Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Asumía la vida como un arte poético

José Joaquín Burgos, hombre de letras y creador de senderos para la cultura

El poeta José Joaquín Burgos formó parte del equipo fundador de Tiempo Universitario. En el 2015, fue nombrado Cronista de Valencia, donde falleció este lunes, por causa de los problemas cardiovasculares que venía presentando. Tenía 84 años de edad

Daniela Chirinos

Tiempo Universitario
El maestro José Joaquín Burgos asumía la vida como un arte poético por eso nunca paró de escribir.
Fotógrafo: Cortesía de Dayana Salazar
 

El maestro José Joaquín Burgos asumía la vida como un arte poético, pero el problema –decía- es que la gente se dé cuenta de qué es un arte poético.  Autor de no menos de 15 obras publicadas y referidas a poesía, narrativa y ensayo, también se dejaba desbordar en otra de sus pasiones: el interés por los datos históricos y las ansias de contarlos. De ahí que, varios de sus libros los haya  dedicado a hechos y anécdotas de Guanare y Valencia.

 

A la capital carabobeña llegó hace más de 60 años, apenas se graduó como docente de castellano y literatura, y tuvo la posibilidad ejercer su profesión en el Liceo Pedro Gual. En esta ciudad nacieron sus hijos y nietos, y en el 2015 fue nombrado Cronista de Valencia, por el Concejo Municipal.

 

Residencia de la urbanización Fundación Mendoza. Allí, la mañana de este lunes 7 de agosto, falleció el maestro José Joaquín Burgos, a causa de los problemas cardiovasculares que venía presentando hace un buen tiempo. Tenía 84 años.

 

Le sobreviven sus hijos Laura Burgos de Mejías y Luis Gonzalo Maradei . Sus restos están siendo velados en la funeraria Santa Rosa, ubicada frente al parque Negra Hipólita. Está previsto que el sepelio se realice a la una de la tarde de este martes, en el cementerio Jardines del Recuerdo.

 

Fue directivo del Colegio de Profesores de Venezuela. Dirigió, por varios periodos la Asociación de Escritores de Venezuela seccional Carabobo, fue presidente de la Asociación de Escritores de Venezuela y miembro Correspondiente de la Academia de la Historia del Estado Carabobo.

 

Entre los múltiples reconocimientos que le fueron conferidos destacan el Doctorado Honoris Causa de la Universidad Experimental de Los Llanos Ezequiel Zamora (Unellez); la Orden Hijo Ilustre de Guanare, Orden Arturo Michelena en su única clase, Orden Ciudad de Valencia en su primera clase, entre otros.

 

Razones para hacer poesía

Nadie se lo preguntó, pero el maestro quiso dejar por escrito en el prólogo de uno de sus libros (“El Pozo del arcoíris”, 1998) porqué le provocaba ser poeta: Para cantar estas cosas, conversar con la sombra de los abuelos, estrechar las manos milagrosas del doctor Miguel Oráa, escuchar a Bolívar debajo de los samanes de El Peonío, y hasta ver por la mañanita  cómo la Virgen de Coromoto sale de la iglesia y se va por las calles a repartir sus bondades y su ternura.

 

Sí, el maestro se dejó influenciar por la riqueza de sus vivencias en Guanare porque, por ejemplo,  creció cerca de la plaza Bolívar, en una casa que era de la Compañía Güipozcoana; además fue criado por sus tías maternas, dado que su padre murió cuando él tenía 2 años de edad y a los 8 perdió a su mamá. También perdió a sus hermanos Joaquín Antonio, Venicia y Nelly, como consecuencia de enfermedades de la época.

 

A su amada doña Licelia Rodríguez de Burgos le dedicó gran parte de su producción poética. Se conocieron y casaron en Guanare. Juntos construyeron un sólido matrimonio de 60 años, a los que se suman 5 más de noviazgo. Ella, el amor de su vida, falleció en enero de este año. “La casa sin Licelia no es la casa/ ni siquiera es la casa sin Licelia /sencillamente no es”, estos versos  casi los incluyó en “Cansancios de orilla” (2012), su quinto poemario. 

 

Días en Tiempo Universitario

Por casi 25 años, Tiempo Universitario circuló de manera ininterrumpida como un semanario impreso. Se publicaba cada lunes y en sus inicios contó -y por muchos años- con dos respetados hacedores de cultura y periodismo: Rafael Simón Hurtado (narrador y Premio Nacional de Periodismo Científico) y José Joaquín Burgos, “uno de los poetas herederos de Homero, pluma del mejor diario El Nacional, faro de humanidad y sabiduría”.

 

Así lo escribió hace exactamente un año,  Orlando Baquero, promotor académico y cultural del Centro de Interpretación Histórica de la UC, en el muro de Facebook del maestro Burgos. “Cada reunión del consejo editorial para planificar una portada o un tema a desarrollar en la edición siguiente, era una cátedra”, describió.

 

El poeta Burgos se encargaba de redactar el editorial que se publicaba en la página 2, seguida de Muestras sin Retoques,  espacio al que accedieron –y actualmente sigue publicándose en esta página web- con libertad y pluralidad, las audacias narrativas, las novedades poéticas, las propuestas ensayísticas y las intrepideces fotográfica, como redactó Rafael Simón en la misma cuenta de la referida red social, para invitar a un conversatorio de Feria Internacional del Libro de la UC 2016.

 

Creador de espacios para la cultura

“Nunca he parado de escribir”, dijo hace cerca de cinco año, el poeta José Joaquín Burgos en una entrevista para Notitarde, donde todos los sábados desde 1975, se publicaron sus “Indocencias”, la columna en la que mostraba con particular humor y  tono fraternal, su visión del acontecer local o dejaba sus reflexiones sobre poesía y narrativa.  

 

En ese mismo rotativo, creó el suplemento cultural Letra Inversa: “un animalito terrible, hermoso, brincón, inesperado en sus cosas, y que nació un día para ser lugar de fraternidad y entorno familiar para los poetas, pintores, artistas en general de esta bella Valencia que ya no es del Rey sino de la eternidad”, escribió en una carta suscrita a quien redacta estas líneas.

 

Su paso por diarios y revistas dejó huellas. Es el caso de las publicaciones Guanaguanare y Simiente de Guanare. Fue director del semanario El Informador que circuló en Portuguesa, en Caracas, participó en la revista Didascalia y en el Boletín del Departamento de Literatura del Instituto Pedagógico Nacional.

 

Y hoy, desde la redacción de Tiempo Universitario enviamos nuestras condolencias a los familiares de este hombre de letras, que dio tanto a esta ciudad en cada uno de los espacios en los que suscribió su nombre para abrir senderos a favor de la cultura y más.  

Fecha: 07/AGO/2017