Tiempo Universitario

| NOTICIAS

El secretario se pronunció ante la difícil situación

Aure: cierre del comedor debe alarmar a toda la comunidad universitaria

Destacó que el comedor de la UC, fue el último de las universidades autónomas que se mantuvo abierto, pero la falta de recursos obligó a paralizar sus actividades

Con información de Prensa Secretaría

Tiempo Universitario
Aure destacó que el cierre afecta a estudiantes, docentes y trabajadores.
Fotógrafo: Cortesía Secretaría
 

Como una situación difícil, que debe alarmar a todos los miembros de la comunidad universitaria, calificó el secretario de la UC, Pablo Aure, el cierre del comedor de la máxima casa de estudios de la región, el cual dejó de atender desde el pasado lunes, a más de 6 mil estudiantes, docentes y trabajadores.


Resaltó que ha estado en constantes conversaciones con el director de esa dependencia, Ramón Bravo, quien junto a él realiza las gestiones necesarias para evitar esta situación, siendo el de la UC, el último de los comedores de las universidades autónomas que se mantuvo abierto.


“Lo que más me entristece y preocupa, es que posiblemente se repita el escenario que ya desde varios meses se viene presentando en la educación primaria, donde la deserción estudiantil crece cada día por fallas en el Programa de Alimentación Escolar”, manifestó.


Dijo que el cierre afecta a estudiantes, profesores y trabajadores en general, pues debido a la actual situación por la cual atraviesa el país y los bajos sueldos, estos últimos habían comenzado a utilizar los servicios del comedor. “Me atrevo a aseverar, que hay estudiantes que si no comían en el comedor, pues simplemente no comían en todo el día, esto debe alarmar y movilizar a todos los estudiantes, empleados, profesores y a la comunidad en general, para defender a la máxima casa de estudios superiores de la región”, agregó.


Aure hizo un llamado a toda la comunidad universitaria en general, a no permitir la decadencia en los demás servicios que presta la UC, aunque reconoció lo difícil de esto, pues considera que la crisis va a empeorar para el mes de septiembre, cuando se produzca el retorno de los estudiantes y de todo el personal, tras el período vacacional.


Finalmente, pidió a todos comprometerse con impedir el deterioro en el mantenimiento de la planta física del alma máter carabobeña, que al igual que todo el país, ha visto mermada sus capacidades.

Fecha: 27/JUL/2016