Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Escuchar y hablar es fundamental en el tratamiento

Pacientes con cáncer merecen sensibilidad y buen trato de sus médicos

La forma en que se anuncia el diagnóstico de cáncer, la comunicación posterior y el tratamiento oncológico temprano, es esencial tanto para el avance hacia un buen pronóstico de la enfermedad, como para el bienestar emocional del paciente

Miriangel Romero Herrera

Tiempo Universitario
Profesor Luis Díaz de la Escuela de Salud Pública explica que el paciente con cáncer es tan importante como cualquier otro.
Fotógrafo: Rafael Delgado
 

“Buen día, como está, se ha sentido bien, cómo le ha ido con el tratamiento”, son parte de las frases que un paciente con cáncer indica que desea escuchar de su médico, de manera muy amable durante una consulta.

 

Así lo indican Luis Díaz, Dama Colmenares, Kelly Cañate, Anggy Carabalí, Juan Colmenares y Liliana Lessire, en la investigación “Aproximación a la cotidianidad de la comunicación del médico y el paciente con cáncer”, presentada en el Congreso Internacional de Investigación e Innovación de la Facultad de Ciencias Sociales de la UC.

 

Díaz indicó en su ponencia, que escuchar y hablar es fundamental en el tratamiento de los pacientes con cáncer, ya que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer es un término genérico que designa un amplio grupo de enfermedades que pueden afectar a cualquier parte del organismo, que en algunos casos, es denominado tumores malignos o neoplasias malignas, y por otra parte, multiplicación de células anormales en el organismo.

 

La investigación plantea, que para las personas, el diagnóstico del cáncer es una noticia que tiene un carácter fatídico; originando muchas afecciones arraigadas sobre todo en la parte emocional y espiritual del paciente.

 

En este sentido, los pacientes analizados en el estudio, solicitan que el trato de los médicos hacia los pacientes con cáncer sea muy humano, cordial, amable, atento y que no solo vaya sobre el tratamiento indicado, sino al sentir del paciente con respecto a la enfermedad, su entorno, su mejoría y las necesidades que va enfrentado diariamente.

 

Díaz explica, que el médico en ocasiones ve al paciente solo como un conjunto de órganos y no lo engloba con sus sentimientos. Visión arraigada desde la formación, dejando un poco de lado la parte humana. Aunado a esto, se presenta el poco tiempo que tiene cada médico en permanecer con un paciente, debido al alto índice de casos en los hospitales, clínicas y consultas.

 

Caso clínico

 

En Oncología, el estudiante aprende sobre el caso del paciente con cáncer de pulmón, pero este no sabe cómo asociar la atención con ese enfermo, que padece de otras infecciones y diabetes. El individuo es viudo con tres hijos y uno de ellos con síndrome de Down; además lo acaban de despedir del trabajo.

 

A esto se le asocia la dificultad de hallar los medicamentos y los alimentos básicos de subsistencia para él y su familia.

 

Este pequeño extracto dibuja la situación de muchos venezolanos en la actualidad, y con lo que lidian día a día para poder salir adelante con una enfermedad.

 

Por tal motivo, escuchar y hablar es un acto fundamental y sobre todo esencial para que el tratamiento impuesto por los galenos surja más efecto en el paciente, dado que la parte espiritual y emocional depende mucho de la evolución de la enfermedad invasiva.

 

Merecido trato como ser humano

 

Díaz aseguró que la eficacia en el tratamiento, se basa en la valoración del enfermo y en la afable comunicación que debe existir entre él y el médico.

 

Son los médicos, los responsables de que se mantenga ese trato cálido, solidario y personalizado con el paciente, puesto que son seres únicos, con condiciones únicas en su entorno, y que esperan, no solo la ayuda del profesional de la medicina, sino que además sea comprendida su situación vital, su entorno, su necesidad y sobre todo su esperanza de vida dentro de la crisis emocional y crisis país que lo aqueja.

 

“La mayoría de los médicos están conscientes de algunas situaciones que los limitan y una de ellas es el tiempo, debido a que la evolución de esta enfermedad es muy acelerada y generalmente son atendidos muchos pacientes”, explicó Díaz en su investigación.

 

Los investigadores concluyeron, que el paciente oncológico espera que el médico a cargo de su caso, utilice un lenguaje más cálido, entendible, accesible a su cultura, comprensible e impregnado de amor; pues aun cuando su enfermedad está en etapa terminal, siempre debe existir para el paciente una esperanza de vida, de optimismo, ya que de esta manera su parte emocional siempre reaccionará mejor a cualquier tratamiento impuesto, sintiéndose como una persona importante y no uno más de las cifras. Los pacientes con cáncer merecen sensibilidad y buen trato de sus médicos.

 

Fecha: 14/JUL/2016