Tiempo Universitario

| INVESTIGACION

A juicio de los expertos son un alivio al sistema fatigado

Los planes de administración de carga no van a solucionar la crisis eléctrica

Hay problemas en todos los niveles de generación, transmisión y subtransmisión, a nivel de subestaciones, distribución, y de comercialización. Todo en el marco de una industria, que estaba dividida en varias y que están dentro de una misma estructura organizativa. Ese es el problema que se generó desde que las decisiones dejaron de ser profesionales para ser políticas

Maigualida Del Valle Villegas

Tiempo Universitario
Docentes de la UC explicaron la grave situación eléctrica
Fotógrafo: Orlando Nader
 

El racionamiento eléctrico o plan de administración de carga es una evidencia de que llegamos a una crisis en el sector eléctrico, no es algo que surgió de manera abrupta, porque fue evolucionando desde el año 2010.
Los representantes de la estatal  eléctrica atribuyen  la situación a un fenómeno natural totalmente predecible como “El Niño, pues existen modelos matemáticos que permiten que cualquier técnico determine la intensidad del fenómeno.


Esta tesis demuestra la debilidad en nuestro sistema eléctrico. La energía no puede sustentarse solamente por recursos hidráulicos, debería haber un mecanismo de soporte, diversificación de fuente de energía como los sistemas térmicos u otros tipos de generación.


Los docentes César Seijas, del Departamento de Electrónica y Comunicaciones de la Escuela de Ingeniería Eléctrica; Eva Monagas,  del Departamento de Potencia; César Ruíz, de la cátedra de Transmisión de Energía, todos expertos en la materia, aseguran entre otras cosas, que los planes de administración de carga no van a solucionar la crisis eléctrica, son apenas un alivio para un sistema fatigado.

Administrando la escasez
Se corre un riesgo alto de indisponibilidad de un gran bloque de energía, si el embalse del Guri llega a 240 metros sobre el nivel del mar, y para evitar que esa oscuridad llegue por mucho tiempo, se está racionando antes. Se está administrando la escasez de energía, el apagón llegó, el colapso lo estamos viviendo, explicaron Seijas y Monagas.


Sistema de dos vertientes
El  Sistema Nacional de Potencia Eléctrica se fundamenta en dos vertientes:
Una es la energía hidráulica; en el país se cuentan con 64 unidades de origen hidráulico, siendo la más importante la del Guri; y la otra vertiente, las  plantas que usan combustible (gasoil, gas o fuel oil), llamadas también  térmicas , estas son: los complejos  Planta Centro, Tacoa y  Ramón Laguna.
“Hay grandes plantas y un conjunto de Turbo gas, de ciclo combinado de última tecnología. La energía primaria es hidráulica y la otra es por combustible y eso se trasforma en energía eléctrica. Si todo estuviera bien, se podría cubrir la demanda nacional con cualquiera de las dos. Se ha invertido una gran cantidad de dinero, más de lo que costó nuestro sistema eléctrico nacional y a estas instalaciones no se les extrajo el provecho o no están disponibles”, expresó el profesor César Ruiz, ex presidente de Eleoccidente.

Problemas estructurales
Hay problemas en todos los niveles de generación, transmisión, subtransmisión, a nivel de subestaciones, distribución y de comercialización. Todo en el marco de una industria, que eran varias y que están dentro de una misma estructura organizativa. Ese es el problema generado cuando las decisiones dejaron de ser profesionales para ser políticas.


Para recuperar el sistema eléctrico nacional deben hacerse inversiones a largo plazo. De acuerdo con los expertos, se requieren al menos 3 años para lograrlo. Para empezar, es necesario que llueva todos los días, que se recupere el parque térmico y un monto de 3 mil millones de dólares.

Es obligatorio el racionamiento
En este momento, la única alternativa es el racionamiento que se está aplicando de 4 horas, aunado al cambio del huso horario que tendrá un impacto importante, porque en la  noche hay ahorro de potencia, la carga residencial se acerca a lo que se consume en la industria, eso produce una baja. En la mañana se produce un ahorro porque la gente sale más temprano, aprovecha más el sol, lo que significa que se mantiene sin consumo en esta jornada.


Hay un ahorro de 2mil megavatios unidos con el racionamiento, con el huso horario son 700 megavatios,  para evitar que el Guri alcance el límite mortal de 240 metros sobre el nivel del mar. La demanda nacional es alrededor de 16mil megavatios diarios.


 

Fecha: 27/ABR/2016