Tiempo Universitario

| NOTICIAS

10 de diciembre: Declaración Universal de los Derechos Humanos

La paz es un derecho de todos los pueblos del mundo

La legislación supranacional vigente desde 1948, al terminar la Segunda Guerra Mundial, consagra además que los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derecho

Antonella Fischietto M.

Tiempo Universitario
Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, según la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
Fotógrafo: Angélica Hidalgo
 

 

Según la Declaración Universal de los Derechos Humanos, todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

 

Estos derechos exclusivos de la persona humana están consagrados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, creada al terminar la Segunda Guerra Mundial.

 

Desde entonces, se reconoce el derecho humano a la paz, tanto a lo interno de cada país como fuera de sus fronteras; y consagra junto con el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, derechos fundamentados en la libertad y la igualdad.

 

El reconocimiento de los derechos humanos es producto de años de luchas y revoluciones en diversas partes del mundo. Se han logrado importantes avances, pero persisten muchas desigualdades en el mundo que violan derechos humanos. Ejemplo de ello son los conflictos que provocan una migración masiva desde Africa.

 

El Estado, la comunidad internacional y las instancias de decisión de organismos internacionales cumplen un papel determinante en el respeto de los derechos humanos.

 

Derechos humanos fundamentales

 

Entre otros derechos fundamentales que consagra esta legislación supranacional es que todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

 

El 10 de diciembre quedó establecido como Día Universal de los Derechos Humanos, tal como lo estableció en 1948 la Asamblea General de las Naciones Unidas al aprobar el documento declarativo.

 

Allí se establece que toda persona tiene todos los derechos y las libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

 

La Declaración Universal de los Derechos Humanos, en su Preámbulo, considera que “la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana”

 

Otra de las consideraciones que recoge dicho preámbulo es que “el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad”.

 

 

Fecha: 10/DIC/2017