Tiempo Universitario

| NOTICIAS

3 de diciembre: Día Internacional de las Personas con Discapacidad

Avances legislativos y tecnológicos han favorecido su inserción en la sociedad y a la vida productiva

Muchas personas que presentan algún tipo de discapacidad tienen nuevas oportunidades gracias a los avances en la legislación internacional y a lo interno de países signatarios de convenios que reconocen sus derechos

Antonella Fischietto M

Tiempo Universitario
En 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 3 de diciembre Día Internacional de las Personas con Discapacidad.
Fotógrafo: tomada de incluyeme.com
 

La discapacidad, congénita o adquirida a lo largo de la vida, representa una de las barreras más difíciles de superar para el ser humano, debido a la estigmatización de la sociedad.

 

Afortunadamente, muchas de las personas que presentan algún tipo de discapacidad tienen nuevas oportunidades en el mundo actual, gracias a los avances en la legislación internacional y a lo interno de países signatarios de convenios que reconocen sus derechos, a una mayor comprensión de esta condición en la sociedad y a los progresos de la ciencia y la tecnología a favor de estas personas.

 

En 1992, al concluir el Decenio de las Naciones Unidas para los Impedidos (1983-1992), la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 3 de diciembre Día Internacional de las Personas con Discapacidad.

 

Esta iniciativa abrió las puertas a nuevos emprendimientos para ampliar los derechos de las personas con discapacidad y equipararlos a los de las demás individuos para el goce de una vida sin restricciones por sus condiciones físicas.

 

Legislación nacional e internacional

 

En Venezuela se logró avanzar en materia de derecho de las personas con discapacidad con la Ley para las Personas con Discapacidad, vigente desde 2007. En su Artículo 1°, se señala que esta ley tiene por objeto “regular los medios y mecanismos, que garantice el desarrollo integral de las personas con discapacidad de manera plena y autónoma, de acuerdo con sus capacidades, el disfrute de los derechos humanos y lograr la integración a la vida familiar y comunitaria, mediante su participación directa como ciudadanos y ciudadanas plenos de derechos y la participación solidaria de la sociedad y la familia”.

 

En esta ley se entiende por discapacidad “la condición compleja del ser humano constituida por factores biosicosociales, que evidencia una disminución o supresión temporal o permanente, de alguna de sus capacidades sensoriales, motrices o intelectuales que puede manifestarse en ausencias, anomalías, defectos, pérdidas o dificultades para percibir, desplazarse sin apoyo, ver u oír, comunicarse con otros, o integrarse a las actividades de educación o trabajo, en la familia con la comunidad”.

 

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), “una discapacidad es toda restricción o ausencia (debido a una deficiencia) de la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano”.

 

Apoyo de la tecnología

 

Mientras se producen avances en materia de derechos de estas personas, tambipen se han generado importantes avances tecnológicos en la última década que han contribuido, en grado diverso, a mejorar la calidad de vida de quienes tienen algún tipo de discapacidad.

 

A modo de ejemplo, los teléfonos móviles, con sus diversos servicios y aplicaciones multimedia, brindan oportunidades de estudio y trabajo (teletrabajo) a personas que antes no tenían ninguna posibilidad de integrarse a la sociedad y realizar una labor productiva para sí y para la sociedad.

 

Asimismo, el desarrollo de nuevas prótesis para el reemplazo de miembros superiores o inferiores ha favorecido la reinserción de personas útiles a la sociedad y a la actividad productiva.

Fecha: 03/DIC/2017