Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Acompañados por la sociedad civil

Ucistas entregaron al Ministerio Público pruebas de allanamiento y represión

Predominó la unión, el tricolor de la bandera de Venezuela, las pancartas y consignas como "Viva la U, viva la universidad", "No tenemos miedo", "Fuera la bo, fuera la bota militar"

Beatriz Oliva/ Maigualida Del Valle Villegas

Tiempo Universitario
Universitarios unidos marcharon en repudio a los hechos violentos acontecidos en la Facultad de Ingeniería.
Fotógrafo: Orlando Nader
 

La Universidad de Carabobo no se calla. Miembros de esta casa de estudios marcharon desde la Plaza Central del Rectorado hasta el Ministerio Público para denunciar el allanamiento a sus espacios y la desmedida represión de la Policía Nacional Bolivariana y la Guardia Nacional Bolivariana contra estudiantes, docentes y trabajadores que se encontraban el miércoles en la tarde en el campus de Bárbula.

 

Pasadas las 10:00 de la mañana, inició la marcha universitaria en la que predominó la unión, el tricolor de la bandera de Venezuela, las pancartas y consignas como “Viva la U, viva la universidad”, “No tenemos miedo”, “Fuera la bo, fuera la bota militar”.

 

Los universitarios, acompañados por la sociedad civil, tomaron la avenida Bolívar norte, y pasaron por puntos donde se incorporaba gente que estaba en la esquina del Tijerazo, el elevado El Viñedo, Abasto Bicentenario y subieron por la calle 147, hasta llegar al Ministerio Público.

 

Al arribar a esa sede, las consignas se mantenían. Ingresaron las autoridades universitarias, los decanos y la máxima representación estudiantil para consignar la denuncia. Mientras tanto, la comunidad universitaria se mantenía a las afueras, entonando las notas del Himno Nacional y expresando su descontento.

 

Una vez consignada la denuncia ante el Ministerio Público, tras los hechos violentos ocurridos en el campus universitario, la rectora Jessy Divo de Romero se dirigió a los presentes para agradecer el respaldo a la Universidad de Carabobo.



“Hoy denunciamos ante la Fiscalía Superior los hechos que, lamentablemente, se dieron en la universidad. Exigimos la destitución inmediata y sanciones penales para los efectivos que arremetieron contra la integridad física de nuestros estudiantes”, declaró la máxima autoridad.


La rectora aseguró que desde la UC se seguirán librando protestas pacíficas, levantando las voces de sus estudiantes contra el atropello por parte del Tribunal Supremo de Justicia.


Recordó que desde Caracas se acordó abrir la investigación del caso. De acuerdo con instrucciones del Ministerio Público, se acordó de oficio la averiguación y protección para los estudiantes.


De igual manera, exhortó a protestar de manera pacífica y a defender la universidad y al país “que no crean que nos quedaremos tranquilos, ciertamente hay un asueto, pero este país demanda a una ciudadanía responsable, Venezuela nos reclama a todos, no en la casa, no de vacaciones, porque si nos descuidamos, perdemos la universidad y a Venezuela”.


Los ucistas acataron el mandato de la sesión extraordinaria del pasado miércoles del Consejo Universitario y ratificaron su compromiso con el país, como una institución democrática, libre, plural y autónoma, y no de ningún gobierno de turno.

 

Es de recordar que, el pasado miércoles, los estudiantes se apostaron desde tempranas horas en el Arco de Bárbula, en rechazo a las sentencias del 155 y 156 del Tribunal Supremo de Justicia. Con consignas y pancartas que manifestaban su descontento.

 

Pasadas las 2:00 pm, los uniformados arremetieron desmedidamente contra los estudiantes, por más de 3 horas. Ingresaron a la Facultad de Ingeniería y les lanzaron bombas lacrimógenas, perdigones y presuntamente balas.



A la actividad se sumaron exautoridades universitarias, entre ellas, Elis Mercado, Rolando Smith, Gustavo Hidalgo y María Luisa de Maldonado. Además, se contó con el respaldo de diferentes personalidades del estado, como los alcaldes Alejandro Feo La Cruz y Ramón Alberto Rodríguez; la diputada del Clec, Neidy Rosal; el exalcalde, Enzo Scarano; el concejal, David Araujo; los concejales, Gustavo Mercado y Freddy Millán; los diputados, William Gil, Rommy Flores y Carlos Lozano; y los dirigentes regionales Rubén Limas, Manuel Román y Nestor Ollero, entre otros.



La comunidad se expresó

 

El vicerrector administrativo, José Ángel Ferreira, rechazó los hechos y la violación a la autonomía. Aseguró que están detenidos preventivamente 30 efectivos de la Guardia Nacional, responsables del desmedido ataque. Además, está abierto el proceso de averiguación, el cual debe ser reforzado por la parte civil.

 

El presidente de la Federación de Centros Universitarios, Iván Uzcátegui, precisó que se mantendrán en las calles ejerciendo su derecho hasta que se establezcan las acciones legales contra los funcionarios, puesto que los universitarios no se van a conformar con destituciones, relevos de mando ni sanciones disciplinarias.

 

El decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas, David Rutman, expresó su descontento ante el allanamiento a la universidad para atacar a los estudiantes, por este motivo, exigió respeto a la protesta pública y a la institución universitaria, tal y como está consagrado en el artículo 109 de Constitución y en el 7.o de la Ley de Universidades.

 

Protesta contundente

 

 

Ulises Rojas, vicerrector académico de la UC , recordó que esta marcha universitaria es “una contundente demostración de protesta contra los excesos de los cuerpos de seguridad. Rechazamos este accionar, porque el hecho de entrar sin autorización al recinto universitario sin autorización de las autoridades implica violación, más aún si fue con saña, agrediendo y despojando a los estudiantes y trabajadores de sus pertenencias”.

 

Cumpliendo un mandato del CU


Pablo Aure, secretario de la UC, declaró que la remoción del comandante de la Guardia Nacional del estado Carabobo debe servir de escarmiento para el resto de los funcionarios, que estuvieron involucrados en los hechos violentos, para que sepan que los delitos contra los derechos humanos no prescriben.


“Exigimos sanciones y resarcimientos a las víctimas, porque no solo hubo daños al patrimonio universitario en cuanto a su autonomía, sino también daños físicos a las personas, lesiones graves. Quiero decirle a los organismos de seguridad del Estado, que ellos están obligados, de acuerdo con el artículo 55 de la Constitución, a garantizar el ejercicio de los derechos y uno de ellos está contemplado en el 68, que es el de la protesta pacífica”, detalló.


Brígida Ginoid de Franco, decana de Face


“Estamos en la calle dejando constancia de nuestra indignación. Para demostrar que hubo un allanamiento brutal en contra de nuestra comunidad, y por eso defendemos contundentemente nuestra universidad y a Venezuela”.


Euclides Querales, presidente de la Apuc


“Protestamos por el atropello que se extendió por los cuatro puntos cardinales del país, una arremetida del gobierno, en su afán de sostener lo insostenible y la Universidad de Carabobo no escapa a esta situación. Pedimos el enjuiciamiento de los responsables de esta barbarie”.


José Corado, decano de la Facultad de Ciencias de la Salud


“Esto es un rechazo absoluto y contundente ante esta nueva escalada anticonstitucional, con violación a nuestra autonomía, en el marco del golpe continuado que se ha producido en el país por la sentencia del TSJ”.


Benito Hamidian, decano de Faces


“Vemos el apoyo de la comunidad en respaldo a la Universidad. Acudieron masivamente a repudiar los hechos violentos acontecidos, con una respuesta firme. Como universidad salimos fortalecidos porque unidos enfrentamos esta difícil situación; no estamos conspirando, sino protestando pacíficamente”.


Testimonio: fuimos vejados


Jhonatan Ortega fue uno de los estudiantes detenidos. Lamentó que no solo fuera víctima de la represión por manifestar pacíficamente por un mejor país, sino que también fue golpeado y vejado por los uniformados.

 

Ortega contó que fue detenido por efectivos de la Guardia Nacional y entregado a funcionaros de la Policía de Carabobo, para luego ser trasladado a la Brigada Motorizada, en Naguanagua, lugar donde fue agredido con la cacha de las pistolas de reglamento y con rolos.

 

Mostrando los evidentes moretones, aseguró que al ser liberado fue entregado, al igual que sus otros tres compañeros, a la Federación de Centros Universitarios, y trasladado en una ambulancia de la Dirección de Desarrollo Estudiantil de la UC, debido a la golpiza.

Fecha: 07/ABR/2017