Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Las consecuencias mayores se verán a largo plazo

Mala alimentación ha impactado en la salud de los venezolanos

La situación nutricional en el país ha seguido en un proceso vertiginoso hacia el deterioro físico de la población venezolana, proporcional al aumento de los precios de los alimentos

Maigualida Del Valle Villegas

Tiempo Universitario
Para Oviedo el problema es el poder adquisitivo, por los altos costos de los alimentos básicos y sus posibles sustitutos.
Fotógrafo: Gema Durán
 

La escasez de alimentos y los altos costos de los rubros que se consiguen han impactado en la calidad de la alimentación del venezolano, lo que incide directamente en la salud de un importante grupo de la población. 

 

De acuerdo con los planteamientos del doctor Gustavo Oviedo, especialista en Nutrición Clínica, docente de la Facultad de Ciencias de la Salud y coordinador del postgrado en Nutrición de la Universidad de Carabobo, se están disparando las enfermedades crónicas, como hipertensión e insuficiencia renal, además de la cada vez más común aparición del cáncer.


A juicio del médico nutriólogo, otro factor que se verá a largo plazo es la talla de los niños, quienes tienen una alimentación por debajo de los requerimientos calóricos y nutrientes, que requieren para su crecimiento y rendimiento intelectual.


La situación nutricional en Venezuela ha seguido en un proceso vertiginoso hacia el deterioro físico de la población venezolana, proporcional al aumento de los alimentos. En diciembre fue notable el incremento de los productos, los cuales se duplicaron y triplicaron en algunos casos.


“En mi consulta que en la mayoría de los casos atendía a personas con sobrepeso, más en la época de enero y febrero producto de los excesos decembrinos, este año fue la excepción. Para mí es cada vez más común atender a personas con cáncer, por pérdida de peso sin explicación, trastornos gastrointestinales, intolerancias y alergias”.


La gente come cada vez menos


El especialista en nutrición refiere que no se tiene certeza del número de veces que comen los venezolanos, algunos hablan de dos comidas por día, pero el detalle está en el tipo de alimentos que ingieren.


“En esas dos veces, no sabemos que comen. El arroz es costoso, la harina de maíz precocida no se consigue o está muy alto su precio, la pasta de igual forma, el kilo de carne ronda los 7 mil bolívares, si analizas el costo y lo que realmente satisface a las personas, la calidad de lo que ingieren no aporta mucho al organismo”, explicó.

 

Nadie ha ganado peso


El impacto de pérdida de peso en las personas es evidente, nadie ha ganado peso. “Debo decir que los índices de obesidad eran de 60 por ciento en el año 2013, hoy ese porcentaje debe estar alrededor de 40 por ciento. El común denominador es la disminución de peso importante, aunado al estrés, desesperanza y depresión”.


Destacó, que parte del problema tiene que ver con los altos costos y el bajo poder adquisitivo de los ciudadanos, pues en este momento las proteínas de origen animal, tales como la carne de res, pollo y pescado están muy costosas; las harinas están escasas y a altos precios, al igual que los vegetales.


“La gente no está consumiendo leche, yo pudiera aconsejar rendir los alimentos, por ejemplo un kilo de carne molida lo puedes llevar a dos al agregarle vegetales, por lo que engañas en volumen, pero la cantidad de micronutrientes no es igual. No hay como sustituir porque el dinero no alcanza para comprar los sustitutos, el problema es de poder adquisitivo”, concluyó Oviedo.

 

Fecha: 23/ENE/2017