Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Ingresos no rinden para comprar suficiente cantidad de alimentos

Cendes UCV: "La proteína se convirtió en lujo para los venezolanos"

La última encuesta de condiciones de vida del país a 1.488 personas, arrojó que al menos el 12,1 % de los encuestados, come una o dos comidas al día

Vanessa E. Becerra

Tiempo Universitario
Frutas, hortalizas y verduras han desaparecido de las listas de compras, ya que las personas toman opciones poco nutricionales.
Fotógrafo: Archivo Tiempo Universitario
 

La última Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi), correspondiente al año 2015, reveló que el año pasado los venezolanos redujeron la calidad de los alimentos que ingieren, al igual que las cantidades, por lo tanto, la proteína animal se volvió un lujo para los venezolanos.


Según la doctora e investigadora del Centro de Estudios de Desarrollo (Cendes UCV), Marianella Herrera, con una pobreza de ingresos situada en 76% el año pasado y la falta de educación en cuanto a la alimentación, sumado al diagnóstico de los resultados presentados por Encovi, el 21 de noviembre del año pasado, se demuestra que estas condiciones tristemente se irán acrecentando con la crisis económica.


“Los ingresos se han venido abajo y ya la gente no puede adquirir los mismos alimentos que antes“, acotó Herrera. De 1.488 personas encuestadas para  un estudio, 87% aseguró que sus ingresos no rinden para comprar suficiente cantidad de víveres. Respuesta que se incrementó en este año pasado en comparación con el año 2014, cuando se ubicó en 80%. Esto evidencia, que debido a los bajos ingresos, la dieta del venezolano se ha adaptado a comer deficientemente, los niveles nutricionales han disminuido, ya que se come con lo que alcanza.


Frutas, hortalizas y verduras han desaparecido de las listas de compras. Las personas toman opciones poco nutricionales, pero que dan sensación de llenura: harinas, arroz, pastas y muchas grasas. La proteína animal es un consumo que se hace en menor proporción o que no se hace. De más de mil personas encuestadas, 12,1% dijo haber dejado de comer una o dos comidas al día.

 

“Casi tres millones y medio de venezolanos no hacen las tres comidas”, agregó Herrera. Sumado a esta situación, de una dieta mala para su salud, muchas personas no tienen el tiempo para realizar actividades físicas, lo que implica que el sedentarismo que en 2014, era de 47%, culminó en 53% el pasado año.


“Nos estamos convirtiendo en un caldo de cultivo para enfermedades crónicas. Ya estamos viendo las repercusiones de la crisis alimentaria“, señaló la investigadora del Cendes.


Según recomendaciones del Instituto de Investigación en Nutrición (INVESNUT) de la Universidad de Carabobo, la combinación de una buena alimentación y suficiente actividad física, garantizan una sociedad más saludable.


Es imperativo incrementar las campañas de nutrición, donde se le muestre a la población las opciones que tiene en cuanto a la adquisición de alimentos de la canasta básica, que no sean tan perjudiciales para su salud. Esta dieta “extrema” que lleva hoy en día el venezolano, puede crear deficiencias inmunológicas, incremento de la desnutrición, aumento de las tasas de mortalidad infantil, materna y general, reducción de las capacidades del individuo, y problemas de desarrollo en los niños.


Herrera comentó, que aunado a la mala alimentación, ha habido un repunte de enfermedades como la gastritis en primer lugar, intoxicación, parásitos y bacterias. Mientras que la diabetes y la obesidad quedaron por fuera de las enfermedades exploradas en los encuestados, porque “la gente no sabe si padece alguna de las dos”.


Los resultados de este estudio, también proyectaron que 81% de los venezolanos presenta algún nivel de pobreza, lo que deja a muchos miembros de nuestra sociedad, vulnerables y sin recursos para prevenir enfermedades crónicas, tener una dieta balanceada e incluso realizar ejercicio regular.

Fecha: 25/ABR/2016