Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Recibió el Botón Filuc

Reconocida la labor de José Napoleón Oropeza como escritor, docente y gestor cultural

La actividad estuvo centrada en el libro del nacido en el estado Barinas, "Para fijar un rostro"

Prensa Filuc

Tiempo Universitario
Rosa Maria Tovar, José Napoleón Oropeza y Jessy Divo de Romero.
Fotógrafo: Cortesia Filuc
 

La 17.a edición de la Feria Internacional del Libro de la Universidad de Carabobo homenajeó al destacado escritor venezolano José Napoleón Oropeza, por su importante recorrido por la literatura venezolana, así como por su trayectoria como docente universitario y gestor cultural en importantes instituciones y casas de estudios del país.

Con una carga de emotividad, los escritores María Consuelo Bianchi, Ricardo Bello y Julio Escorcia, compartieron sus experiencias, convivencias, y anécdotas con algunos de los textos del Doctor Honoris Causa de la máxima casa de estudios de la región, distinción que le fue conferida en el 2007.

Bianchi y Oropeza fueron compañeros de estudio. Los une un lazo de amistad de más de 30 años, un amplio trayecto que ha podido describir la pasión y la capacidad de entrega, no solo con los trabajos intelectuales, sino de cualquier orden, que lo caracterizan.

“Sin pago de ningún orden y más allá de seguir trazando huellas, ha asumido grupos de talleres de literaturas, puesto que su norte es ofrecerle a los estudiantes una ayuda en el área que necesiten”, destacó la poeta.

Más que un compañero de clases y un amigo, Oropeza ha sido un apoyo y una guía para Bianchi, donde juntos han compartido y celebrado grandes momentos en este largo camino de la vida.

Bello, quién conoció al destacado docente cuando estudiaba, incluso, fue su tutor de trabajo de grado, compartió sus exigencias, a tal grado de que las personas entendieran el acto narrativo.

“Le ha dedicado muchísimo tiempo al análisis y dar a conocer del por qué escribe. Es una mente brillante, disciplinaria y la más lúcida que hemos conocido”, exclamó durante el acogedor acto, realizado en el salón Yves Bonnefoy.

Aunque no es de mucho hablar, Escorcia leyó algunas líneas donde trazó a grandes rasgos algunos aspectos de su experiencia como lector de Oropeza, que descubrió en su época de estudiante ucista.

“Tiene una fuerza poética en cada una de sus obras, independientemente de que sea un cuento o una novela. Te invade por completo y te proyecta en lugares inesperados”.
En algunas líneas, Oropeza compartió los recuerdos que se cruzaban en ese instante, cuando por la bondad de ese homenaje, se reafirmaba el amor y la amistad que unen desde hace muchos años.

Con voz fuerte y firme, recordó a algunos nombres que hicieron posible su formación en los espacios del alma máter, así como también invitó a retomar los objetivos de la universidad para construir un país, arruinado en los últimos 17 años. “Acepto y celebro este homenaje, bajo la premisa de la búsqueda del saber de docentes y estudiantes”.

Bajo la unión de una amistad de hace varios años, la rectora Jessy Divo de Romero dio gracias a Dios de poder, en su condición de máxima autoridad ucista, imponer el Botón Filuc a Oropeza.

“Tiene un profundo significado porque es un filucero, una persona involucrada en el éxito de la feria, que como han podido evidenciar, no solo se ha hecho un esfuerzo por mejorar, sino que demuestra que ante la dificultades somos capaces de mejorar y superarlas”.

El Botón Filuc fue impuesto por la rectora, Jessy Divo de Romero y la presidenta de la Feria Internacional del Libro de la Universidad de Carabobo, Rosa María Tovar.

Fecha: 21/OCT/2016