Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Pablo Aure

Estos apagones dentro de la universidad son inaceptables

Es ilógico que el ministerio excluyó a todas las universidades del decreto de no laborar los viernes de abril y mayo para ahorrar energía, pero luego nos cortan la luz. La universidad es un sector productivo y prioritario para el país.

Prensa Secretaría

Tiempo Universitario
Pablo Aure, secretario de la Universidad de Carabobo
Fotógrafo: Archivo
 

Pablo Aure, secretario de la Universidad de Carabobo, mostró su preocupación por los constantes cortes de electricidad que sufre el campus Bárbula y las distintas sedes administrativas de la máxima casa de estudios de la región. “Es ilógico que el ministerio excluyó a todas las universidades del decreto de no laborar los viernes de abril y mayo para ahorrar energía, pero luego nos cortan la luz. La universidad es un sector productivo y prioritario para el país, pero igualmente nos quitan diariamente la electricidad en un promedio de 4 horas”, expresó.


Aure enfatizó que los más afectados son los estudiantes. “Estos apagones, programados o no, son inaceptables, no puede ser que nuestros estudiantes sigan pagando 17 años de un gobierno que le ha dado la espalda a la educación y hoy se ven imposibilitados de cumplir con su plan académico por falta de luz, lo que a su vez dificulta a los trabajadores atender todos los requerimientos de la comunidad universitaria”.


La autoridad universitaria señaló que “para nadie es un secreto que con la asfixia presupuestaria las universidades venezolanas están a duras penas sobreviviendo. Debemos reconocer el esfuerzo de nuestro personal docente, administrativo y obrero, quienes a pesar de devengar un pírrico sueldo, lo que ha desmejorado notablemente su calidad de vida, luchan diariamente por mantener las puertas de la UC abiertas. El gobierno nacional, no conforme con eso, nos ha castigado más con estos cortes eléctricos diarios”.


Por último, el Secretario llamó a la organización de todos los sectores de la Universidad. “No podemos resignarnos a seguir soportando que sigan humillando al sector universitario. Esta situación requiere de la unidad y organización de toda la comunidad universitaria. Si la UC quiere sobrevivir a esta pesadilla, debe contar con la voluntad de todos, para enfrentar y hacer valer nuestros derechos frente a un gobierno que palmariamente ha demostrado que no le interesa garantizar el sagrado derecho a la educación; y así, juntos, no solamente exigir que no nos corten la luz, sino también mantener activa la lucha por obtener presupuesto justo para cubrir las necesidades de las diferentes Facultades, así como salario justo para los trabajadores y becas dignas para nuestros estudiantes”.

 

Fecha: 12/ABR/2016