Tiempo Universitario

| NOTICIAS

24 de julio de 1783: natalicio de El Libertador Simón Bolívar

Simón Bolívar, el rostro más visible de la emancipación americana

A 234 años de su natalicio, sigue pendiente el proyecto de unión americana que él soñó

Antonella Fischietto M.

Tiempo Universitario
Ostentó el título de Libertador más allá del final de su vida. Así lo recuerdan los pueblos de América que se beneficiaron de la lucha por la independencia de la corona de España.
Fotógrafo: Tomada de Noticiero Digital
 

Con una intensa carrera militar y política, cuya obra trascendió su tiempo biológico (24 de julio de 1783-17 de diciembre de 1830), Simón Bolívar es el rostro más visible de la emancipación americana.

 

Su nombre completo según las tradiciones de la época era Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios y Blanco, pero se reconoció como el hombre de las dificultades.


Nació del matrimonio conformado por Juan Vicente Bolívar y Ponte y doña María de la Concepción Palacios y Blanco, ambos criollos. De su educación tras quedar huérfano a la edad de nueve años, se encargó el maestro Simón Rodríguez.


Bolívar viajó a España cuando contaba con 15 años de edad y en ese país conoció a María Teresa Rodríguez del Toro y Alayza, con quien se une en matrimonio en 1802, pero un año luego, ya en Venezuela, enviudó. Su difícil vida personal lo compensó con la formación militar y política.

 

Bolívar y Bonaparte

 

Bolívar, que era un visionario, regresó a España en 1804 con su tutor y amigo, Simón Rodríguez. Su permanencia en Europa le dio la oportunidad de presenciar la proclamación de Napoleón Bonaparte como emperador de Francia.


También se presentó a la coronación de aquél como Rey de Italia en Milán y lo conoció personalmente en otra fecha en París. Estando en Roma, en 1805, juró ante el Monte Sacro, en Roma (Italia), que no descansaría hasta liberar a su país de la dominación española.


En el año 1810 participó en el movimiento independentista que lideró el generalísimo Francisco de Miranda, pero el intento fracasó, tras lo cual Bolívar salió del país en 1812. Aquel ensayo lo llevó a escribir desde Cartagena de Indias el Manifiesto de Cartagena, a través de la cual llamaba de nuevo a la rebelión y solicitaba apoyo de Nueva Granada, en razón de que ambos países compartían la misma causa.

 

El título de Libertador

 

Ostentó el título de Libertador más allá del final de su vida. Así lo recuerdan los pueblos de América que se beneficiaron de la lucha por la independencia de la corona de España.


Esa lucha no fue fácil. Morillo y Boves dirigieron una nueva reacción realista que permitió recuperar el mando del país para el imperio español. Aquel dominio extranjero echó a Bolívar a Jamaica, entre 1814 y 1815 y lo motivó a escribir la Carta de Jamaica.


Soñaba con formar una gran confederación que uniera a todas las antiguas colonias españolas de América. Luego de liberar a Venezuela, cruzó con su ejército los Andes para vencer a las tropas realistas en diversas batallas.

 

La unión suramericana

 

El Discurso de Angostura, en 1819, es otro de los documentos más significativos producidos por Bolívar. En éste analizó la realidad de su tiempo y planteó la conveniencia de que las instituciones que surgieran en América luego de la independencia debían responder a las necesidades y posibilidades de estas sociedades, sin copiar modelos de tierras extrañas.


Sin embargo, por las rivalidades y ambiciones personales entre generales que participaron en la lucha por la independencia, no hubo respuesta a esas necesidades y el país se vio inmerso en guerras civiles. Aquel desorden causó daño a la unión suramericana.


Bolívar llega al final de su vida con un avanzado deterioro de su estado de salud. Era 1830, año que vivió casi por completo en Colombia, donde fallece el 17 de diciembre, a la edad de 47 años. Sus restos descansan en Caracas desde 1842.

Fecha: 24/JUL/2017