Tiempo Universitario

| NOTICIAS

31 de diciembre: Fin de año

Ningún calendario mide con precisión la rotación del planeta tierra

El calendario que se utiliza hoy día en muchos países del hemisferio occidental fue establecido por el Papa Gregorio XIII, en sustitución del juliano que tuvo una duración de 1.600 años

Antonella Fischietto M.

Tiempo Universitario
Se cierra un ciclo de 365 días del calendario gregoriano.
Fotógrafo: Gema Durán
 

Con el arribo del 31 de diciembre, se cierra un ciclo de 365 días del calendario gregoriano, el cual  utiliza las medidas de tiempo (días, semanas, años) que se emplean actualmente en muchos países del mundo.


Este calendario debe su nombre al Papa Gregorio XIII, quien se mostró disconforme con el calendario juliano que se utilizaba en tiempos en que inició su papado, en 1572, por cuanto la pascua, una de las fechas más importantes para la Iglesia Católica, no correspondía con las estaciones del año.


La palabra calendario procede del latín “calendarium”, término que los romanos utilizaban para referirse al libro de contabilidad. Los calendarios median el tiempo en ciclos lunares. En nuestros días, se entiende por calendario el registro sistemático del tiempo organizado en años, meses y días, y en el que se puede hallar información diversa que incluye las fases de la luna, el santoral, y festividades religiosas y civiles.



Imprecisiones del calendario juliano

El desorden en la medición del tiempo se debía obedecía a la utilización del calendario juliano en los últimos mil 600 años. El mismo se basaba en el movimiento del sol para medir el tiempo.

 


El emperador romano Julio César, a quien debe el nombre el calendario juliano, asumió el control del caos que provocaba aquel sistema de medición, ya que era manipulable. La  debilidad que presentaba fue aprovechada por gente poderosa e influyente de la época, al añadir días o meses al año.

 


El calendario juliano constaba de 364 días y un cuarto, lo que se aproximaba al tiempo que tarda la Tierra en girar alrededor del sol desde el inicio de la primavera hasta el próximo comienzo de esta estación en el hemisferio norte.
Por lo general, el calendario juliano incluía 365 días, pero tenía uno adicional cada cuatro años. El día adicional, que debía agregarse antes del 25 de febrero de cada año, era la suma de ese cuarto de día.

 


A pesar del perfeccionamiento, el calendario juliano no era suficientemente preciso, en razón de que el año tropical (rotación de la Tierra alrededor del sol) dura aproximadamente 365 días, 5 horas, 48 minutos y 46 segundos, y no 365 días y 6 horas. La diferencia del calendario de Julio César tenía una diferencia de 11 minutos y 14 segundos, la cual significaba que cada 128 años estos minutos sumaban un día completo.



Mejoras del calendario gregoriano

El Papa Gregorio XIII publicó un documento el 24 de febrero de 1582 que anunciaba el nuevo calendario oficial de la Iglesia católica. Visto que el calendario juliano tenía diez días de diferencia, el Papa resolvió que el 4 de octubre de 1582 sería seguido por el 15 de octubre de 1582.

 


Algunas críticas que recibió la modificación del calendario eran la pérdida para siempre de esos diez días de diferencia, el inicio del año el primer día de enero y ya no el 25 de marzo, y la determinación de la fecha de pascuas bajo un nuevo método.


El calendario gregoriano incluye 365 días y se le agrega un día cada cuatro años. El día adicional se agrega después del 28 de febrero, en lugar del 25 de febrero en el calendario juliano. El inconveniente de esta modalidad es que no habría años bisiestos en los años que finalizan en 00, excepto si estos años fuesen divisibles por 400; de manera que los años 1700, 1800, 1900 y 2100 no serían años bisiestos, en cambio sí lo serían 1600 y 2000


Las mejoras que se hicieron al calendario gregoriano permitieron aumentar la precisión, sin llegar a la perfección. Añadiendo segundos al reloj es posible que el calendario coincida con el año tropical.

Fecha: 31/DIC/2017