Tiempo Universitario

| NOTICIAS

El fenómeno no ocurría en América Latina desde los años 80

Es primera vez en la historia que Venezuela experimenta hiperinflación

La economista, docente e investigadora Rosa María Morales, expresó que este fenómeno no es otra cosa que una inflación por lo menos del 50%, que se repite mensualmente

Maigualida Del Valle Villegas

Tiempo Universitario
La doctora Morales, considera preocupante que no se hayan tomado medidas para enfrentar la situación en el país. Pidió tomar como ejemplo a países del continente que lograron salir del fenómeno.
Fotógrafo: Orlando Nader
 

En Venezuela no existen indicadores económicos oficiales, lo que hace un tanto difícil a las empresas y organismos especializados predecir las perspectivas económicas para el país, sin embargo; algunos expertos hacen sus estimaciones y cálculos basados en datos disponibles.

 

Lo cierto es que en el país hay un panorama que sugiere que el país enfrenta un fenómeno hiperinflacionario, que es experimentado por ciudadanos día a día al intentar adquirir bienes y servicios. La variación de los precios se realiza en algunos casos diariamente.


La economista Rosa María Morales, docente investigadora del Instituto de Investigaciones de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Carabobo (Infaces), expresó que la hiperinflación no es otra cosa que una inflación de por los menos 50%, que se repite mensualmente.


“Si se toma en cuenta que la inflación es la variación porcentual de los precios, si se tiene esa diferenciación porcentual de los precios todos los meses estamos hablando de hiperinflación”, dijo la experta.


La doctora en Economía explicó que en Venezuela desde diciembre de 2015 el Banco Central de Venezuela (BCV), dejó de publicar las cifras oficiales, que no permiten la comparabilidad de las cifras con otros países. “El fenómeno está en la calle, la gente lo siente, así lo ocultes o no lo midas oficialmente, ya se reconoce”.


De allí que diferentes organismos hagan sus proyecciones, entre ellos la Asamblea Nacional (AN), quien refiere que la inflación alcanzó los 2.616 por ciento. El Fondo Monetario Internacional estimó que en octubre de 2017 habría alcanzado los 652,7%, estimando que para el cierre de 2018, podría alcanzar los 2.349,3%. Por su parte, el reconocido economista Steve Hanke, asegura que la inflación llegó a 3.473,91% en octubre de 2017.


“Cada quien tiene una forma de medir el proceso, independientemente de cómo se mida, es un hecho que hay hiperinflación”, manifestó Morales.

 

Fenómeno inédito en Venezuela

 

La hiperinflación es un fenómeno sumamente raro, no todos los países lo experimentan, de hecho no ocurría en América Latina desde los años 80, y es la primera vez en la historia que Venezuela la experimenta.


Ecuador, Brasil, Bolivia, Perú y Argentina, son los países del continente que sufrieron de hiperinflación en los años 80, por lo que han transcurrido más de 25 años que no se tenía el fenómeno en el continente, tal como lo destacó la economista.


En 1989 durante el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez, se alcanzó una cifra de 189% en un mes, la que era conocida como la inflación más alta de la historia en Venezuela, hasta finales del año 2016, cuando fue superada esa cifra; aunque eso no puede ser considerado como hiperinflación.


“Esto significa que se está llevando muy mal la economía, pues se tiene un desorden fiscal financiero y monetario, que lleva al aumento de precios descontroladamente, una vez que se llega a este espiral es algo sin control y no vas a salir hasta implementar medidas en conjunto”, manifestó la investigadora.



Experiencias anteriores

 

Morales citó tres casos específicos de países latinoamericanos que salieron de la hiperinflación al aplicar planes idóneos para tal fin, como fue el caso de Brasil, Bolivia y Ecuador.


Brasil tardó en reducir la hiperinflación, implementando varios cambios de moneda que no les funcionaron, hasta que se puso en marcha el Plan Real propuesto por economistas brasileros, que consistió en un plan económico de ajuste fiscal, que frenó el financiamiento de gastos excesivos y procuró no imprimir dinero inorgánico. Fueron los primero en implementar una moneda virtual.


En Bolivia tenían un déficit fiscal, no tenían ingresos suficientes por impuestos, con una inflación de 20 mil por ciento al año. Para abordar la situación se llamó al economista Jeffrey Sachs, quien propuso medidas como: poner orden fiscal, controlar el gasto, crear mecanismos para la recolección de impuestos y dejar de emitir moneda inorgánica.


Entre otras medidas tomadas en ese país, estuvo la de abolir los controles de precios, permitir mecanismos de liberación de la economía en muchos aspectos, además de implementar un cambio de moneda, aunque no al dólar, lo que permitió que después de seis meses lograran controlar el fenómeno.


En el caso de Ecuador procedieron a dolarizar su economía, en vez de crear una nueva moneda o cambiarle el nombre, decisión que fue tomada a la par de otra serie de medidas, que acompañaron el plan ideado por el economista Steve Hanke.

 

El caso venezolano

 

En Venezuela se produce esta situación, debido a que el país financiaba sus gastos con el ingreso petrolero que era muy alto, lo que hizo que con la baja en los precios de los hidrocarburos, que se tradujo en menos ingresos por, se ha hecho imposible sostener los mismos gastos, debido a que no existe posibilidad de hacerles frente, con una gasolina controlada, bienes y servicios subsidiados, a los que se suma un control de precios y en el cambio de las divisas extranjeras.


Para la doctora Morales, resulta preocupante que en Venezuela a estas alturas no se hayan tomado medidas para controlar la hiperinflación. Consideró que en la actualidad se está en una escalada, pues una vez se inicia el proceso de hiperinflacionario no se detiene por decreto, esta se debe afrontar con un una serie de medidas.


La economista cree que el decreto de “Emergencia económica” implementado por el Presidente Nicolás Maduro, lo que hace es darle más poder al primer mandatario nacional, reeditando así las mismas acciones y tomando una serie de medidas parecidas a las que llevaron a la situación. “Si seguimos con esa misma línea no saldremos de la crisis”, expresó.


“Cualquiera de las experiencias de Latinoamérica, incluso una combinación entre ellas se puede tomar en Venezuela, pero que hagan algo. Uno de los problemas que tenemos es el de liquidez, el otro es que no hay capacidad productiva, eso hace que los bienes sean más escasos”, detalló.


Aunque dijo que el cambio de la moneda es una de las medidas que puede ser ejecutada, cree que esta no es una condición necesaria y suficiente, para brindar una solución al problema, debido a que hay una serie de factores que deben ser atacados, por lo que se deben evaluar las otras experiencias del continente además del revisar otros casos a nivel mundial, para contrastarlos con los de Venezuela y poder tomar las mejores decisiones, dado que cada país tiene sus particularidades.

 

¿Qué hacer?

 

La experta considera que el país cuenta con un buen sistema de recolección de impuestos, pero existe un problema relacionado con el gasto discrecional, por lo que se hace necesario devolverle la independencia al Banco Central de Venezuela, poner disciplina en el desorden financiero y en el gasto.


“Independiente de que cambies de moneda, hay que tener disciplina fiscal y monetaria para poder estabilizar”, expresó la experta en la materia, aunque aseguró que no es partidaria de dolarizar la economía venezolana, si no se disciplina la economía.


“En el escenario venezolano, se puede estabilizar si se toman una serie de medidas en conjunto, no hay una predicción certera de cuánto tiempo nos tomará salir de la hiperinflación, pueden ser periodos cortos de un año, pero largos también. Pues aquí no se ve disposición política para dejar que un grupo de economistas tomen las medidas necesarias”.

 

Consejos para los ciudadanos

 

La investigadora del Infaces recomienda a la ciudadanos, que el dinero que perciban en bolívares, lo utilicen en adquirir bines y servicios, porque lo que hoy puede ser considerado caro, mañana puede ser más costoso aún.


Otra medida importante, es buscar un segundo empleo o desarrollar algún oficio que permita tener ingresos extras, tomando en cuenta que este período puede ser corto, pero también puede extenderse un tiempo. Generar dólares también es una salida.


Aconsejó a quienes poseen dólares, que los guarden y que solo los vendan si tienen una necesidad. Dijo que lo ideal es irlos cambiando de a poco, en ventas de 20, 10 e incluso 5 dólares y no de una sola vez. En el caso de poseer bienes que se estén depreciando, Morales sugiere que éstos deben ser vendidos en moneda extranjera, para poder proteger ese dinero.


Para la economista, es el momento para que los trabajadores retiren cualquier tipo de adelantos de prestaciones sociales, beneficios de cajas de ahorros o para adquirir bienes de consumo.


Por último, recomendó a las personas abstraerse de la crisis y entretenerse un poco, realizando actividades de interés, pero sin poner en riesgo la alimentación, pues cree necesario mantenerse saludable, porque enfermarse en estas circunstancias es muy costoso.

Fecha: 23/ENE/2018