el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología por bandeja servida por cada estudiante, hace imposible prestar el servicio

Beatriz Oliva

Tiempo Universitario
Ante la ausencia de alimentos, los trabajadores del comedor realizan labores de mantenimiento.
Fotógrafo: Tomada de El Carabobeño
 

El comedor de la Universidad de Carabobo volvió a cerrar sus puertas este martes. El director de la dependencia, Ramón Bravo, informó que los 10 mil bolívares aprobados por el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología por bandeja servida por cada estudiante, hace imposible prestar el servicio.

 

Bravo explicó que en situaciones similares se podía comprar los alimentos a los proveedores, pero ante los elevados costos, con 10 mil bolívares se hace imposible pagar un almuerzo, que está por debajo de lo que cuesta un pan en cualquier panadería en Carabobo.

 

Aunado a esto, el director de Comedores recordó que desde noviembre se mantiene una deuda con los proveedores, que supera los 900 millones de bolívares, sin embargo, la semana pasada se pudo prestar el servicio con 4 mil 800 kilos de pollo que envió el ministerio y por llegar a un acuerdo con las personas que despachan los alimentos.

 

“Los proteicos enviados por el ministerio solo alcanzaban para cuatro días, pero se tomaron las medidas necesarias para prestar el servicio durante seis, tomando en cuenta que en la estructura central también se cocinaban los alimentos para la estructura central y para Aragua”.

 

Para prestar el servicio a la comunidad universitaria, la rectora Jessy Divo de Romero y la directiva de la dependencia notificaron a representantes de la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU) la dificultad presentada, y estos se comprometieron a enviar productos cárnicos lo antes posible.

 

Ante la ausencia de alimentos, los trabajadores del comedor realizan labores de mantenimiento para brindar el servicio cuando llegue la proteína. “Todo esto se da, en momentos tan difíciles donde las becas estudiantiles no alcanzan, donde los obreros gastan más en un pasaje que lo que ganan semanalmente, donde la quincena de un empleado alcanza para un kilo de queso, y donde los docentes están en la peor crisis de la historia”, refirió Bravo.


Finalmente, el directivo destacó que la crisis económica que se registra en el país ha obligado a estudiantes, trabajadores y obreros a hacer uso significativo del servicio, por lo que desde el comedor se hace un gran esfuerzo por atender las necesidades de todos los ucistas, además resaltó el compromiso del equipo de la Coordinación de Desarrollo Estudiantil de Aragua, que todos los días se trasladaba a la estructura central, en Bárbula, para retirar los alimentos preparados y poderlos servir en La Morita.

 

Fecha: 30/ENE/2018