Tiempo Universitario

| ECOUCISTA

Problema del agua es por calidad y cantidad

Trasvase de la cuenca del lago de Valencia afectó calidad del agua

Esta medida, ejecutada en 2006, tenía por objetivo controlar el nivel cero de este gran tanque de agua, pero no se logró, según el docente e investigador de la Universidad de Carabobo, Rafael Rodríguez

Antonella Fischietto M.

Tiempo Universitario
Rafael Rodríguez, docente e investigador de Facyt y miembro de la Comisión de Ambiente de la UC.
Fotógrafo: Orlando Nader
 

Para el docente e investigador Rafael Rodríguez, miembro de la Comisión de Ambiente de la Universidad de Carabobo, el problema que se presenta con el agua a nivel nacional y, en especial, en Carabobo, tiene que ver con su calidad y cantidad.

 

Consultado en torno a la discusión que genera el tema, sobre todo por reiteradas quejas de comunidades por la escasez del producto, pero también por su color y olor desagradables en diversos casos, el profesor universitario dice que calidad y cantidad son las dos caras de la moneda. Para él es muy importante la cantidad de agua para quienes vivimos en la cuenca del lago de Valencia.


“Tanto la calidad como la cantidad de agua son dos aspectos deficitarios en el estado Carabobo. Existen cuencas que, históricamente, presentan disminución de sus caudales”, refiere como profesor del Departamento de Biología de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UC, donde su área de investigación tiene que ver con cuencas y ecología de bosques.


“Hay un conjunto de problemas asociados con la calidad. Pero, definitivamente, la calidad del agua en los últimos años ha disminuido de modo tal, que podría hablarse de una situación de alarma para la salud”, expresó el también directivo de la Fundación Parque Universitario, proyecto en desarrollo en Bárbula, municipio Naguanagua del estado Carabobo.


Señala que los investigadores que trabajan en la academia requieren información sobre estadísticas de salud para poder relacionarlos con los problemas generados por la calidad del agua.

 

Problemas ambientales por control de la cota 0 del lago de Valencia

Puntualizó que el sistema de abastecimiento de agua en la población se surte de diversas fuentes. Visto de forma espacial, estamos ubicados en la cuenca del lago de Valencia, donde hay las cajas de agua superficiales y también el agua proveniente de extra cuenca, la cual es traída desde afuera del lago, lo que se conoce técnicamente como trasvase de cuenca, y que es otra causa de problemas ambientales.


Dice que los problemas ambientales que trae asociado el trasvase de cuenca, no sólo son calidad y cantidad, sino la peculiaridad de que el lago de Valencia es una cuenca endorreica (sistema hídrico cerrado), es decir, que no tiene salida a ninguna parte, sino sólo por el subsuelo.


Expuso que el control de la cota 0 (cero) del lago, o sea, su nivel, se ha transformado en un problema de seguridad y de salud. A su juicio, el gobierno ha generado otros problemas ambientales con su objetivo de controlar la cota cero.
Desde su punto de vista, Rodríguez sostiene que la solución para controlar la cota 0 del lago llevó a tomar una decisión a finales de 2005 y ejecutada en 2006 de sacar el río Cabriales y desviarlo al caño Paíto, río Pao y embalse Pao-Cachinche.


“¿Qué estamos haciendo? Básicamente tenemos un sistema cerrado con el agua que usamos, el agua que segregamos como efluentes y la volvemos a incorporar en el mismo sistema. Allí está la problemática asociada con el nivel del control de la cota cero del lago, con la calidad de agua y con la cantidad de agua, porque el problema del trasvase y del crecimiento está relacionado con el agua que estamos trayendo desde afuera de la cuenca, que creó un desbalance del sistema interno de nuestra gran área muy particular, que es la cuenca del lago de Valencia, enfatizó el investigador.

 

El gobierno tiene que informar

Si le tocase hacer recomendaciones al gobierno, Rodríguez señala que plantearía como primer paso informar con claridad al país lo que está ocurriendo en materia de calidad del agua.


Refiere que respecto del tema del agua, se ha generado mucha información veraz, pero también demasiados rumores. Estos rumores, según su opinión, han creado zozobra y temor en la población.


“El gobierno tiene que informar que, desde que desvío del río Cabriales hacia la represa Pao-Cachinche, se ha tenido que sextuplicar el uso de cloro en la planta de tratamiento Alejo Zuloaga, ubicada en Valencia, para poder llevar agua potable a estándares biológicos acordes con los niveles que indica la legislación nacional y la normativa internacional”, manifestó el docente e investigador.


-Eso se debe a que, habiendo contaminado nuestro gran tanque de agua, que es el embalse Pao-Cachinche, el gobierno tiene que invertir más dinero por litro de agua para su tratamiento. La potabilización del agua pasa por clorarla y eliminar las algas presentes, aclaró.


Argumentó que, al agregar agua que tiene materia orgánica a un sistema hídrico, lo primero que ocurrirá será una explosión de algas. Acotó que hay muchos tipos de micro algas (fitoplancton), unas inocuas y otras que podrían producirle toxicidad al agua.


“El tratamiento incluye además la eliminación de sólidos disueltos en el agua para luego pasarla al sistema de tratamiento biológico, que se hace en la plata Alejo Zuloaga, donde se le inyecta gas cloro para llevar los niveles bacteriológicos a estándares nacionales e internacionales”, recalcó.


Con base en lo señalado por el investigador en cuencas, la sextuplicación de los niveles de cloro genera otros problemas en el agua, como el efecto biocida, que elimina bacterias indeseadas, pero también otras formas de vida acuática. Indicó que el cloro controla las enterobacterias y los coliformes (dentro de las cuales está un grupo de bacterias fecales).


“Todo esto ha sido una inversión muy fuerte y lo que se quería hacer era controlar la cota cero del lago. El gobierno ha jugado con un balance ambiental tomando la decisión de desviar el agua apara controlar el nivel del lago. Era previsible que se generaría tal afectación, pero tampoco se controló el nivel del lago. La medida fue mala, porque no controló lo que se quería, y se afectó la calidad del agua”.

 

Fecha: 13/ABR/2016