Tiempo Universitario

| NOTICIAS

A 28 años de su creación contribuye con el capital humano

La Desco es promotora de cambios sociales prioritarios

El trabajo desarrollado por esta dependencia ha incidido para que, en medio de la crisis, se sigan brindando conocimientos a miembros de las comunidades, que les permitan desarrollar un oficio

Maigualida Del Valle Villegas

Tiempo Universitario
La dependencia fue creada durante el ejercicio de Elis Mercado como rector, para dar cumplimiento a la Ley de Universidades.
Fotógrafo: Rafael Delgado
 

La Dirección de Extensión y Servicios a la Comunidad (Desco) fue creada el 21 de noviembre de 1988 por Resolución de Consejo Universitario, como la unidad organizativa académico-administrativa, adscrita a la Rectoría de la Universidad de Carabobo, con la misión de desarrollar funciones de naturaleza directiva-ejecutiva en relación con la vinculación de las acciones y procesos de investigación, docencia y extensión de la casa de estudios con la comunidad.

 

Su misión principal es brindar apoyo a las comunidades en la búsqueda de soluciones a problemas sociales prioritarios, contribuyendo al desarrollo del capital social, a través del diseño de estrategias de extensión universitaria, de manera conjunta con las siete facultades que conforman la UC.


El trabajo de responsabilidad social que vienen desarrollando desde esta dependencia, ha incidido para que, en medio de la crisis por la cual atraviesan las universidades venezolanas, se sigan llevando a cabo esfuerzos por brindar a las comunidades, conocimientos teóricos-prácticos que les permitan emprender mediante un oficio, para así mejorar su calidad de vida y la del núcleo familiar.


Esta dirección fue creada durante la gestión del profesor Elis Mercado, rector de la máxima casa de estudios de la región, en el período 1988- 1992; quien expresó que esta unidad surge por la necesidad de darle cumplimiento a lo establecido en la Ley de Universidades, que contempla que en estas se deben realizar actividades de docencia, investigación y extensión; labor última con la que no cumplía la UC para el momento.


“Me acompañó un equipo encabezado por Yelipza Moreno y Rosalba Castillo. La experiencia fue extraordinaria, se conformó un equipo multidisciplinario de sociólogos, médicos, trabajadores sociales, docentes y abogados, entre otros. Logramos un trabajo acoplado que tuvo mucho éxito en las comunidades, de hecho, actualmente se mantiene vigente, ha tenido continuidad”, manifestó el exrector.


El profesor Mercado afirmó que una de las iniciativas que se creó durante su gestión fue el Consejo Superior de la Cultura, idea de José Napoleón Oropeza, como una labor de extensión que promovía el quehacer cultural dentro y fuera de la casa de estudios.



La visión de la UC hacia la calle

 

Para quien se desempeñara como la primera directora de la Desco, Yelipza Moreno, el trabajo de extensión es la visión de la universidad hacia la calle. En su opinión, la UC debe ser motora de cambios sociales y, con este tipo de dependencias, esa proyección es posible.


“En nuestra gestión se iniciaron programas sociales como el desarrollo cooperativo, jurídico, asistencial y pedagógico, dentro de las facultades y centros pedagógicos. Conjuntamente con el Movimiento Cooperativista de Barquisimeto, se implementó la Primera Feria de Consumo. Otro proyecto que se puso en práctica fue el de huertos familiares en escuelas y comunidades, con el respaldo de la universidad”, expresó.


Otro aspecto relevante es que con el proceso de descentralización, se aprovechó la oportunidad para formar líderes comunitarios, quienes se asesoraron jurídicamente para conformar las asociaciones de vecinos.


“Fue una experiencia inolvidable, fuimos muy bien recibidos en cada sector, trabajamos sábados y domingos. Resultó muy grato luego ver que líderes sociales se convirtieron en dirigentes de su zona, porque nos basamos en la formación y los preparamos para surgir”, manifestó.

 

Incorporación de profesionales en el área de extensión

 

Durante la gestión del profesor Rafael Durán, quien estuvo al frente de la Desco desde 1997 hasta el año 2000, se desarrollaron algunos programas interesantes, entre ellos el Voluntariado Universitario Alejo Zuloaga, con la intención de vincular a la Universidad de Carabobo con las comunidades, logrando incorporar a densos sectores de la sociedad.


Junto con el Plan Bolívar 2000, se abordaron problemas en el área educativa, asesoría jurídica y cultural y apoyo de los profesionales en el espacio ubicado en El Boquete. Allí se brindó atención médico-odontológica y se realizó un interesante trabajo en el área de pediatría.


“Pudiéramos decir que, para ese momento, no había una política de incorporación de los profesionales a la labor de extensión, entonces cada vez se fueron sumando más expertos en las diversas áreas”, destacó Durán.


A través de dichas jornadas en el área jurídica, se detectó que muchos jóvenes en edades comprendidas entre los 12 y 18 años, no tenían cédula de identidad, por lo que en ellas se logró cedular a un importante número de personas.


Además, se creó la Brigada de Alfabetización Paulo Freire, a través de este programa se fortaleció la lectura y la escritura en varios sectores, entre ellos Trincheras. Otro aspecto desarrollado fue la promoción de la Feria del Casabe en Campo de Carabobo, donde se brindó apoyo a los productores de esa zona en cuanto a comercialización, esquemas organizativos y rescate de la actividad, propia de esa región y con una amplia tradición familiar.


“Mi experiencia fue extraordinaria, desarrollamos actividades de compromiso y sensibilidad social, con un equipo humano fortalecido con mística y respeto. De todas las actividades, la extensión es la más minusválida, hay que profundizar en esta área, que le dé importancia al trabajo que permite vincular a la UC con los sectores más vulnerables. Es el trabajo de extensión, lo que permite que la universidad se conozca”, resaltó finalmente Durán.

 

Fecha: 07/FEB/2017