Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Hamidian: Opsu asigna de forma perversa los recursos para la Universidad

Faces inició el 2016 con números rojos

La Facultad de Ciencias Económicas y Sociales vive una situación financiera dramática.  Para este 2016 solo contará con el 3% del total de los recursos que se requieren para funcionar y equipar a esta dependencia de la Universidad de Carabobo

Ismeyer Tapia De Caires

Tiempo Universitario
De 400 millones de bolívares que requiere la Facultad, solo fueron adjudicados por la Opsu 12 millones de bolívares para este 2016.
Fotógrafo: Gema Durán
 

A pesar de la difícil realidad que viven las casas de estudio venezolanas, la Universidad de Carabobo apuesta a mantener las puertas abiertas. Las clases en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales  ya iniciaron en este 2016, sin embargo, muchos jóvenes han presentado inconvenientes para llegar a las aulas, puesto que de no tomar el transporte universitario, no cuentan con recursos para costearse el pasaje, además de los gastos que implica formarse como profesional venezolano.

Faces vive una situación financiera dramática.  Para este 2016 solo contará con el 3% del total de los recursos que se requieren para funcionar y equipar a esta dependencia de la Universidad de Carabobo.

El decano de la facultad, Benito Hamidian, explicó con preocupación la realidad que afronta, tanto el personal como los estudiantes, quienes exigen bienes y servicios de calidad a las autoridades.  

De 400 millones de bolívares que requiere la Faces, solo fueron adjudicados por la Oficina de Planificación del Sector Universitario (Opsu) 12 millones de bolívares para este 2016. Hamidian indicó que desde hace 10 años la UC viene arrastrando un grave déficit presupuestario, producto de la asignación deficiente y perversa por parte la Opsu.

“Cada uno de los equipos de la facultad está llegando a su tiempo de vida útil, pero se nos hace difícil poder renovar los bienes. Nos estamos desfragmentando, hemos emprendido procesos paliativos para poder mantener las puertas abiertas”, comentó.

Hamidian ejemplificó la crisis. De seis ascensores que tiene el edificio ubicado en el campus de Bárbula solo funciona uno. Los equipos de computación no han podido ser renovados. El precio en el mercado no lo permite. “400 mil bolívares cuesta una computadora y el fondo de funcionamiento de la facultad apenas alcanza los 260 mil bolívares”.

Lo mismo ocurre con los videos beam, lámparas de los pasillos, pintura para los salones y todo lo que garantiza las condiciones mínimas de funcionamiento para el edificio. “En el mercado se manejan precios volátiles aunados a la escasez. Los proveedores no tienen inventarios. La crisis del país también nos está afectando directamente a nosotros en la Universidad”.

 

Leyenda:  Foto: 

Fecha: 21/ENE/2016