Tiempo Universitario

| NOTICIAS

La comida, la cena navideña y regalos son la prioridad

Este año los estrenos no son prioridad

Conforme avanzan los tiempos, las necesidades van cambiando y están en función del presupuesto familiar

Miriangel Romero Herrera

Tiempo Universitario
Compartir de una forma más modesta junto a la familia, es la opción que más se impone en este 2016.
Fotógrafo: Archivo Tiempo Universitario
 

La palabra “estrenos” era muy frecuente en épocas pasadas, cuando se acercaba la navidad: La ilusión de un vestido nuevo, zapatos, pantalones, camisas de vestir y un sinfín de accesorios, era casi una obligación para cualquier familia venezolana.

 

En todos los estratos se hacían esfuerzos para, aunque sea, el día de la navidad o año nuevo, niños y adultos usaran atuendos nuevos y los mostraran con su entusiasmo.

 

Este año, esa costumbre ha quedado de lado, las prioridades cambiaron y ahora se piensa más en los alimentos, la cena navideña y en los obsequios de navidad. La inflación ha hecho que las familias comiencen a reutilizar lo que está mejor conservado, o simplemente hacen intercambios con familiares de prendas de vestir que les gusten y deseen prestar o simplemente regalar.

 

Quienes se empeñan en mantener la tradición, piensan que el estreno es vital, sin embargo, otros han optado por dar mejor uso a lo que ya tienen.



Estar en compañía de la familia, disfrutar una modesta cena de navidad, compartir historias con abuelos y primos, honrar a los padres en una pequeña reunión, compartir al lado del pesebre y del árbol de navidad la alegría de los niños y sus regalos, será el escenario recurrente este 2016, tras la marcada inflación que ha diezmado el poder adquisitivo de los venezolanos.

 

Para muchos que ha reflexionado sobre los tiempos difíciles, el verdadero estreno debería estar en mostrar un corazón más bondadoso, armónico, lleno de esperanza y de buena voluntad.

 

Es hora de estrenar y reestrenar valores, rescatar lo bueno y bonito de las navidades pasadas, compartir sanamente y tener la conciencia dispuesta a poner un granito de arena para ser mejores.

 

El vestido, el pantalón o la camisa nueva no es lo vital, lo que realmente importa es estrenar la nueva filosofía con la que se da y se recibe, ser generoso y cambiar algunos aspectos de la vida. Estrenar el cambio interno, es lo esencial.

Fecha: 12/DIC/2016