Tiempo Universitario

| NOTICIAS

A 39 años de fundado

Meta del Cuerpo de Bomberos Universitarios es crecer

Su actual comandante, Carlos Camacho, informó que se busca convertirlo en una escuela de formación modelo a nivel nacional para la prevención de incendios, atención prehospitalaria y rescate

Antonella Fischietto M.

Tiempo Universitario
Aspiran crear una escuela que reciba aspirantes de todos los estados del país.
Fotógrafo: cortesia
 

Lo que inició 39 años atrás como un proyecto de brigada contra incendios, primeros auxilios y otras emergencias que pudieran ocurrir en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Carabobo, constituye hoy el cuerpo de Bomberos Universitarios, creado legalmente el 21 de enero de 1976 como Cuerpo de Bomberos Voluntarios.

 

A propósito de este nuevo aniversario, su actual comandante, el capitán Carlos Camacho, destaca las diversas funciones que desarrolla este cuerpo en todo Naguanagua, donde la institución se ha ganado el respeto de la comunidad por su importante labor en un municipio que no ha creado su propio cuerpo de bomberos.

 

Camacho, quien es comandante desde el pasado 17 de diciembre, ascenso que logró luego de 25 años de vida bomberil en la UC, los primeros tres años como bombero voluntario y los restantes 22 como personal administrativo, indica que aquel cuerpo de voluntarios creado hace 39 años tenía como principal objetivo prestar servicios a la comunidad y, al mismo tiempo, servir de ayuda al Cuerpo de Bomberos de Valencia.

 

Los servicios de entonces incluían: prevención de incendios, labores de salvamento, auxilios en volcamientos, choques e inundaciones, además formar grupos de rescate para colaborar en la atención de diferentes tipos de siniestros.

 

En la actualidad, los servicios que prestan los bomberos universitarios abarcan los emergentes y no emergentes. Entre los emergentes, están: prevención y extinción de incendios, traslados, abastecimiento de agua, despeje de vías por árboles caídos, control de riesgo, tala de árboles, rescate de cadáveres y de personas en espacios confinados o por incomunicación en un ascensor o inmueble.

 

Entre los servicios no emergentes, se encuentran: certificado de conformidad con base en el decreto 2.195, permiso de habitabilidad, revisión de proyecto (residencia, comercial e industrial), espectáculo público, constancia de registro y de aforo.

 

El cuerpo de bomberos está adscrito a la Dirección de Prevención de Incendios, Protección y Seguridad de la Universidad de Carabobo.

 

Desde el 08 de junio de 2002, la UC y la Alcaldía de Naguanagua establecieron una cooperación institucional, mediante la cual “el Cuerpo de Bomberos Universitarios es el responsable de salvaguardar las vidas y los bienes de la ciudadanía sobre situaciones que representen amenazas o riesgos para el municipio Naguanagua”.

 

Otro avance logrado en materia administrativa y legal fue la aprobación por parte del Concejo Municipal de Naguanagua en 2002, de la Ordenanza del Régimen de Tasas por Servicios no Emergentes Prestados por dicho cuerpo bomberil.

 

Los bomberos de la UC y de Naguanagua

Sus 39 años de presencia en Naguanagua los convierten en una institución más antigua que la creación del mismo municipio, cuyo primer concejo municipal alcanzó en fecha reciente dos décadas de formado.

 

El servicio prestado en sus inicios abarcaba Naguanagua y la actual parte norte del municipio Valencia, específicamente sectores como El Trigal y El Viñedo.

 

“Atendíamos todos los servicios de esa gran población”, señala Camacho, quien explica que la labor de extensión y servicios a la comunidad que cumple la universidad hizo que este cuerpo bomberil traspasara el recinto universitario.

 

-El Cuerpo de Bomberos cumple su función de proteger la universidad y traspasó ese límite para ofrecer nuestro apoyo al municipio Naguanagua a través de la extensión”, expresó.

 

Renovar la flotilla de vehículos

Los Bomberos Universitarios trabajan con vehículos que tienen 39 años de antigüedad, los cuales ya cumplieron su vida útil, según el comandante del cuerpo, quien refiere que se han hecho solicitudes para renovar la flotilla y espera que, a pesar de la situación presupuestaria, se logre alguna dotación en este sentido.

 

-Ha sido un avance la aprobación de la tasas por servicios no emergentes por las inspecciones técnicas y de seguridad en residencias, comercios e industrias para garantizar la seguridad con prevención de incendios y accidentes. Ese dinero va a la Dirección Pipsuc.

 

Captación de nuevos integrantes

Actualmente, se encuentran en formación 90 hombres, 20 de ellos en el Núcleo La Morita y 70 en la sede de Bárbula. En Aragua, trabajan cinco bomberos voluntarios y un oficial, con la misión de organizar el cuerpo en esa sede.

 

En Naguanagua se forman 70 muchachos que fueron captados mediante convocatoria por redes sociales y visita a las facultades. El curso de formación, que inició en 2015 y concluirá a finales de 2016, tiene un año de duración. Se dicta en la sede de los bomberos, en Naguanagua, al lado del Vivero Universitario.

 

Hacia una escuela modelo de formación

El comandante Camacho afirma que la meta de la institución es crecer y para ello está presentando ante las autoridades una propuesta para convertirla en un modelo a nivel nacional. La idea específica es crear “una gran escuela de formación de bomberos”.

 

A la misma ingresarían aspirantes de cualquier estado del país, que estén interesados en el ámbito de la seguridad y la prevención de incendios, atención prehospitalaria y rescate.

 

-También aspiramos crecer en la atención de las emergencias, tener mejores equipos y vehículos para prestar servicio. Queremos reforzar la atención de algo muy importante, como es la prevención de incendios, reforzar nuestra presencia en la universidad y en todo el municipio y reducir al mínimo los incendios, refirió.

Fecha: 19/FEB/2016