Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Propuesta de agenda nacional

Economistas de la UC rechazan decreto de emergencia económica

Aseguran que con éste solo se otorgan una serie de facultades adicionales al gobierno para continuar haciendo lo que generó la crisis actual

Mariela Amaro M.

Tiempo Universitario
La ausencia de un mercado libre con una tasa de cambio sanamente establecida es el principal obstáculo para  las empresas.
Fotógrafo: Gema Durán
 

La Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Carabobo se pronunció nuevamente sobre la situación experimentada durante 2015 y las perspectivas para 2016, proponiendo una agenda de cambio, al tiempo que rechazó la aplicación del decreto de emergencia económica.

Benito Hamidian, decano de esta dependencia, leyó un documento redactado por especialistas de la Escuela de Economía, entre ellos, Pablo Polo, Darwin Alvarado, Luis Lozada y Santiago Guevara, sobre el panorama de crisis económica y agotamiento del modelo productivo actual, una situación previsible que fue advertida por la academia carabobeña en pasadas intervenciones.

Con respecto al decreto,  dejaron claro que preocupan dos cosas: “en primer lugar, que continúen asegurando que la crisis la origina una supuesta ´guerra económica´ y no las carencias del modelo, sin enfocar las acciones en las causas reales de la crisis. En segundo lugar, no se plantean las medidas necesarias para corregir la distorsión general que ha causado la implantación de un modelo ideológico de corte centralizado del Estado, a todo nivel y dentro de todo proceso productivo económico que verdaderamente asfixió el aparato productivo privado nacional y mermó la producción del sector público, el uso excesivo de controles, por ejemplo, el control de cambio, controles de precio, control sobre la producción”.

Precisaron que con el decreto solo se establecen  una serie de facultades adicionales al Gobierno para continuar haciendo lo que generó la crisis actual: intervenir, expropiar y ejercer mayores controles y regulaciones, lo cual solo puede agravar la situación actual.

 

Propuesta de agenda de cambio

Como una contribución de la academia carabobeña, Faces propone una agenda de cambio, sustentada en varias medidas. La primera, basada en la necesidad de reformar la Ley de Ilícitos Cambiarios, porque “se restringen los derechos de los ciudadanos de utilizar e intercambiar sus divisas legalmente obtenidas, estableciendo una tasa de intercambio ficticia, obligándolos a sufrir pérdidas o incurrir en un ilícito para utilizar sus divisas. La ausencia de un mercado libre con una tasa de cambio sanamente establecida es el principal obstáculo para lograr que las empresas puedan procurarse divisas necesarias para sus procesos”.

Cuestionan también la Ley de Precios Justos, que consideran no ha ayudado a mejorar los precios en función de generar mayor acceso a los bienes. “El mejor control de precios es la competencia, porque es garantía de precios justos. Para lograrlo, el primer elemento es la producción suficiente de cada rubro y allí está el escollo para lograr competencia. Las políticas gubernamentales han reducido las fuentes de producción, a través de las expropiaciones y regulaciones de precios. Esto ha favorecido la concentración de la producción en pocas manos, en lugar de generar competencia. Una inflación de más de 140% en los últimos doce meses a septiembre del año 2015 es la mejor evidencia que los controles no han cumplido su cometido”.

Otros elementos a considerar son la Ley Orgánica del Trabajo y el reciente decreto de inamovilidad, que se convierten en incentivos perversos para lograr mayor productividad. Y un cambio fundamental que se expresa en el documento es la exigencia de recuperar la independencia del Banco Central de Venezuela, ente que debe ceñirse a su objetivo fundamental de autoridad monetaria y proteger el valor de la moneda nacional.

Los especialistas insisten en que sin un cambio institucional que promueva la protección de los derechos de propiedad y libere el mercado de los excesivos controles, no hay ningún chance de lograr un aumento en la inversión privada y un crecimiento económico sostenido e independiente de la muleta estatal.

En conclusión, “La nación espera por la discusión necesaria, el privilegio a los intereses de las mayorías, el decente manejo profesional de la situación y escenarios y la plena evaluación del valor, en efectividad situacional, de los diversos programas económicos. Por todo esto, la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Carabobo han fijado posición. Esperamos el necesario y deseable debate nacional para concretar estas ideas”.

Fecha: 21/ENE/2016