Tiempo Universitario

| NOTICIAS

No quieren perder más clases

Los estudiantes son los más afectados por paro de trabajadores de la UC

FCU entiende las exigencias de los trabajadores universitarios, pero no comparte la paralización de actividades, debido a que sufren las consecuencias unos 65.000 estudiantes

Beatriz Oliva

Tiempo Universitario
Poca presencia de ucistas en el campus Bárbula
Fotógrafo: Gema Durán
 

Los estudiantes son los más afectados porque sienten que se altera el normal desenvolvimiento de las actividades en la Universidad de Carabobo, con el paro asumido por trabajadores de esta casa de estudios, al no recibir el pago de la segunda quincena del mes de marzo, ni lo correspondiente al bono de alimentación.


Kleiber Rodríguez, cursante del cuarto año de Derecho, lamentó este tipo acciones por parte de los trabajadores universitarios, pues su curso debía terminar el primer corte en enero, pero el cese de actividades ha prolongado su culminación.


Rodríguez vive en La Isabelica, al sur de Valencia, utiliza con frecuencia los autobuses de la universidad, por lo que al paralizarse este servicio, debe ingeniárselas para llegar a clases, ya sea trasladándose en autobuses externos o en colas.


El estudiante hizo un llamado a los gremios ucistas a ejecutar otros mecanismos de lucha para que no se vea alterado el plan de estudios correspondiente a las diferentes carreras que se dictan en la UC.


FCU-UC rechaza la paralización


Iván Uzcátegui, presidente de la FCU-UC, aseguró que entiende las exigencias de los trabajadores universitarios, pero no comparte la paralización de actividades, debido a que quienes sufren las consecuencias son unos 65.000 estudiantes.   


“Vemos con tristeza que el único mecanismo de lucha que ejecutan los trabajadores universitarios, es la paralización de actividades, sin tomar acciones contra el verdadero responsable, como es el Gobierno Nacional”, lamentó.


Uzcátegui consideró que es en las puertas del Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología, a donde se deben llevar las exigencias y se debe rechazar la asfixia que se mantiene con las universidades y sus trabajadores.


“Nos solidarizamos con los trabajadores, porque el Ejecutivo juega con los salarios de los universitarios, pero el mecanismo de lucha no puede dejar sin comida, transporte, ni clases a nuestros estudiantes que hacen un esfuerzo para asistir a clases y lograr un título universitario”, precisó.  


La FCU-UC reiteró el llamado a los empleados, obreros y docentes a no paralizar las actividades, además de unirse en la lucha y trasladarse al ministerio a exigir la cancelación de los salarios, un presupuesto justo y las reivindicaciones que por derecho les corresponden a todos los universitarios.


Servicios funcionaron a medias


Los servicios estudiantiles funcionaron a medias este jueves. Ramón Bravo, director del Comedor Universitario, detalló que estuvo abierto hasta este jueves en la sede central al igual que el ubicado en Ingeniería, con la implementación de un plan especial. En el primero, se sirvieron 3.000 platos de comida y en el segundo 650, compuestos por cachapa y una porción de melón.


El plan estuvo integrado por 20 trabajadores, distribuidos entre los dos comedores, quienes contaron con la colaboración de representantes de la FCU-UC y de diferentes movimientos estudiantiles.  


“El servicio se prestó solo por hoy, pero a partir de este viernes se mantendrán las puertas cerradas hasta tanto los gremios levanten el paro de actividades, pues nos solidarizamos  y entendemos que no tienen dinero para trasladarse hasta su lugar de trabajo, ni para llevar la comida a sus hogares”.


En cuanto al transporte, los autobuses de la universidad, mejor conocidos como “iguanas”, dejaron de prestar sus servicios a las 8:00 am, quedando en funcionamiento las rutas de convenio con las alcaldías y seis alquiladas para cubrir Montalbán, Maracay y el sur de Valencia, indicó Onaldo Sifontes, director de la dependencia.


Las áreas comunes, los pasillos, las paradas y los salones de clases estaban con poca presencia de ucistas. A muchos se les dificultó trasladarse hasta la universidad, mientras que otros no tuvieron clases y decidieron retirarse del alma máter.

Fecha: 01/ABR/2016