Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Tras estudios realizados en comunidades y escuelas de la región

Investigadores UC preocupados por la desnutrición en los niños

El 87% de los venezolanos no está en capacidad de satisfacer sus necesidades de alimentación porque sus ingresos económicos no alcanzan

Con información de Notitarde

Tiempo Universitario
Marbella Marcano, nutricionista clínico.
Fotógrafo: Cortesía Notitarde
 

Estadísticas que manejan especialistas en nutrición de la Universidad de Carabobo, indican que el 87% de los venezolanos no está en capacidad de satisfacer sus necesidades de alimentación porque sus ingresos económicos no alcanzan. Esta situación deriva en una consecuencia inmediata que es el incremento de la desnutrición en los niños lactantes, preescolares y escolares, mientras que a mediano plazo se presenta otra consecuencia que son los trastornos en el desarrollo (capacidad intelectual y cognitiva) de los niños que conforman las próximas generaciones de venezolanos.

 

Gustavo Oviedo, coordinador del posgrado en Nutrición de la UC, y Marbella Marcano, nutricionista clínico, miembro del grupo de investigadores asociados al Instituto de Investigaciones de Nutrición de la UC, consideraron pertinente abordar el tema de la crisis alimentaria que vive el país y su agudización en los últimos dos meses, en los que se ha percibido la ausencia total de algunos productos de la canasta básica, luego de las investigaciones que han realizado sobre el tema en diversas comunidades y en escuelas en la región.

 

El déficit de alimentos trae como consecuencia inmediata para la población el incremento de la desnutrición en los niños. Algunas cifras rondan entre el 30% y 40% el déficit nutricional que se ha producido en los últimos meses en la población escolar; “al paso que vamos esa desnutrición para finales de año podría rondar el 50% lo que significa que uno de cada dos niños en edad escolar va a tener déficit nutricional lo que va acompañado de problemas de anemia por falta de hierro”, explicó Oviedo.

 

Ambos especialistas, en compañía del presidente del Colegio de Médicos del estado Carabobo, Fernando Henríquez, ofrecieron información relativa a las secuelas de la mala alimentación que estarían experimentando la mayoría de los venezolanos producto de la escasez y la inflación.

 

Por su parte, Marbella Marcano explicó que la falta de recursos para comprar alimentos ha llevado a una transformación del patrón de consumo alimentario del venezolano, pues en la actualidad le es muy difícil adquirir productos como pasta, harina de maíz, arroz, margarina y aceite para satisfacer las demandas de energía, calorías y nutrientes.

 

También ha disminuido considerablemente el consumo de leche, solamente el 5% de la población la consume según datos del año pasado; este producto que es el principal proveedor de calcio no se consigue y cuando lo hay es a precios exorbitantes, dijo.

 

La especialista refirió que la ausencia del consumo de leche, en las dos primeras décadas de vida y en las embarazadas es dramática porque en el proceso de gestación y los dos primeros años de vida es cuando se forman los huesos, y si en ese período no hay calcio la consecuencia será el incremento, en los próximos años, de recién nacidos de bajo peso al nacer, niños de baja talla y altos niveles de desarrollo de osteoporosis.

 

Señaló que de acuerdo a la Encuesta Condiciones de Vida (Encovi) publicada en noviembre de 2015, el 12,1% de los venezolanos realizaba dos comidas al día o menos. Considera que la situación se agravaría si se toma en cuenta el aumento de los productos de la canasta de alimentos, que en lo que va de año se incrementó en un 70%.

Fecha: 31/MAY/2016