Tiempo Universitario

| NOTICIAS

En el suelo se multiplican miles de formas de vida

Hoy es el Día Mundial de los Suelos

La conservación del suelo es esencial para garantizar que las necesidades de alimentos, agua y energía de la humanidad son atendidas

Antonella Fischietto M.

Tiempo Universitario
El suelo permite la circulación de elementos químicos, agua y energía para beneficio humano.
Fotógrafo: Archivo
 

Con un llamado a elevar la sensibilización sobre el cuidado y buen manejo de la tierra, fue declarado el 5 de diciembre Día Mundial del Suelo por la Unión Internacional de las Ciencias del Suelo (IISS) a partir de una resolución en 2002.


Esta iniciativa tiene como fin resaltar la importancia del suelo como un componente crítico del sistema natural y su contribución vital al bienestar de la humanidad. Esta fecha cuenta con el respaldo de la FAO desde 2013 con el objetivo de aumentar la sensibilización en torno al recuerdo.


Se entiende por suelo una capa delgada que se ha formado muy lentamente, a través de los siglos, con la desintegración de las rocas superficiales por la acción del agua, los cambios de temperatura y el viento.


La conservación de los recursos mundiales del suelo es esencial para garantizar que las necesidades de alimentos, agua y energía de la humanidad son atendidas. En el suelo se multiplican miles de formas de vida, la mayoría de los cuales es invisible para nuestros ojos.


En un primer informe sobre el estado mundial del recurso suelo, se señala que bien manejado, el suelo permite la circulación de elementos químicos, agua y energía para beneficio humano; pero una mala gestión no permite ser optimista.


Dicho informe se apoya en más de dos mil publicaciones científicas examinadas y revisadas que llevaron a IISS a varias conclusiones.


Una de las conclusiones es que “las trayectorias actuales en el estado del suelo tienen potencialmente consecuencias catastróficas que afectarán a millones de personas en algunas de las regiones más vulnerables durante las próximas décadas”.


Concluye también que más importante aún es que la comunidad mundial está actualmente mal preparada y equipada para proporcionar una respuesta adecuada a la problemática generalizada de los suelos.

Fecha: 05/DIC/2016