Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Según el historiador Asdrúbal González

Extranjeros dejaron testimonio de la ciudad y sus mujeres en el siglo XIX

Este tema fue abordado por el escritor en el Foro Académico: De 1892 a 1904, Los años del despertar. Lectura Histórica de la Universidad de Valencia, actividad que estuvo enmarcada en los 125 años de la fundación de la Universidad de Carabobo

Antonella Fischietto M.

Tiempo Universitario
Testimonios escritos de finales del siglo XIX dan cuenta de la belleza de la ciudad de Valencia, incluida la iglesia catedral, y de la mujer.
Fotógrafo: Tomada de Notitarde
 

De acuerdo con referencias presentadas por el escritor e historiador Asdrúbal González, la mujer valenciana tenía ganada la fama de elegante y bella desde finales del siglo XIX, así como también se describía a la capital carabobeña como la más linda de Venezuela.

 

González habló de varios personajes que estuvieron en Valencia en la década finisecular del siglo XIX, comprendida desde 1890 hasta 1900, que forma parte del período en el cual se crea la Universidad de Carabobo.


Sus referencias escritas del ambiente que caracterizaba el lugar, donde se crearía la actual casa de estudios superiores, fueron señaladas durante su participación en el Foro Académico: “De 1892 a 1904, Los años del despertar. Lectura Histórica de la Universidad de Valencia”. Evento que se realizó en el Centro de Interpretación Histórica, Cultural y Patrimonial de la UC, organizado con motivo de los 125 años de su fundación.


Quien es individuo de número de la Academia de la Historia del estado Carabobo, mencionó a Wilhen Sievers, el geógrafo más importante del mundo en el período en que vino a Venezuela.


Este personaje, según lo descrito por González, duró un año viviendo en Venezuela para hacer estudios de las zonas de desarrollo agrícola. Sus padres vivían en San Esteban, al sur de Puerto Cabello.


-El estuvo en Valencia y se enamoró de esta ciudad. Hizo unas descripciones de Valencia extraordinariamente bellas. Consideró hermosos los plenilunios en Valencia y describió a la luna como un farol, comentó el escritor.


Una referencia adicional de Sievers acerca de esta ciudad para aquel entonces fue: “Dios parece estar más cerca de Valencia que de cualquier otro lugar del universo”. González precisó que este geógrafo norteamericano calificó de hermosa la Catedral de Valencia.


Otro personaje que estuvo en Valencia y que dejó su testimonio por escrito fue el también norteamericano Eloy Curtis, quien vino con Sievers y habló de la mujer valenciana. Para Curtis, las valencianas eran mujeres muy hermosas. De la ciudad, dijo que, en todo el trópico, no hay ciudad más bella ni ubicación más pintoresca que Valencia.
Asimismo, citó a Jenny de Tallenay, autora de “Recuerdos de Venezuela (Apuntes de viaje)” y quien era hija del cónsul francés en aquellos años. Ella se refiere a la fama de la mujer valenciana de que es bella.


Sentada desde un banco de la Plaza Bolívar de Valencia, Jenny de Tallenay, observa: “Pronto las vimos desfilar. Las señoras elegantemente trajeadas con el libro de oraciones o el rosario en la mano, la cabeza cubierta con la mantilla”. Agrega en la descripción que la mayor parte de ellas eran bonitas y que la valenciana vestía a la última moda de París.

Fecha: 17/NOV/2017