Tiempo Universitario

| NOTICIAS

UC no escapa de la crisis del país

Servicio de transporte paralizado por cauchos, baterías y repuestos

Estudiantes solicitarán ante el Consejo Universitario, una autoría a la Dirección de Transporte para conocer en qué se invierte esa partida

Beatriz Oliva

Tiempo Universitario
El sindicato decidió paralizar el servicio, hasta tanto no se pongan en funcionamiento unas 20 unidades.
Fotógrafo: Carlos Andrés Pérez
 

La Universidad de Carabobo no escapa de la crisis que vive el país. La falta de cauchos, baterías y repuestos obligó al Sindicato Único de Trabajadores a paralizar el servicio hasta tanto no sean sustituidas referidas partes del parque automotor y así poner en funcionamiento al menos 20 autobuses.


Joel Gil, secretario de Reclamos del Sindicato de Obreros, aseguró que el paro será indefinido porque son pocas las unidades que están aptas para prestar el servicio, debido a que se le ha alargado su vida útil. Precisó que salen de la dirección a las 5 am y cubren las diferentes rutas hasta las 12 pm o la 1 am.


“La duración de los cauchos es de aproximadamente seis meses, porque cada día son más los estudiantes que utilizan estas unidades, que datan de los años 64 y que trasladan en cada vuelta a unos 130 pasajeros”.  


El secretario del grupo sindical entiende que los más afectados son los estudiantes, al referirse al caos que vivieron el pasado miércoles los del turnos del día para tratar de salir del campus, y la suspensión de actividades que sufrieron los de la noche.


Estudiantes tomaron acciones
Ante la paralización del servicio los estudiantes tomaron acciones. Se dirigieron a la Dirección de Transporte para conocer el estado de los autobuses y así solicitar ante el Consejo Universitario una auditoría a la Dirección de Transporte para conocer en qué se invierte esta partida.


Preocupado ante la situación, Iván Uzcátegui, presidente de la Federación de Centros Universitarios, exigió el nombramiento de una comisión que se encargue de constatar el estado físico de las unidades estacionadas en la UC y en los diferentes talleres y un informe, elaborado por cada chofer o por el sindicato, que refleje las necesidades, puntualizó.


Uzcátegui refirió que este informe es necesario para conocer la realidad que se vive en la dependencia y así determinar a cuál organismo acudir para emprender una lucha por la recuperación del parque automotor de  la UC, en beneficio de los estudiantes y de los obreros.


“No apoyamos que el sindicato no le informaran a la FCU ni a los estudiantes sobre esta paralización, cuando nosotros siempre hemos entendido sus justas luchas reivindicativas”.
Este es el reflejo de la falta de compromiso. El presidente de la FCU lamentó que el Gobierno nacional mantenga engavetadas innumerables solicitudes para la dotación de nuevas unidades de transporte para el alma mater carabobeña.


Andrés Baffigo, miembro del Movimiento Estudiantil 555, expresó que al menos 30 mil estudiantes se encuentran “atados” ante la paralización del transporte, por lo que los dirigentes le pidieron al sindicato ayuda por lo menos para salir de la UC. “Les planteamos que activaran los ocho autobuses aunque sea para la ruta de Bárbula – Cedeño, pero se negaron”.


Por su parte,  Wleiber Ramones, integrante del Movimiento Estudiantil Ucista 222, indicó que con esta paralización se ven afectados más de 8 mil estudiantes del turno de la noche, debido a la suspensión de actividades por las fuertes precipitaciones o porque se les dificulta llegar a las aulas de clases.


Luego de un año se presenta el mismo problema. Onaldo Sifontes, director de la dependencia, detalló que al menos 68 cauchos fueron comprados en mayo del año pasado a TransCarabobo, y ahora solo se necesita es a la persona encargada que venda lo requerido para poner en funcionamiento las unidades.


Este servicio estudiantil está paralizado desde el pasado viernes a las 5: 00 p.m. Solo funcionan las rutas de convenio con las alcaldías y los autobuses externos.  

Fecha: 22/ABR/2016