Tiempo Universitario

| NOTICIAS

El 11 de septiembre de 1913

Nace el médico y científico venezolano Jacinto Convit

Entre sus grandes aportes a la investigación científica, está el descubrimiento de la vacuna contra la lepra y el modelo de inmunoterapia contra diversos tipos de cáncer

Antonella Fischietto M.

Tiempo Universitario
Jacinto Convit descubrió la vacuna contra la lepra y el modelo de inmunoterapia contra diversos tipos de cáncer
Fotógrafo: Cortesía
 

El 11 de septiembre de 1913 nace el médico e investigador venezolano Jacinto Convit García, a quien se destacó en el campo de la medicina por sus valiosos aportes en la lucha contra la lepra y el desarrollo del proyecto de autovacuna contra el cáncer de mamas, colon y estómago, que dejó en fase experimental.


Nació en la caraqueña parroquia La Pastora. Sus padres fueron Francisco Convit y Flora García de Convit. Egresó de la Universidad Central de Venezuela con el título de Doctor en Ciencias Médicas en octubre de 1938, cuando contaba con 25 años de edad.


Como parte de sus aportes a la investigación científica, logró algunos descubrimientos,  entre ellos los modelos de vacunación para combatir la lepra.


Convit es considerado una de las más importantes figuras mundiales en la lucha contra la lepra, la inició en 1937 con las enseñanzas del doctor Martín Vega, pionero en los estudios sobre la lepra, quien invitó a Convit a visitar la vieja casona de Cabo Blanco, en el estado Vargas, donde se alojaban cientos de pacientes afectados por lacería o lepra.


De aquella experiencia, Convit escribió en 1990: “Aprendí a cuidar a los pacientes desempeñando labores de médico, juez, odontólogo y consejero, que sirvieron ampliamente para enriquecer mi conocimiento sobre la enfermedad y profundizar sobre el aspecto humano de los enfermos”.


El único remedio empleado a estos pacientes, hasta aquel momento, era el aceite de chaulmoogra. Convit y su equipo de salud puso a prueba el compuesto de sulfota y clofazimina y logró el tratamiento efectivo contra este mal, que  trajo consigo el cierre de las leproserías. Logró la vacuna contra la lepra, lo cual sirvió de base para la vacuna contra la leishmaniasis. Fue nominado en 1988 al Premio Nobel de Medicina por el descubrimiento de la vacuna contra la lepra.


Su interés por el avance científico para la cura del cáncer lo llevó a desarrollar, junto con un equipo multidisciplinario, un modelo de inmunoterapia contra el cáncer de mamas, colon y estómago, proyecto que quedó en fase experimental.


Ese fue otro de los grandes aportes que realizó a lo largo de su centenaria vida, hasta que falleció el 12 de mayo de 2014.
 


Fecha: 11/SEP/2016