Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Alianza Universidad de Carabobo y Alcaldía de Naguanagua

Trabajadores apoyan mercado al aire libre en el Rectorado

De acuerdo con la opinión de consumidores, en la venta realizada este jueves se ofreció variedad de productos a precios un poco menor que en otros puestos de la ciudad

Antonella Fischietto M.

Tiempo Universitario
Trabajadores del Rectorado compraron variedad de alimentos en el mercado solidario que ofrece la Alcaldía de Naguanagua y que fue supervisado por el burgomaestre Alejandro Feo La Cruz.
Fotógrafo: Rafael Delgado
 

La implementación del mercado solidario de la Alcaldía de Naguanagua en espacios del Rectorado, es aplaudida por trabajadores de la Universidad de Carabobo, por las ventajas que ofrece: productos de calidad un poco menos costoso que en la calle, variedad de rubros y cercanía al área laboral.


En este mercado se ofreció la mayoría de los alimentos que se consumen en la mesa del venezolano: frutas, verduras, hortalizas, granos, aliños, pescado, quesos, embutidos, así como carne de res, pollo y cerdo.


El llamado Mercado Solidario, o como muchos prefieren decirle “el mercadito”, se realizó este jueves frente a la casona del Rectorado de la UC, en espacios verdes, y fue inspeccionado personalmente por el alcalde de Naguanagua, Alejandro Feo La Cruz, quien recibió diversidad de opiniones de consumidores.


“Al igual que todos los venezolanos, los trabajadores universitarios han sido duramente golpeados por el alto costo de la vida y les resulta cada vez más difícil llevar los productos de la cesta básica. Por eso este programa se ha ido expandiendo desde Naguanagua a todo Carabobo, a través de una alianza con productores del campo, algunos fabricantes y mayoristas que traen los alimentos desde los centros de producción, lo que nos ha permitido hacer 60 mercados por semana”, explicó.


-Hemos querido ser solidarios con los universitarios y es por ello que hacemos esta alianza institucional con la Universidad de Carabobo, que es nuestro vecino mayor en el municipio Naguanagua. Les estamos llevando este servicio cada vez que nos sea solicitado, indicó.


Asimismo, el alcalde está considerando la posibilidad de vender combos de alimentos o de un rubro en específico, como pollo, al precio que los distribuidores se lo dan a sus empleados. No obstante, para su implementación se requieren ciertas condiciones, pero sobre todo, un número de compradores que garantice la venta de todo el producto para evitarle pérdidas.

Opinión de compradores

“En esta oportunidad, la calidad de los productos era muy buena y el mercado también estaba más organizado que otras veces”, señaló Mireya Arocha, quien labora en el Departamento de Compras y Suministros.


Marco Antonio Olmos, del Departamento de Consultoría Jurídica, calificó de “excelente” la idea del alcalde de ofrecer estos mercados a los trabajadores del Rectorado.


Expresó que muchas veces no le queda tiempo de hacer compras en los establecimientos de la ciudad. Consideró que los precios son “bien solidarios”.


Dijo que esta era la primera vez que compraba en el “mercadito” y que no lo hizo antes por no estar informado.
Santos Briceño, quien forma parte del Coro Protocolar de la UC, acudió tras enterarse del mercado a través del portal web de la UC y de Tiempo Universitario. Fue a buscar alternativas y encontró productos de calidad y a precios más accesibles que en otros puestos de venta. Precisó que era primera vez que compraba en el mercadito que se hace en Rectorado.

Vendedores hablan de sus productos

Francisco Hernández vende productos de charcutería en el mercadito, donde ofrece productos como el queso guayanés, de Churuguara, llanero cualquiera de estos quesos lo ofreció a la venta en 7.600 bolívares por kilo. Su precio en la calle oscila entre 9.000 y 10.00 bolívares. También disponía mortadela de pollo, marca del Corral, a 6.000 bolívares el empaque de un kilogramo. En la calle se consigue a 7.500 bs.


Alexis Pignatelli atendió la venta de pescado. Curvina, merluza, pargo blanco, corocoro, lisa, lebranche, cuyos precios van desde 3.200 hasta 5.200. Los tipos de pescado menos costosos sólo se pueden preparar fritos, mientras que otros más caros, como merluza y curvina, que tienen más carne, se preparan de diferentes maneras.


Comentó que el público le solicita mucho los mariscos, pero él no trabaja con este producto, debido a que su costo es muy elevado, por encima de 12.000 bolívares por kilo, y la gente lleva poca cantidad.


María Roa no es vendedora, sino que se encarga de supervisar el buen funcionamiento del mercado. Explicó que los precios de los rubros se establecen dependiendo del comportamiento del mercado día a día. De acuerdo con el valor de mercado, se agrupan los productos y se establece un precio un poco por debajo para que los compradores tengan la posibilidad de llevarlos.

Fecha: 23/FEB/2017