Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Comunicado de la rectora Jessy Divo de Romero

Elecciones de la APUC hicieron gala del mejor sentido de responsabilidad y participación democrática

"Ganó la Universidad, ganó el respeto a las ideas, a las propuestas y la pluralidad pero, fundamentalmente, ganó el electorado"

Beatriz Oliva

Tiempo Universitario
Destacó que las autridades, han construido en conjunto las políticas necesarias y oportunas en defensa de la Universidad de Carabobo.
Fotógrafo: Orlando Nader
 

La rectora de la Universidad de Carabobo, Jessy Divo de Romero, se dirigió a la comunidad ucista y carabobeña, luego de los comicios celebrados en el alma mater carabobeña el pasado 3 de noviembre, donde la base profesoral eligió a la nueva junta directiva de la APUC.  A continuación el comunicado.

 

Respetados colegas profesores, estudiantes, empleados, obreros de la UC y amigos carabobeños:

 

El día 03 de Noviembre de 2016, se celebraron en nuestra Alma Máter Carabobeña, los comicios por medio de los cuales la base profesoral eligió a la nueva Junta Directiva de la Asociación de Profesores de la Universidad de Carabobo (APUC) y a sus representantes en cada Seccional de las siete (07) Facultades de nuestra Institución. Comicios signados, además, por una extraordinaria concurrencia que hizo gala de su mejor sentido de responsabilidad y participación democrática; haciendo de estas elecciones una fiesta de libertades, encuentro y democracia. Ganó la Universidad, ganó el respeto a las ideas, a las propuestas y la pluralidad pero, fundamentalmente, ganó el electorado, porque pudo ejercer su genuino derecho al voto para renovar a sus legítimos representantes al frente de la APUC, protagonizando, cada uno de ellos, la armonía y la sana convivencia universitarias.

 

Todos los que me han acompañado durante estos largos y difíciles años al frente de la conducción de nuestra amada universidad, compartimos una absurda sentencia del TSJ de suspender las elecciones rectorales en clara violación a lo establecido en nuestra Ley de Universidades; sin embargo, han sido testigos de excepción de la  entrega que por mucho tiempo he brindado al rescate de nuestros valores, a la cultura de paz, de  tolerancia, y sobre todo, al respeto a las diferencias, porque distintos somos todos. También, han podido observar, en múltiples oportunidades,  nuestros infinitos y legítimos reclamos ante un gobierno sordo que ha protagonizado el más injusto, irrespetuoso y desconsiderado trato en nuestra historia republicana, no solo hacia la Universidad de Carabobo, sino hacia todas las Universidades Autónomas, Libres y Democráticas de nuestro país, agrupadas todas, hoy,  en AVERU.

 

No obstante, al lado de dos magníficos compañeros como José Ángel Ferreira y Pablo Aure, así como de nuestros siete decanos David Rutman, Ginoid de Franco, Benito Hamidian, José Corado, José Luis Nazar, José Marcano e Yngrid Acosta, hemos logrando enfrentar una política gubernamental contraria a la Constitución y a las Leyes que nos rigen, para poder mantener las puertas abiertas de una Institución centenaria que lucha cada día contra las grandes limitaciones presupuestarias que hemos tenido que enfrentar desde el primer día de nuestra gestión y que cada día nos agobian con mayor fuerza. 

 

Hemos construido  las políticas necesarias y oportunas en defensa de nuestra Universidad de Carabobo y sus valores autonómicos, democráticos, de libertad y solidaridad, y ello,  justamente ha sido posible, porque, absolutamente, todas ellas son y han sido el resultado del consenso y del respeto a la pluralidad, propias de nuestras Casas de Estudios Superiores en Venezuela. Toda decisión transcendente para nuestra comunidad, pasa por la consulta obligada de los factores que convivimos en ella; es decir, Gremios, Estudiantes, Trabajadores y Consejo Universitario, siempre en procura del mayor consenso; tal como ocurre en la diversidad de las grandes familias. Siempre he apelado al recato y a la consideración humana para el logro de nuestros propósitos; en cada palabra que expreso, privada o públicamente, en cada idea o decisión ejecutada, el respeto al ser humano se hace presente.

 

Por ello, luego de conocer los resultados de las elecciones de la APUC y particularmente al expresar mi más sentido respeto a todos aquellos profesores que, durante el día 03 de noviembre, tuvieron que sortear una serie de obstáculos para llegar al sitio de votación escogido por la Comisión Electoral de la APUC y sobreponerse luego, a todas las limitaciones fisicoambientales, incluyendo fallas eléctricas, en las cuales ejercieron su voto; no me queda más que ratificarles mis más sinceras felicitaciones por el tesón demostrado y la férrea voluntad de su espíritu democrático.

 

Ahora bien, vivida esta nueva experiencia democrática, ¿qué dejan atrás los verdaderos universitarios?, sin duda alguna, dejan las viejas prácticas de hacer política, las descalificaciones, manipulaciones, mentiras y perversidades utilizadas por aquellos que hoy,  sintiéndose derrotados, y que después de haber ejercido el poder durante años, desconocen y soslayan  la máxima expresión de humanidad; es decir, el reconocimiento a la diversidad humana, el encuentro en la diferencia, el consenso protagonizado por todos, la unidad en la complejidad y en contraposición a ello, privilegian las obsoletas e individuales prácticas personalistas, de las cuales, los universitarios, y los venezolanos en general, ya no estamos dispuestos a aceptar.

 

Ganar o perder unas elecciones en la universidad, trae consigo dos importantes obligaciones en el juego democrático. Los que ganan, o resultan favorecidos, circunstancialmente, por el triunfo, tendrán el desafío de llamar a la unidad creadora para seguir adelante; y los que pierden, tendrán que aceptar, con humildad y reflexión, los resultados de un proceso eleccionario cuyo origen y fuerza reside en la base profesoral (en el pueblo si se tratase de unas elecciones en el país). Hoy, los universitarios sabemos que el país no necesita, ni quiere, en este momento histórico, la maledicencia ni las viejas prácticas para aspirar a ser electos y mantenerse en el poder por el poder.

 

La universidad, la democracia y nuestra amada Venezuela, están muy por encima de las diatribas y las sordideces.   

 

Jessy Divo de Romero

Rectora de la Universidad de Carabobo

 

Fecha: 07/NOV/2016