Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Existen alternativas para todos los hogares

En la actualidad no se pueden cumplir esquemas de alimentación

La nutricionista Marbella Marcano de Invesnut, explica que muchos consultorios de nutrición a nivel privado han cerrado sus puertas y los públicos, han mermado debido a que los pacientes no pueden llevar a feliz término los regímenes alimenticios que son entregados por los especialistas, debido a la situación actual de costos que se vive en el país

Miriangel Romero Herrera

Tiempo Universitario
Según la más reciente Encuesta Encovi 2016, al 93,3 por ciento de los hogares venezolanos no les alcanza el sueldo para cumplir con lo básico.
Fotógrafo: Gema Durán
 

A la hora de cumplir con los esquemas básicos de alimentación en cualquier hogar de Venezuela, primero se piensa en cómo hacerlo con el bajo sueldo que se gana y lo costoso de los productos básicos de la canasta alimentaria.

 

La nutricionista Marbella Marcano del Instituto de Investigación de Nutrición de la Universidad de Carabobo, adscrito al Hospital Universitario Ángel Larralde de Naguanagua, refirió que debido a esta situación, la consulta en este centro ha mermado, pues los padres de los niños que asistían a diario, ya no pueden costear el esquema alimentario que se les proporciona debido a lo costoso de los alimentos en todos los rubros.

 

De igual manera explica, que en la actualidad existe una mal nutrición, que se ha comenzado a traducir en desnutrición (por baja ingesta) y obesidad (por alto consumo de carbohidratos), que influye directamente en el desarrollo del individuo.

 

Alternativas y sustitución


Se ha visto en muchos hogares, que por el alto precio de la harina de maíz, se está usando tubérculos como la auyama, yuca, apio, batata, plátano, entre otros, para hacer la tradicional arepa, ya que su alto contenido de almidón hace que sea sano para el consumidor. Sin embargo, es poco rendidor sobre todo para una familia mediana de 4 o 5 personas.

 

Es importante destacar, que una alimentación balanceada y sana, debe contener legumbres, fibras, verduras, frutas, proteínas y carbohidratos, y debe ser tres veces al día. Esto se ha convertido en una tarea difícil para muchos que solo hacen dos a una comida al día, dependiendo de lo que puedan obtener.


Marcano afirma, que es vital que el organismo consuma y procese las grasas naturales que vienen en la margarina, o los aceites de oliva, canola o girasol, pero como es del conocimiento público, sus costos son muy elevados, por lo que es necesario consumir en su lugar, aguacate, semillas de girasol, auyama, linaza, nueces, avellanas, para contrarrestar esto y proporcionarle al organismo las grasas que no produce y que deben consumirse.

 

En relación con las proteínas encontradas en carnes rojas y blancas, destacó que lo que más contiene omega 3 y 6, es la sardina, ya sea fresca o enlatada, por lo tanto, es recomendable consumir por lo menos hasta 2 veces por semana y no a diario, porque la parte oscura es dañina para el ácido úrico y hay que cuidar al organismo de esas inflamaciones en las articulaciones.

 

La fruta en las comidas ha sido eliminada casi por completo, al igual que los jugos. Ahora no falta el agua en la mesa, pero el problema es que tampoco está muy bien procesada en muchos hogares. “Lo que se consigue es la fruta de la temporada, como por ejemplo el mango, guayaba y mamón”, acotó la nutricionista.

 

Hogares sin sueldos


El venezolano ha sido golpeado por muchos lados, no solo con la inseguridad, la falta de empleos, la educación y la alimentación. A sus grandes problemas, se le suma la pobreza y, cada vez que el salario es aumentado, se devalúa más la moneda y los precios suben.

 

Según la más reciente Encuesta Encovi 2016, realizada por la Universidad Central de Venezuela, la Católica Andrés Bello y Simón Bolívar, al 93,3 por ciento de los hogares venezolanos no les alcanza el sueldo para cumplir con lo básico.

 

Esta realidad no solo afecta a los hogares de los estratos C, D y E, sino también a los de clase A y B, quienes en la medida de la posibilidad tratan de mantener una alimentación similar a la que estaban acostumbrados.

Fecha: 14/JUL/2017


EDICIÓN IMPRESA