Tiempo Universitario

| NOTICIAS

La libertad de expresión no puede ser castrada por una ideología política

Fuerzas vivas de la región brindan su apoyo a El Carabobeño

Para el director de "El diario del centro", el gobernador Francisco Ameliach es el más interesado en que este importante medio deje de circular en su versión impresa

Con información de El Carabobeño

Tiempo Universitario
El próximo lunes visitarán el despacho del gobernador para solicitar su mediación al respecto.
Fotógrafo: Cortesía El Carabobeño
 

El director de El Carabobeño, Eduardo Alemán Pérez, denunció que quien está más interesado en que este diario deje de circular es el gobernador Francisco Ameliach por su creencia de que este medio representa a lo que él denomina la más rancia oligarquía valenciana. 

 

El licenciado Alemán hizo esta afirmación, como parte de las palabras que pronunció para agradecer la visita de representantes de instituciones de la ciudad, preocupados por el cierre inminente de este diario, impulsado por el Complejo Editorial Alfredo Maneiro, organismo del Gobierno nacional que niega la venta de papel para su impresión.


El acto, organizado por la Academia de la Historia del Estado Carabobo, cuyo presidente Carlos Cruz leyó un comunicado de respaldo al diario, contó con la presencia de la rectora de la Universidad de Carabobo, Jessy Divo de Romero, el secretario Pablo Aure; los exrectores de esta institución Elis Mercado Matute y Asdrúbal Romero; Guillermo Manosalva, presidente de la Cámara de Comercio de Valencia; Subdelia Páez de Sevilla, presidenta de la Sociedad Amigos de Valencia, Carmen Del Valle, presidenta de la Fundación Lisandro Alvarado; Glenis Figueroa, presidente de la Asociación de Ejecutivos; Julio Castillo, exalcalde de Naguanagua; Luis Cubillán Fonseca, expresidente de la Academia de la Historia; Fabián Díaz Carabaño, Luis Villafañe y Pedro Douahi Toledo, en representación de la directiva del Ateneo de Valencia; Rafael García Marvez, Humberto Seijas Pittaluga y Manuel Barreto, de la Asociación de Cronistas de Carabobo, entre otras personalidades.


“La libertad de expresión no puede ser un derecho castrado por una ideología política. El diario El Carabobeño es patrimonio cultural de Valencia y Carabobo por ser éste el periódico más antiguo del estado y no se puede permitir que todo este legado sucumba ante las acciones de quienes laboran impulsados por el espíritu de maldad y la oscuridad”, destaca el comunicado de las instituciones.


Eduardo Alemán, acompañado por Carolina González, jefa de Redacción, y Carmen Grillet, gerente general de “El diario del centro”, agradeció la manifestación de solidaridad de gente tan representativa de todos los sectores de la región. “Quiero decirles que estoy convencido de que el cierre de este periódico está motivado por la negativa del gobernador Francisco Ameliach, a que desde el Complejo Editorial Alfredo Maneiro nos vendan papel. Lo digo con plena seguridad”.


A tal efecto, informó que se han hecho gestiones al más alto nivel del Gobierno, incluyendo la solicitud de una entrevista con el gobernador Ameliach, quien nunca ha dado respuesta. “Por todas estas razones, pido que esta comisión, que ha venido a expresarme solidaridad, se reúna con el gobernador para indagar el porqué de su indiferencia sobre este tema. Un cambio en su actitud sería la única forma de que El Carabobeño continúe siendo la casa de todos”.


Elis Mercado, quien preside el Ateneo de Valencia, observó que el Gobierno nacional no responde a mecanismos suaves, por lo cual este acto de respaldo debe ser convertido en una confrontación al gobernador para que responda a sus electores por qué no quiere que El Carabobeño, la memoria viva del estado, continúe circulando.


La reunión se convirtió en un intercambio de opiniones que evidenciaron la preocupación existente en el país por el cierre de este rotativo. Pablo Aure y Julio Castillo, coincidieron en la necesidad de presentarse ante el Capitolio para pedirle al gobernador que explique las razones por las cuales se ha empeñado en que el diario deje de circular.


Rafael García Marvez, especialista en opinión pública, observó que Ameliach es el más interesado en que éste deje de circular, porque su presencia no le traerá ningún beneficio en la campaña electoral para los comicios de fin de año, en la cual participará como candidato a la reelección. Dijo que el gobernador sabe muy bien que quien no quiere a la Virgen del Socorro, que protege a El Carabobeño, no quiere a Carabobo.


Los visitantes acordaron convertirse en un comité de emergencia, con la intención de solicitarle a la primera autoridad de la región, una explicación sobre su aspiración de hacer desaparecer 82 años de periodismo honesto y veraz, lo que podría significar el sello indeleble de su gobierno ante la historia de Carabobo.

 

Atropellos y presiones
Los 82 años de historia periodística que iniciaron durante la dictadura de Juan Vicente Gómez, están a punto de terminar para la edición impresa de El Carabobeño, pionera en su estilo en la región central del país.


El periódico, en su formato impreso, se despedirá a partir del 17 de marzo. La razón es única: No hay papel prensa. La empresa socialista que monopoliza la venta de este rubro vital para la circulación de los medios de comunicación, el Complejo Editorial Alfredo Maneiro, no le vende la materia prima desde hace un año.


La historia de atropellos y presiones que culmina el próximo jueves se inició en 2013, cuando, la para ese entonces, Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), negó las divisas para concretar la importación de papel, proceso que desarrollaba el diario desde hace 40 años. Desde esa fecha comenzó una seguidilla de recortes al tamaño del diario, al número de páginas y a la circulación. Además, obligó a eliminar suplementos como el Industrial, el Médico y recientemente el Infantil. También se redujo la paginación de la revista dominical Paréntesis.

 


En 82 años y a pesar de haber transitado por dos dictaduras y 40 años del puntofijismo, jamás este diario vivió un acoso tan intenso y definitivo, impulsado desde el gobierno regional, como el que experimenta en este triste episodio del llamado “Socialismo del Siglo XXI”. Tan triste que obligó a cercenar la edición impresa y a concentrar esfuerzos en la plataforma digital, donde ejerceremos el periodismo como lo hemos hecho durante más de ocho décadas: sin más compromiso que el de mantener informada a la colectividad y con total apego a la verdad.


Nuestra edición impresa se despedirá, por ahora. Pero desde el ámbito digital seguiremos informando y denunciando en base a los postulados de nuestro fundador Eladio Alemán Sucre.

 

Fuerzas vivas emplazarán a Ameliach
Carlos Cruz, presidente de la Academia de la Historia del Estado Carabobo, solicitó la mediación por parte del gobernador del estado en pro de la obtención del papel periódico para el diario El Carabobeño, con la finalidad de impedir el cierre de este periódico.


Cruz criticó que en un país donde se habla de democracia y libertad de expresión no existan garantías para la venta de papel a los periódicos, fallas por las que este rotativo se ve obligado a dejar de circular.


El historiador recordó que este es el diario más antiguo de Carabobo. Por esta razón, el próximo lunes a las 10:00 de la mañana, los representantes de las fuerzas vivas de la región acudirán al Capitolio, sede de la gobernación del estado, para demandar del mandatario regional, Francisco Ameliach, que destrabe la asignación de papel a este medio de comunicación octogenario. De no ser recibidos ese día, buscarán otros mecanismos que permitan exigir a la autoridad que posibilite la permanencia del diario.


La rectora de la Universidad de Carabobo, Jessy Divo de Romero, aclaró que no pedirán audiencia para presentarse en el despacho del gobernador, sino que informarán de su visita.


Señaló que el gobernador, como primer mandatario regional, debe ser la voz que lidere este reclamo. “Francisco Ameliach debe ser la voz cantante para demandar lo que por derecho corresponde al diario El Carabobeño”.


Divo lamentó que las razones que promueven su visita al diario sean por el posible cierre de este medio impreso. Consideró injusta esta medida, debido a que más allá de ser un medio de comunicación, El Carabobeño ha sido un patrimonio cultural del estado. “El Carabobeño es y seguirá siendo el canal que nos comunica no solo con el mundo sino con la gente, es un legado que cada carabobeño defiende”. En condición de rectora exigió respeto para la libertad de expresión y para una trayectoria de más de 80 años.

Fecha: 10/MAR/2016