Tiempo Universitario

| NOTICIAS

14 de noviembre: Día Mundial contra la Diabetes

OMS advierte rápido aumento en número de pacientes con diábetes

El organismo especializado del sistema de Naciones Unidas insta a los Estados Miembros a adoptar políticas y programas dirigidos a la prevención, tratamiento y atención de la diabetes

Antonella Fischietto M

Tiempo Universitario
La epidemia de diabetes está aumentando rápidamente en muchos países.
Fotógrafo: Gema Durán
 

La epidemia de diabetes está aumentando rápidamente en muchos países y ocurre de modo extraordinario en las naciones de ingresos bajos y medianos, a pesar de que una gran proporción de los casos es prevenible.

 

Así lo advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS), organismo especializado del sistema de Naciones Unidas que insta a los Estados Miembros a adoptar políticas y programas dirigidos a la prevención, al tratamiento y a la atención de la diabetes.

 

En el 2007, la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) declaró el 14 de noviembre como Día Mundial contra la Diabetes. Esta resolución reconoce “la acuciante necesidad de llevar a cabo actividades multilaterales para promover y mejorar la salud humana y facilitar el acceso al tratamiento y a la instrucción sobre atención de la salud.

 

De acuerdo con estimaciones, la prevalencia mundial de diabetes (normalizada por edades) se elevó del 4,7 por ciento en 1980 al 8,5 por ciento en 2014, es decir, casi duplicó. En términos absolutos, se habla de 108 millones de adultos con diabetes en 1980 a 422 millones en 2014 en todo el mundo.

 

Según la OMS, la diabetes es una enfermedad crónica que se presenta cuando el páncreas no produce suficiente insulina, o cuando el cuerpo no puede utilizar eficazmente la insulina que produce.

 

La insulina es una hormona que se encarga de regular el nivel de azúcar en sangre y aporta la energía necesaria para vivir. El azúcar que no puede llegar a las células para transformarse en energía se acumula en la sangre hasta elevarse a niveles perjudiciales.

 

Hay dos tipos de diabetes: tipo 1 y tipo 2. Las personas con diabetes tipo 1 no producen insulina, por lo cual requieren constantes inyecciones de insulina para vivir; y aquellas con tipo 2, que representan el 90 por ciento de los casos, producen insulina pero en cantidades insuficientes o no la utilizan adecuadamente.

 

Los pacientes con diabetes tipo 2, por lo general, tienen sobrepeso y son sedentarias, dos factores que incrementan los requerimientos de insulina.

 

Los niveles altos de insulina en sangre se conocen con el nombre de hiperglucemia. Con el paso del tiempo, la glicemia alta condiciona el funcionamiento de importantes órganos, a tal punto que pueden producirse ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, neuropatías, insuficiencia renal, ceguera, impotencia e infecciones que no curan hasta llevar a la amputación.

 

Fecha: 14/NOV/2017