Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Aure pone en duda cumplimiento del cronograma académico

UC no ha recibido distribución de cupos por parte de la OPSU

El secretario de la máxima casa de estudios de la región, aseguró que solo tienen conocimiento del anuncio realizado por el ministro el pasado martes

Con información de El Carabobeño

Tiempo Universitario
Aure considera que con estas medidas van en desmedro de la autonomía.
Fotógrafo: Claudio Vallieri
 

El secretario de la Universidad de Carabobo, Pablo Aure, pone en duda que para el próximo semestre se pueda dar cumplimiento al cronograma académico de la casa de estudios, debido al apoderamiento por parte del Gobierno Nacional, de la asignación de los cupos para las diferentes carreras, por medio del llamado Sistema Nacional de Ingresos, a lo cual se suman las dificultades presupuestarias. 

 

“Honestamente, no sé cómo vamos a hacer”, aseguró la mencionada autoridad; a la vez que dejo claro que solo tienen conocimiento del anuncio realizado por el ministro el pasado martes 5 de julio, pues hasta el momento no han recibido los listados de asignación de cupos.


Aunque el titular del Ministerio Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, Jorge Arreaza, dio a conocer que los bachilleres ya podían ingresar a la plataforma digital del Sistema Nacional de Ingresos; Aure considera que esa es una acción que busca “echarle mano a la academia, a los méritos”.


El Gobierno toma variables en consideración que no son compartidas por la academia. Territorialidad, condición socioeconómica, promedio académico y otros (méritos culturales, deportivos), son la nueva forma de ingresar a las llamadas universidades autónomas. Que para Aure han perdido una importante cuota de autonomía con la medida.


Con este sistema, se disminuyó al 47,5% del peso al promedio de notas, entre las variables a ser estudiadas. En el caso de territorialidad: si un joven con malas notas vive más cerca de la universidad que uno con buenas notas, el primero es quien termina beneficiado.


Pero las universidades autónomas se adelantan siempre. A principios de cada año las siete facultades de la UC elaboran su plan matricular, el cual consiste en definir la cantidad de nuevos alumnos que están en condiciones de recibir. El de 2016 es similar al anterior: unos 10 mil nuevos estudiantes. Pero el Gobierno se ha adueñado de la forma en cómo ingresarán.


“En el caso de Ciencias de la Educación e Ingeniería se puede cubrir la demanda. Pero me preocupan carreras con alta demanda como Derecho, Medicina y Odontología”. Es posible que el período académico que viene colapsen esas facultades, teme el secretario.


La UC defenderá cosas que no está dispuesta a negociar. Una de ellas es el plan de becas Alejo Zuloaga, a través del cual la universidad va a las poblaciones más desprotegidas y otorga becas de estudio a los estudiantes que lo merezcan previo estudio de condiciones. El Sistema Nacional de Ingreso no tocará esos cupos, dijo Aure. “¿Pero y qué pasará con las becas?, son insuficientes ¿Qué pasará con los padres, cómo le darán comida a los estudiantes con la inflación y escasez que tenemos?”.


La manutención del comedor es todavía una incógnita económica. Aure detalló que la UC solo puede comprar comida a precio regulado. Eso traerá un problema de disponibilidad aún mayor que el que ya se tiene. “Posiblemente el período que viene sea el más difícil en la historia de la universidad, si no el de la educación venezolana completa”.

Fecha: 08/JUL/2016