Tiempo Universitario

| NOTICIAS

14 de febrero: Miércoles de Ceniza

Un ritual que recuerda la caducidad de la condición humana

Es el comienzo de la Cuaresma, un período de cuarenta días que precede a la Semana Santa, la cual se inaugura el Domingo de Ramos

Antonella Fischietto M.

Tiempo Universitario
La ceniza impuesta en la frente de los feligreses proviene del follaje incinerado el Domingo de Ramos del año anterior.
Fotógrafo: Rafael Delgado
 




El miércoles de Ceniza, un ritual que permanece intacto en los calendarios litúrgicos católico y anglicano, así como otras denominaciones protestantes (luterana, presbiteriana) es el comienzo de la Cuaresma, un período de cuarenta días que precede a la Semana Santa, la cual se inaugura el Domingo de Ramos.


La Cuaresma, que conmemora el tiempo en que Jesús se retiró al desierto durante cuarenta días,  no tiene una fecha fija en el calendario, pero siempre será entre el 4 de febrero y el 10 de marzo. En el año 2018, se conmemora el 14 de febrero, que, por coincidencia, también es Día de San Valentín o del Amor y la Amistad.


Para los católicos, miércoles de Ceniza es día de ayuno y abstinencia (al consumo de carne roja), igual que el Viernes Santo. Este día en el tempo se realiza la imposición de la ceniza a los fieles que asisten a misa.


Al concluir la homilía, se bendice la ceniza con una breve oración a cargo del sacerdote celebrante, quien esparce las finas gotas sobre las vasijas que contienen las cenizas.


Las cenizas que el sacerdote impone en forma de cruz en la frente de los feligreses se obtienen de la incineración de hojas y tallos dispuestos para la celebración del Domingo de Ramos del año inmediatamente anterior.


Dichas cenizas son bendecidas y colocadas en la frente como signo de la caducidad de la condición humana, de penitencia y de conversión. Esta práctica nos recuerda que algún día volveremos a convertirnos en el polvo. Por costumbre generalizada, mas no por obligación, la cruz de ceniza en la frente se deja hasta que desaparezca por sí sola.


Este ritual se practica desde el siglo XI y, en principio, las cenizas se imponían sólo a los penitentes públicos como signo de marginación.

Fecha: 14/FEB/2018